Road trip por Tenerife, una vuelta a la isla

Tenerife es uno de los destinos perfectos para hacer un road trip y recorrer toda la isla, bien en coche o en autocaravana. Dada la orografía del terreno, presenta un carácter más rural en el norte y más playero en el sur. Dependiendo del tipo de turismo que busquéis, seguramente viajareis a una parte o a otra de la isla, no obstante os recomendamos reservar un vehículo en el mismo aeropuerto y conocer todo Tenerife a vuestro aire.

RUTA EN COCHE POR TENERIFE

1. VUELOS

Tenerife tiene dos aeropuertos principales:

  • el Aeropuerto de Tenerife Norte (o Los Rodeos). Está situado en el municipio de San Cristóbal de La Laguna y a tan sólo 14 kilómetros de la capital, Santa Cruz de Tenerife.
  • el Aeropuerto de Tenerife Sur (o Reina Sofía). Está situado en la parte más turística, concretamente en el municipio de Granadilla de Abona, a 60 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife.

Ambos aeropuertos operan especialmente con las compañías nacionales Iberia y Air Europa. También trabajan otras compañías locales para moverse entre las islas como la canaria Binter.

Nosotros volamos con destino el aeropuerto de Tenerife Norte y como siempre, nuestros vuelos los reservamos a través del buscador eLandFly. Se trata de un comparador de vuelos que os ofrece los precios más bajos en función de la fecha que deseéis. Una vez que eliges el mejor vuelo, os reedirige a la web de la aerolínea para terminar el proceso de reserva. Desde que lo conocimos se ha convertido en nuestro buscador por excelencia.

Para más información sobre eLandFly, visitad nuestro artículo.

2. ALQUILER VEHÍCULO

Como os comentábamos, Tenerife está muy preparada para recorrerla en un vehículo por libre. En este sentido son varias empresas de alquiler las que prestan sus servicios en la isla. Justo en el mismo aeropuerto, hay varios mostradores en los que las compañías ofrecen todo tipo de información.

En nuestro caso, siempre nos gusta reservar todos los servicios con empresas locales, ya que son las que van a prestar la mejor asistencia y las que ofrecen la mejor garantía. Al fin y al cabo son carreteras desconocidas para nosotros y lo más importante, se trata de nuestra seguridad. La compañía con la que alquilamos nuestro vehículo fue Canarias.com y el tipo de coche elegido fue un Polo.

Canarias.com es una empresa de alquiler de vehículos especializada en la isla de Tenerife. Presta sus servicios en los dos aeropuertos, es decir, las entregas y las devoluciones se realizan en los aeropuertos de Tenerife Norte y de Tenerife Sur. Tiene servicio en carretera las 24 horas y todos los vehículos llevan integrados el seguro a todo riesgo sin franquicia, algo que para nuestra tranquilidad agradecimos bastante.

El seguro de ocupantes también está incluido, por lo que en el caso de viajar acompañado, esta persona también estará asegurada con las mismas garantías que el conductor principal. El kilometraje es ilimitado, la cancelación es gratuita, ofrece la mejor cobertura de todas las compañías y tiene los precios más bajos de todo el mercado. Como veis son todo ventajas y nosotros no nos lo pensamos ni un segundo.

Tras salir del avión, nos dirigimos hacia la planta S2 del aeropuerto donde se encontraba el parking y el mostrador de Canarias.com. Allí nos esperaba la persona encargada de darnos toda la información y de proporcionarnos las llaves del coche. El último día dejamos el vehículo justo en el mismo lugar, es decir, la planta S2 del parking del aeropuerto.

3. DÍA 1

SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA

Tras recoger nuestro vehículo en el aeropuerto de Tenerife Norte, nos dirigimos hacia el centro de San Cristóbal de La Laguna, a unos 8 kilómetros. Para ello tomamos la autopista TF-5 y en 15 minutos nos encontrábamos allí.

Lo primero que hicimos fue un tour gratuito para conocer la ciudad. ¿Sabíais que San Cristóbal de La Laguna fue la primera capital de la isla de Tenerife? Está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se trata de la ciudad universitaria por excelencia.

El tour se llama Free tour por La Laguna, tiene una duración de 2 horas y con él conoceréis los monumentos más importantes de la ciudad. No obstante, os dejamos un listado con los 5 lugares imprescindibles para ver en San Cristóbal de La Laguna:

PLAZA DEL ADELANTADO

CAPILLA DE LA CRUZ VERDE

CALLE HERRADORES

CATEDRAL

PLAZA DE LA CONCEPCIÓN

Para comer fuimos a los Guachinches, es decir, locales de comida tradicional tinerfeña estrechamente relacionados con el vino de la zona. Son muy típicos en el norte de la isla y también son los lugares preferidos por los canarios. Al mediodía comimos en el Guachinche de Argelio y por la noche cenamos en el Guachinche Paraíso. En ambos establecimientos no pueden faltar sus platos típicos como el escaldón o las papas arrugadas con mojo picón.

ALOJAMIENTO

La primera noche de nuestro viaje la pasamos en La Laguna Gran Hotel. Se trata de un hotel 4 estrellas construido en un edificio de 1776 y situado en el centro histórico de la ciudad. El hotel cuenta con parking privado y un personal excelente dispuesto a ayudarte en todo momento. Dispone de numerosas terrazas, piscina, gimnasio, bar y hasta una vinoteca.

La piscina y el gimnasio se encuentran en la azotea y desde ellos hay unas vistas muy bonitas de toda la ciudad. Nada como darse un baño disfrutando del atardecer.

Justo en la entrada hay un patio interior en forma de claustro, completamente de madera y con un estilo muy acogedor. La decoración del hotel en sí es muy vanguardista y muestra una sensación constante de hospitalidad.

La habitación era muy amplia, dispone de todos los servicios necesarios. La cama es enorme, con un colchón muy cómodo y las almohadas adecuadas para el descanso. Además, contiene un mini frigorífico con botellas de agua de cortesía, todo un detalle por su parte.

El baño también es amplio, con dispensadores de gel, champú y acondicionador en la bañera y con todos los amenities imprescindibles. La Laguna Gran Hotel también cuenta con servicio de habitaciones y con Wifi gratuito.

El desayuno es de tipo buffet y se puede tomar tanto en el interior del restaurante como en la terraza contigua. Es muy variado, contiene una gran variedad de productos, tanto dulces como salados. El café está muy bueno y el zumo de naranja es natural, ¡qué mejor manera de comenzar el día que con un desayuno así de completo!

4. DÍA 2

PARQUE RURAL DE ANAGA

Tras desayunar en La Laguna Gran Hotel iniciamos nuestro roadtrip por la isla de Tenerife. La primera parada fue el Parque Rural de Anaga, un espacio natural declarado Reserva de la Biosfera. Está situado a 17 kilómetros de San Cristóbal de La Laguna, para llegar tomamos la carretera TF-12 y en 30 minutos estábamos allí.

Aparcamos el coche en el parking gratuito del mirador de Cruz del Carmen. Os aconsejamos que vayáis a primera hora de la mañana, ya que hay muy pocas plazas y si vais sobre las 12 de al mediodía puede que os encontréis sin ningún espacio disponible. La carretera para subir al Parque Rural de Anaga es muy angosta y de difícil acceso pero sin duda merece la pena contemplar un paisaje único en Europa.

Se trata de un espacio natural en el que se levanta uno de los bosques de laurisilva más grandes del mundo. Justo en Cruz del Carmen se encuentra la Oficina de Información y en ella os mostrarán la multitud de rutas disponibles que se pueden hacer en la zona. Nosotros hicimos uno de los más famosos y practicados, el Sendero de los Sentidos.

El Sendero de los Sentidos parte del mismo mirador de Cruz del Carmen, está compuesto de 3 rutas, es de fácil acceso y tiene una longitud de 2 kilómetros aproximadamente. Se trata del antiguo camino real que transcurría desde los pueblos de Anaga a la ciudad de La Laguna. La peculiaridad de esta ruta es el juego que se hace de la propia naturaleza para captar la atención del senderista.

En distintas partes del recorrido hay imágenes de una nariz, una mano, un oído y un ojo. En ellas se pretende que las personas huelan, toquen, escuchen o contemplen lo que ofrece la propia naturaleza.

Si por el contrario deseáis conocer los bosques de laurisilva mediante un tour guiado, os recomendamos reservar la ruta de Senderismo por el Parque Rural de Anaga, parte también de Cruz del Carmen y os harán un recorrido de 3 horas acompañado de la mejor explicación.

Una vez terminado el Sendero de los Sentidos, nos dirigimos con el coche 2 kilómetros más arriba para visitar el Mirador de Pico del Inglés. Suele ser uno de los más concurridos y para llegar a él hay que tomar la carretera TF-114. Os sorprenderá cruzaros con el inicio del camino viejo al Pico del Inglés, donde la laurisilva se funde entre un pasillo de musgo creando una imagen única.

PISCINA MARINA DE PUNTA DE HIDALGO

Nuestra ruta continuó hasta Punta de Hidalgo para darnos un baño en una de las piscinas naturales más famosas de Tenerife. Para ello tomamos la carretera TF-12 hasta Las Canteras y luego la TF-13 hasta llegar al lugar indicado. La distancia desde el Parque Rural de Anaga es de unos 19 kilómetros y el tiempo en llegar fue de unos 30 minutos.

Todas las inmediaciones de la piscina marina son de zona blanca por lo que se puede aparcar muy fácilmente. En el mismo paseo marítimo hay bares, cafeterías y restaurantes para comer o tomar algo. La piscina está creada de manera muy eficiente, utiliza el propio agua del mar y tiene su propio equipo de seguridad con socorrista.

La piscina también cuenta con varias duchas y una línea de asientos para poder relajarse. Las vistas que ofrece y la tranquilidad del lugar la convierten en una apuesta segura para el descanso.

PISCINA NATURAL DE JOVER

Muy cerca, a tan sólo 9 kilómetros de Punta de Hidalgo, se encuentra la piscina natural de Jover. Pertenece al término municipal de Tejina y para llegar a ella debes de volver por la carretera TF-13.

Es mucho más salvaje, es decir, hay que bañarse literalmente en las rocas pero tiene sus propias escaleras y está habilitada para que sea más segura. El paisaje es muy parecido al de Punta de Hidalgo, ya que se encuentra una al lado de la otra.

ALOJAMIENTO

Esa noche nos alojamos en un apartamento situado en el municipio de El Sauzal. Se llama Apartamento Aymara y tiene una puntuación de 9,0 en Booking. El alojamiento es muy funcional, dispone de todo lo necesario para pasar una noche. El salón comparte espacio con la cocina pero es muy amplio, el baño también es enorme y la habitación es muy espaciosa.

El plato fuerte es sin duda el jacuzzi. Elegimos este apartamento porque contiene una bañera de hidromasaje totalmente privada y fue todo un acierto. Está situada en la terraza, junto a un columpio y con vistas al mar. Cuando más se agradece es de noche, disfrutando de las estrellas y de la tranquilidad.

Muy cerca del apartamento se encuentra la Terraza la Baranda y la Casa del Vino donde podréis comer o cenar.

5. DÍA 3

PUERTO DE LA CRUZ

Continuamos nuestro roadtrip por Puerto de la Cruz. En esta ciudad se originó el turismo en la Comunidad de Canarias y fue el primer centro turístico español de ámbito europeo. Presenta unos edificios muy coloniales y contiene una de las piscinas naturales privadas más grandes de la isla, el Lago Martiánez. La entrada se compra en el mismo recinto y tiene un precio de 5,5€.

Os dejamos un listado con los 5 lugares imprescindibles para ver en Puerto de la Cruz:

PASEO MARÍTIMO DE SAN TELMO

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA PEÑA DE FRANCIA

CASTILLO DE SAN FELIPE

EL PEÑÓN DEL FRAILE

PLAYA DEL MUELLE

En Puerto De la Cruz también se encuentra Loro Parque. Está considerado como el mejor zoológico del mundo y lo veréis anunciado en las marquesinas, taxis y autobuses por toda la isla de Tenerife.

LA GUANCHA

A 18 kilómetros de Puerto de la Cruz se encuentra La Guancha. La carretera que hay que tomar es la TF-5 y el tiempo en llegar es de 25 minutos aproximadamente. La Guancha hace referencia al origen de las Islas Canarias. Los primeros pobladores que habitaron las islas fueron los denominados guanches, es decir, antiguos aborígenes estrechamente relacionados con los beréberes del norte de África.

Cuenta la leyenda que había una mujer guanche recogiendo agua de una fuente cuando fue alcanzada por el ejército español. La mujer fue perseguida y prefirió tirarse por un barranco antes de ser apresada. Desde ese momento el lugar pasó a llamarse Fuente de la Guancha y el municipio derivó en el nombre de La Guancha.

Dos de los símbolos de la ciudad son los siguientes:

IGLESIA DEL DULCE NOMBRE DE JESÚS

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DEL COMOROTO

Asimismo La Guancha tiene una playa de las más bonitas, vírgenes y desconocidas de Tenerife, el Charco del Viento.

GARACHICO

A 14 kilómetros del Charco del Viento se encuentra Garachico. La carretera que hay que tomar es la TF-42 y el tiempo en llegar es de 20 minutos. Justo en la entrada del municipio hay un parking gratuito situado en el propio campo de fútbol.

Garachico está declarado como Bien de Interés Cultural y se ha incluido en el año 2021 en la lista de los pueblos más bonitos de España. Sus casas de colores, sus plazas y su posición frente al mar bien merecen ese reconocimiento.

Os dejamos un listado con los 5 lugares imprescindibles para ver en Garachico:

ROQUE DE GARACHICO

PLAZA DE LA LIBERTAD

PUERTA DE LA TIERRA

CASTILLO DE SAN MIGUEL

PISCINAS NATURALES DE EL CALETÓN

ALOJAMIENTO

Nos alojamos en un apartamento situado en la playa de San Marcos, perteneciente al municipio de Icod de los Vinos. Al día siguiente teníamos una reserva para conocer la cueva del viento y queríamos pasar la noche en un lugar cercano. Al fin y al cabo nos encontrábamos a tan sólo 6 kilómetros de Garachico.

El apartamento tenía unas vistas estupendas, situado frente al mar y muy cerca de la playa. Se llama Mirador Playa San Marcos y tiene una puntuación de 9,0 en Booking. El anfitrión fue muy simpático, el apartamento estaba muy limpio y disponía de piscina privada. La habitación y la cocina estaban separadas por una pared y el baño cumplía las expectativas. Lo mejor que tenía el apartamento era la terraza, donde se podía contemplar todo el mar.

A 5 minutos andando se encontraba la playa de San Marcos, donde había varios bares y restaurantes para comer o tomar algo. Algo muy curioso es que entre bar y bar hay una ermita muy pequeña situada en la misma playa, la Parroquia de San Marcos. En ella los pescadores de la zona rezan antes de salir a faenar.

6. DÍA 4

ICOD DE LOS VINOS

A primera hora de la mañana nos dirigimos hacia el Centro de Visitantes de la Cueva del Viento, ya que teníamos una visita guiada por el tubo volcánico más largo de Europa. Tras identificarnos, nos dieron un casco y subimos andando hacia el lugar en el que se encuentra la Cueva del Viento.

Durante el camino, el guía nos dio una explicación acerca del origen del lugar. La cueva se formó hace 27.000 años debido a la lava que se desprendió del volcán Pico Viejo, una montaña situada junto al Teide. Concretamente, la cueva tuvo 3 fases de erupción, es decir, el volcán fue arrojando lava en 3 momentos distintos de la historia creando un tubo bajo la tierra. La primera de las fases fue la más importante, ya que de ella derivó la parte más profunda de la cueva.

Se llama del viento porque una masa de aire recorre su interior y gracias a ella se permite la transitabilidad de la cueva. Estos fenómenos naturales están repletos de gases y sin oxígeno no se podrían explorar.

Una vez que llegamos al lugar, el guía abrió una compuerta del mismísimo suelo y procedimos a entrar. Fue impresionante contemplar lo que la naturaleza es capaz de crear, ¡nos encontrábamos justo en unos de los efectos provocados por la erupción del Teide! Se trata del quinto tubo volcánico más grande del mundo, por detrás de 4 situados en la isla volcánica de Hawaii.

Tras explorar parte del recorrido y ver lo que hay en el interior, el guía nos sugirió un experimento difícil de olvidar, nos hizo apagar las linternas de los cascos y durante un minuto estuvimos totalmente en silencio y a oscuras. Lo que pretendía era concienciarnos de la vida en una cueva y de cómo nuestros antepasados han sobrevivido sin luz artificial. La verdad es que fue la primera vez que sentimos esa sensación profunda de total libertad y de aún más si cabe admiración por la naturaleza.

Sin duda explorar un tubo volcánico es una experiencia que recomendamos enormemente.

Cuando salimos de la cueva nos dirigimos hacia el centro de Icod de los Vinos para visitar su bien más preciado, el Drago Milenario. Este árbol declarado Monumento Nacional es el símbolo vegetal de Tenerife y el emblema del municipio. Se trata del drago más longevo del mundo y aunque no está muy clara su edad, los estudios apuntan a que tiene más de 700 años.

BUENAVISTA DEL NORTE

La siguiente parada de nuestra ruta fue Buenavista del Norte, situada a 17 kilómetros de Icod de los Vinos. Para llegar a ella hay que tomar la carretera TF-42 y el tiempo fue de 30 minutos aproximadamente.

Primero visitamos la playa de las Arenas. Para ello, nos dirigimos hacia el parking gratuito situado en la misma playa. Dimos un paseo por los acantilados y seguimos por el sendero de las Salinas hasta llegar a Punta de la Tablada. Todo el recorrido está señalizado y es muy fácil transitarlo.

Las vistas son espectaculares, a un lado se encuentra el mar, bordeado por decenas de acantilados. Si os acercáis seguro que os encontraréis a más de un cangrejo. Al otro lado se encuentra el campo de golf Buenavista Golf y al fondo las montañas del Parque Rural de Teno.

PUNTA DE TENO

Tras dar un paseo por la playa de las Arenas nos dirigimos hacia el bar Cruz de Toledo, también situado en Buenavista del Norte. Allí se encuentra la parada de bus para ir a Punta de Teno.

Punta de Teno es lugar más oriental de Tenerife y para llegar en vehículo debéis de ir antes de las 10 de la mañana. Después de esa hora sólo se puede visitar en bus. La línea que hay que tomar es la 369, parte de la estación de autobuses de Buenavista del Norte y únicamente hace una parada en la acera de enfrente del bar Cruz de Toledo.

La vuelta también se hace con la misma línea de bus. El precio del trayecto es de 1€, es decir, que por tan sólo 2€ merece la pena visitar uno de los faros más fotografiados y de los puntos más vírgenes de Europa.

Como os decíamos, en Punta de Teno se encuentra uno de los 7 faros que tiene la isla de Tenerife, quizás el más bonito y especial. También hay una pequeña playa y lo más imponente, la parte más septentrional de los acantilados de los Gigantes. Si visitáis esta parte de la isla os recomendamos que vayáis a este espectáculo de la naturaleza.

Dos de las actividades que se pueden hacer en la zona es kayak y snorkel. Si deseáis divertiros mientras disfrutáis del paisaje, os recomendamos reservar el Tour en kayak por la Punta de Teno. También podéis reservar el Paseo en barco por la Punta de Teno y dar una vuelta por los acantilados de Los Gigantes y por la playa de Masca.

ALOJAMIENTO

Después de tomar el bus de vuelta, nos montamos de nuevo en el coche y nos dirigimos hacia Masca, donde teníamos nuestro alojamiento y donde pasaríamos la mañana del día siguiente. Masca se encuentra a 25 kilómetros de Buenavista del Norte. Para ello tomamos la carretera TF-436 y en 40 minutos estábamos allí.

El alojamiento era uno de los mejores apartamentos en los que nos hemos alojado. Situado en un lugar privilegiado frente a la montaña más característica del pueblo, la casa tenía absolutamente de todo. Se llama Sweet Home Masca y tiene una puntuación de 9,7 en Booking.

El anfitrión nos había dejado de todo, naranjas ecológicas y un exprimidor para tomarlas en el desayuno, palomitas, una botella de vino, bombones, el frigorífico lleno de bebidas, comida y todo lo que uno se pueda imaginar acompañados de una nota en cada uno de ellos. La habitación compartía espacio con la cocina y con el salón pero era muy espaciosa. El cuarto de baño era muy funcional y la decoración del apartamento era muy naturista.

De las paredes colgaban macetas y en el techo había una ventana en la que se podían ver todas las estrellas. En este lugar no hay contaminación lumínica, se encuentra enclavado en medio de las montañas y en el cielo se pueden ver todas las constelaciones. El apartamento también tenía una megaterraza con vistas a Masca.

En la pared había una pizarra en la que los huéspedes que se alojaban dejaban sus comentarios. Por supuesto viendo la excelente puntuación que tiene en Booking os podéis hacer a la idea de la calidad de dichos comentarios. Pasar una noche en Masca ha sido una de nuestras mejores experiencias.

7. DÍA 5

MASCA

Tras desayunar, decidimos inspeccionar el pueblo. Se trata de esos lugares acogedores y variopintos de los que uno no quiere irse. Si hay un lugar con el que nos quedamos de todo nuestro viaje fue precisamente con Masca. Algunas personas la han bautizado como el Machu Picchu europeo y no es para menos, las montañas parecen recién salidas de los Andes peruanos. Nos recordó muchísimo a los pueblos de la Alpujarra Granaína.

En Masca hay varios bares y restaurantes para tomar algo, sobre todo los situados en la plaza principal. Sus casas de colores, su verde imperial y las palmeras que se alzan por todo el pueblo lo convierten en un lugar muy especial. La aldea es muy pequeña, se puede visitar fácilmente, quizá lo mejor esté en sentarse en una de sus terrazas y disfrutar de la tranquilidad y de las vistas.

Su punto estrella es la montaña que preside el barranco de Masca. Se trata del lugar más fotografiado y por el que este municipio tinerfeño ha cogido su fama mundial. Si vais os daréis cuenta de la dificultad de las carreteras para llegar, y es que históricamente ha sido el lugar en el que se refugiaban los piratas.

Por el pueblo hay multitud de miradores en los que podréis llevaros un bonito recuerdo.

ACANTILADOS DE LOS GIGANTES

Otro de los lugares míticos que visitar en Tenerife son los Acantilados de Los Gigantes. Se encuentra a 18 kilómetros de Masca y el tiempo de llegada son 30 minutos. Para ello debéis de tomar la carretera TF-436 hasta Santiago del Teide y luego la TF-82 hasta Acantilados de Los Gigantes.

Este lugar se encuentra justamente al otro lado de Punta de Teno pero los acantilados se ven de forma más espectacular. El municipio tiene playa, miradores y piscinas naturales, siendo el mirador Tancón y la piscina natural Acantilados de Los Gigantes los que más nos gustaron.

Como todo lo que ocurre en Tenerife, este lugar también es un milagro de la naturaleza. La lava del volcán se ha descompuesto en su salida al mar provocando esta característica extraordinaria.

ALOJAMIENTO

Este día nos alojamos en el hotel Royal Sun Resort, ubicado a los pies de los Acantilados de Los Gigantes. Se trata de un hotel 4 estrellas con unas vistas espectaculares. Contiene parking gratuito, sala de juegos, tienda, piscina, gimnasio, parque infantil, bares y restaurantes. Más que un hotel parece una ciudad compuesta de todo lo necesario para disfrutar de las vacaciones y despreocuparse.

El personal es muy amable y atento, nos ayudaron en todo lo que necesitábamos y estuvieron serviciales las 24 horas. El alojamiento era tipo apartamento, enorme y con una limpieza impecable. La cocina compartía espacio con el salón, eso sí el más grande de todos en los que nos hemos alojado.

La habitación también era muy amplia, muy luminosa y con cama extragrande. La ventana daba a la terraza y también tenía un armario empotrado. Por si fuera poco, el baño disponía de ducha y de bañera, ambas zonas para que el huésped elija su preferencia. Además, el baño contenía un espacio reservado para un pequeño jardín totalmente acristalado.

La terraza fue nuestra parte preferida, con vistas al mar y a los acantilados. Desde ella disfrutamos del mejor atardecer de todas nuestras vacaciones. La terraza también tenía una mesa con sillas y varias tumbonas para poder disfrutar del sol.

La piscina la disfrutamos mucho, sólo por las vistas ya merece la pena bajar a darse un chapuzón. Además, había un bar con música animada cuya misión aquel día fue recordarnos que lo único que teníamos que hacer era relajarnos y disfrutar del lugar. En la parte alta también hay una piscina para niños, muy completo para viajar en familia.

El desayuno lo servían en uno de sus restaurantes y fue de tipo buffet. Había de todo lo que os podáis imaginar, desde churros hasta huevos fritos pasando por embutidos. Disponía de una gran variedad de dulce y de salado, además de fruta y de cereales.

La calidad del hotel Royal Sun Resort es muy palpable, tienen cada una de sus instalaciones muy cuidadas y es el retiro perfecto para pasar unos días desconectado y relajado.

8. DÍA 6

BARRANCO DEL INFIERNO

Nuestro roadtrip por Tenerife continuó hasta el municipio de Adeje para hacer el descenso por el Barranco del Infierno. Se encuentra a 22 kilómetros de Acantilados de Los Gigantes y el tiempo de llegada fue de 30 minutos. Para ello debéis de tomar la carretera TF-47 hasta Alcalá, luego la TF-46 hasta Tijoco Bajo y por último la autopista TF-1 hasta Adeje.

La ruta por el Barranco del Infierno debéis de reservarla con antelación, indicando la fecha y la hora en la que se desea hacer. El descenso es por libre, es decir, el personal os dará un casco, os informará acerca del descenso y vosotros caminaréis por vuestra cuenta. Añadimos que se trata de la actividad más practicada de toda la isla.

Muy cerca de la oficina en la que se inicia la ruta hay un parking en el que podréis dejar el coche. En los alrededores también hay bares y restaurantes para comer o tomar algo, seguramente no os podáis resistir una vez que finalicéis el tour.

Una vez llegado al lugar y con la charla previa del personal, procedimos a iniciar nuestra ruta. Tiene una longitud de 6,5 kilómetros y la altura varía entre los 100 y los 1300 metros de altitud, pero no os preocupéis que la dificultad es media-baja. La ruta está compuesta de 12 paradas, siendo la última la más esperada, la Catarata.

Las 10 primeras paradas corresponden a bordear y descender el barranco. El recorrido es impresionante, caminando en medio de la naturaleza y disfrutando de unas vistas inolvidables. El paisaje es muy propio de Tenerife, con una flora muy característica del lugar. Justo en la parada 5 se encuentra el Gran Mirador, desde el que podréis contemplar el Barranco del Infierno en todo su esplendor.

La temperatura empieza a descender un poco partir de la parada número 10 debido a la humedad del riachuelo y de la vegetación. Os aconsejamos que os llevéis una chaqueta o una sudadera para este tramo. Aún así, ésta fue nuestra parte preferida, nos sentíamos como dos exploradores de Indiana Jones en medio de la selva.

¡Y por fin llegamos a la parada número 12, la cascada! Justo allí se encuentra una persona de staff para informarte o ayudarte en lo que necesites. El recorrido termina allí y la vuelta se hace caminando por el mismo sendero que para la ida. No temáis por la ruta que es muy asequible, nosotros vimos a niños y a personas mayores haciéndola, ¿te lo vas a perder tú?

Justo en la costa de Adeje se encuentra el parque acuático más grande Europa y el mejor del mundo, Siam Park. Al igual que pasa con Loro Parque en Puerto De la Cruz, también veréis a Siam Park anunciado en todas las marquesinas, taxis y autobuses de la isla.

LOS CRISTIANOS

Nuestra ruta por Tenerife continuó por el sur de la isla hasta el municipio de Los Cristianos. Esta parte es la más turística de todas y también es la que tiene la playa más acondicionada y de arena fina. Se encuentra a 13 kilómetros del Barranco del Infierno y se tarda 20 minutos aproximadamente por la autopista TF-1.

Como os comentábamos, esta zona es más turística y comercial. Aquí se encuentran todas las tiendas, bares y restaurantes y también es el lugar idóneo para salir de noche a tomar algo. La playa más sonada es la playa de Los Cristianos debido al nombre del municipio, pero la mejor y la que más nos gustó es justo la que se encuentra al lado, la playa de las Vistas.

Desde Los Cristianos parten los ferrys que van a la isla de La Gomera. La mejor forma de visitar esta isla es reservando la Excursión a La Gomera. Otras de las actividades de la zona son practicar kayak y snorkel, si queréis nadar entre tortugas marinas os sugerimos reservar la actividad Kayak y snorkel en Los Cristianos.

Para comer o cenar os recomendamos el restaurante L’italiano trattoria. Veíamos a la gente por la calle con pizzas del lugar y decidimos cenar allí. Fue todo un acierto, el lugar era muy acogedor y la comida estaba exquisita.

Para salir a tomar algo os recomendamos que vayáis a los locales situados en Playa de las Vistas. Son 3 plantas de bares y pubs con un ambiente muy amigable y con vistas al mar.

ALOJAMIENTO

Esa noche nos alojamos en un hotel cercano al restaurante italiano que os hemos mencionado. Se llama Aguamar y aunque aparentemente se trate de un hotel 3 estrellas, la realidad es que bien merece que le quiten ese reconocimiento. El apartamento era viejo, estaba sucio, lejos de la playa y para nada se correspondía con lo que ponía en las fotos.

Aún así tiene una puntuación de 8,0 en Booking. Si sois de los que os gusta la tranquilidad os recomendamos que reservéis cualquier otro hotel de la zona. Éste estaba lleno de gente haciendo ruido en los balcones y literalmente de fiesta. Por sacar algo positivo tiene una terraza con vistas a la piscina y en las inmediaciones hay bares y tiendas.

9. DÍA 7

TEIDE

No podíamos irnos de Tenerife sin visitar el pico más alto de España, el Teide. Aunque desde el municipio de Los Cristianos hay dos rutas en las que se tarda más o menos lo mismo, os recomendamos que subáis por Chío ya que tomaréis más tramo de autopista y la carretera está bastante mejor. Para ello tendréis que tomar la autopista TF-1 hasta Chío, luego la carretera TF-38 hasta el mirador Boca Tauce y por último la carretera TF-21 hasta el parking del teleférico del Teide. El recorrido es de 67 kilómetros y el tiempo en llegar fue de 1 hora aproximadamente.

Lo primero que debéis de hacer es reservar con antelación el día y la hora a la que queréis subir al pico, ya que aunque al teleférico podréis subir sin problema, para el último tramo es necesario disponer de un permiso especial. Esta autorización la podéis conseguir de manera totalmente gratuita en la página web de Parques Nacionales.

Para el teleférico sí que tendréis que pagar, concretamente 37€ (subida + bajada). Os recomendamos que los compréis en taquilla en lugar de online, ya que podréis encontraros con la sorpresa de subir hasta allí y permanecer cerrado debido al viento.

Si queréis evitaros la autorización para subir al pico y además os interesa contar con alguien especializado que os explique todo el recorrido, os recomendamos reservar la Entrada al teleférico del Teide + Senderismo al pico. De esta forma os aseguráis de subir a la cima sin preocupaciones y con el teleférico incluido.

Antes de llegar al teleférico os encontrareis con el Parador Cañadas del Teide y con el mirador Roques de García. Este mirador se ha convertido en una parada oficial en cualquier visita al Pico del Teide. La orografía del terreno y las formaciones de las rocas volcánicas lo han convertido en un lugar único. Parece que te encuentras en el mismísimo desierto de Utah en Estados Unidos.

La bajada la hicimos por la carretera TF-21 hasta el municipio de Vilaflor, donde teníamos nuestro siguiente alojamiento. El contraste del paisaje fue brutal, pasamos de una panorámica desértica y soleada a un bosque de pinos canarios y niebla. Los pinos canarios se diferencian de los que tenemos en la península por sus hojas.

Los pinos canarios están compuestos por ramas de 3 hojas y los que tenemos en la península por ramas de 2 hojas. Además, debido a las condiciones volcánicas, el pino canario ha tenido la capacidad de evolucionar y de ser ignífugo, muy por delante de los pinos convencionales que lamentablemente desaparecen provocados por los incendios.

Por su parte, la niebla aparecía y desaparecía como por arte de magia, nunca antes habíamos visto un fenómeno parecido. Si os alojáis algún día por esta zona de Tenerife, os recomendamos enormemente realizar el tour Observación de estrellas en el Teide, jamás os olvidareis de un cielo tan bonito.

ALOJAMIENTO

La noche la pasamos en el Hotel Spa Villaba, un retiro de cuento enclavado en plena naturaleza. Este hotel de 4 estrellas se ubica en Vilaflor, el pueblo situado a más altura de España y junto al Parque Nacional del Teide. Tiene el reconocimiento de Turismo Responsable, ya que está construido con materiales nobles, madera y piedra para fundirse con el entorno natural.

Nuestra habitación era enorme, la cama era de tamaño king size y realmente parecía que estabámos hospedándonos en un palacio. Disponía de todo, un gran armario y una ventana con vistas a la naturaleza. El baño contenía dos lavabos, un gran espejo y una bañera con posapies.

El salón era adecuado, con un sofá muy cómodo. Viendo el tamaño de las instalaciones os podréis hacer a la idea de cómo era la terraza, enorme y con un balcón de madera vista. Desde aquí se podía contemplar la naturaleza en todo su esplendor, enormes pinares sin más ruido que el de los pájaros cantando.

Una de las cosas que más nos fascinó fue el cielo de noche. Como os comentábamos, se trata de la localidad con más altitud de España, esto hace que las constelaciones se vean espléndidamente, parecía que las estrellas se podían tocar.

El hotel cuenta con muchos espacios al aire libre, hay tumbonas, sombrillas y columpios por todo el recinto. Además, disponen de una piscina climatizada con chorros de agua, perfecta para el descanso. Para rematar, el hotel tiene un gimnasio, varias salas de juegos y un rocódromo para escalar, sí habéis leído bien, ¡un rocódromo!

Lo que más nos gustó fue su circuito de Spa, nos pasamos toda la tarde en sus múltiples salas. Hay una sauna de vapor, una piscina de agua fría, una sauna de aire caliente, un solarium, dos piscinas de piedras (una con agua fría y otra con agua caliente) y un jacuzzi. ¡Si ese lugar no era el paraíso que baje dios y lo vea!

En el restaurante hay dos comedores y una terraza. Tanto el desayuno como la comida se sirve por carta y tienen una gran variedad de platos.

10. DÍA 8

Este día lo dedicamos única y exclusivamente para descansar y tumbarnos en la playa. Para ello buscamos dos playas que estuvieran relativamente cerca, que fueran de arena fina y que no estuvieran muy explotadas.

PLAYA DE LA TEJITA

La primera que visitamos fue la playa de La Tejita, se encuentra a 27 kilómetros de Vilaflor y tardamos 40 minutos en llegar. Para acceder a la playa tomamos la carretera TF-563 hasta el municipio de Las Zocas, luego la carretera TF-647 hasta Los Llanos, después la carretera TF-64 hasta los Topos y por último la carretera TF-643 hasta el Parking gratuito de la Playa de La Tejita.

El lugar está muy poco explotado, hay varios kilómetros de playa, la arena es fina y se encuentra al oeste de la Montaña Roja. Para comer fuimos a una especie de centro comercial que hay a escasos 5 minutos.

PLAYA DE EL MÉDANO

Justo al otro lado de la Montaña Roja se encuentran dos de las mejores playas de Tenerife, la playa de El Médano y la playa de la Montaña Roja. Este lugar es más turístico, es decir, hay bares, restaurantes y tiendas en el paseo marítimo. Aún así, son mucho más vírgenes y tranquilas que por ejemplo la playa de los Cristianos o la playa de las Américas.

Para cenar fuimos a uno de los muchos bares que hay por El Médano.

ALOJAMIENTO

No nos queríamos mover de la zona por lo que esa noche nos alojamos en un bungalow de madera con vistas a la playa de La Tejita, frente a la Montaña Roja. El camping se llama Montaña Roja y tiene una puntuación de 8,6 en Booking. Tiene parking privado, una cafetería y hasta una tienda 24 horas.

El camping dispone de varios tipos de alojamiento: puedes llevarte tu propia autocaravana, dormir en tu tienda de campaña o pasar la noche en una de sus muchas cabañas de madera. Nosotros optamos por ésta última y nos gustó mucho la experiencia, dormir al lado de la playa escuchando las olas del mar es algo que no hacemos a diario.

El bungalow tenía una especie de salón con sofá, una habitación y un baño. Fuera tenía una cuerda para tender el bañador o la toalla. Además, cada cabaña tenía una especie de terraza para sacar la mesa y las sillas y poder disfrutar del paisaje.

El camping también tiene una piscina pero su punto fuerte es el acceso privado a la Playa de la Tejita. Podéis salir del recinto y acabar directamente en la playa cuantas veces queráis.

11. DÍA 9

ARCO DE TAJAO

El viaje estaba llegando a su fin por lo que nos dispusimos a ir subiendo para el norte. Antes de acabar en nuestro próximo destino nos paramos en uno de los fenómenos naturales más desconocidos de Tenerife, el Arco de Tajao. Se trata de una de las formaciones de lava volcánica provocadas por la erosión del terreno.

Para llegar a él tomamos la autopista TF-1 durante 16 kilómetros y en 15 minutos estábamos allí. El Arco de Tajao tiene una antigüedad de 200.000 años y lamentablemente no está protegido. Esto provoca que cientos de personas se suban y se paseen por encima buscando su mejor foto sin pensar en el peligro de derrumbe. Bajo nuestro punto de vista, este tipo de fenómenos naturales deberían de tener algún tipo de protección, ya que de esta manera dudamos que pueda resistir otros 200.000 años más.

CANDELARIA

Nuestra siguiente parada fue la ciudad de Candelaria. Se encuentra a 30 kilómetros por la autopista TF-1 del Arco de Tajao y el tiempo en llegar fue de aproximadamente 20 minutos.

Esta ciudad tiene un gran peso en la historia canaria, en ella se encuentra la patrona de las Islas, la Virgen de Candelaria. Para conocerla, reservamos la Visita guiada por Candelaria. Primero recorrimos el último kilómetro del camino real, un viejo sendero por el que los peregrinos entraban al santuario para venerar a la virgen.

Durante el recorrido, visitamos el casco histórico y llegamos a la plaza donde se sitúa la Basílica de la Virgen de Candelaria, muy cerca de la playa de la Arena. El tour terminó en el centro de alfarería, donde nos informaron de las antiguas costumbres y de las tradiciones tanto de la localidad como de Tenerife.

Si pasáis la noche aquí, os recomendamos reservar el Tour de los misterios y leyendas de Candelaria para conocer todos sus secretos.

GÜÍMAR

Tras conocer un pedacito de historia, nos dirigimos hacia su vecina Güímar, situada a tan sólo 10 kilómetros de Candelaria. Para ello tomamos la autopista TF-1 hasta el municipio de Samarines y luego la carretera TF-612.

Primero visitamos las Pirámides de Güímar, unas construcciones escalonadas descubiertas por el investigador noruego Thor Heyerdahl. Aunque todavía se desconoce el origen de estas pirámides, una de las teorías apuntan a que fueron construidas por antiguas civilizaciones siguiendo la orientación astronómica a los solsticios de verano e invierno.

Esta curiosidad ha llevado a que el lugar sea reconocido internacionalmente como Jardín Botánico. De esta forma, las pirámides han quedado protegidas y se sigue estudiando el origen de dichas construcciones.

Luego fuimos a Malpaís de Güímar para hacer la ruta que da la vuelta al volcán del Socorro. La ruta se hace caminando, es de fácil acceso y se tarda 1 hora aproximadamente en recorrerla. El paisaje es muy bonito, parece que estás andando por el mismísimo planeta Marte.

ALOJAMIENTO

La penúltima noche de nuestra ruta por Tenerife la pasamos en una camper situada en una finca ecológica de Güímar. Se llama Honeymoon van y tiene una puntuación de 9,8 en Booking. El lugar está un poco escondido entre caminos de plataneras pero merece la pena pasar una noche allí.

La autocaravana se encuentra en una finca ecológica con orientación al mar. En el lugar en el que se ubica, han hecho una especie de terraza con las hojas de las palmeras y han montado un chill-out con todo tipo de necesidades básicas: mini frigorífico, mesa, sofá y hornilla. El baño es privado pero se encuentra al aire libre.

Por dentro, la autocaravana está tapizada de madera y contiene libros y juegos. La decoración es muy peculiar, han aprovechado los elementos de la naturaleza para darle un toque camper. Los anfitriones fueron muy simpáticos, nada más llegar nos dieron una cesta con todo tipo de frutas recién cogidas de la finca.

Desde ese lugar, tanto el atardecer como el amanecer fueron muy especiales, con vistas a la playa y al volcán del Socorro.

12. DIA 10

SANTA CRUZ DE TENERIFE

El último día lo pasamos en la capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife. Se encuentra a 28 kilómetros de Güímar por la autopista TF-1 y el tiempo de llegada fue de 25 minutos.

Aparcar en Santa Cruz de Tenerife no es fácil, las calles son muy estrechas y hay pocos huecos libres. Si veis que se os complica la cosa, lo mejor es que dejéis el coche en uno de sus parkings privados, el día no os saldrá por más de 10€.

Por la mañana teníamos una reserva para hacer el Free tour por Santa Cruz de Tenerife. De esta forma conocimos su historia y todo el casco antiguo. No obstante, os dejamos 5 de sus monumentos más importantes:

PLAZA DE ESPAÑA

RESTOS DEL CASTILLO DE SAN CRISTÓBAL

IGLESIA DE LA CONCEPCIÓN

MERCADO DE NUESTRA SEÑORA DE ÁFRICA

AUDITORIO ADÁN MARTÍN

Por la noche, salimos a cenar por el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Toda esta zona está llena de terrazas, bares y es el lugar de marcha de los tinerfeños.

ALOJAMIENTO

La última noche de nuestro viaje nos alojamos en el Hotel Taburiente, un hotel de 4 estrellas ubicado en el centro de la ciudad. El alojamiento cuenta con numerosos espacios para el ocio y para el descanso, tales como salas, terrazas y un restaurante. Además, en la azotea se encuentran un gimnasio, una piscina y un jacuzzi. Esta parte fue la que más nos gustó, nos pasamos toda la tarde dándonos un baño relajado en el jacuzzi mientras disfrutábamos de las vistas de la ciudad.

La habitación era muy innovadora, con una decoración nunca antes vista por nosotros, se notaba que el hotel cuida cada uno de los detalles. La cama era muy cómoda, de tamaño king size y con unas almohadas adecuadas para el descanso. Las vistas daban al pulmón de la ciudad, el parque García Sanabria.

Quizá el detalle que más nos sorprendió y el cual le dio un toque muy casual a la habitación fue el columpio tipo nido que colgaba de la pared, algo que nos fascinó y que sin duda copiaremos para casa.

Siguiendo el estilo vanguardista, el baño está sitiado con paredes de cristal oscuro, integrándose en la misma habitación. Para más intimidad, era tan sencillo como deslizar la cortina habilitada para ello. La bañera también era de diseño, estilo plato de ducha y con todos los amenities disponibles.

El desayuno era buffet, con máquina para hacer zumo recién exprimido y con una gran variedad de productos, tantos que no sabíamos por cuáles decantarnos, ¡todo tenía muy buena pinta!

Si visitáis Santa Cruz de Tenerife y queréis descansar en pleno centro de la ciudad, os recomendamos alojaros en el Hotel Taburiente, cuentan con un personal excelente y con unas instalaciones de calidad.

13. SEGURO DE VIAJE

Obtén tu 5% de descuento en tu seguro de viaje Iati seguros haciendo click en el siguiente banner:

Si queréis más información sobre cómo funciona, que modalidad de seguros hay y cuáles son sus coberturas, visitad nuestro artículo Seguros de viaje IATI – 5% DESCUENTO, cobertura y recomendaciones.

14. RESUMEN

Cuenca

Fundada como Medina por los árabes y enclavada por los ríos Júcar y Huécar, Cuenca es una ciudad medieval con una historia muy marcada. Se sitúa sobre el cerro de San Cristóbal y precisamente fue su posición geográfica la principal razón por la que los musulmanes decidieran construir allí su ciudad fortificada. Lo que no sabían era que milenios más tarde, esta ciudad bautizada como Qūnka, se convertiría en una de las más bellas del mundo.

Para muchos es una gran desconocida y para nosotros una gran sorpresa. Pasear por el casco antiguo de Cuenca es teletransportarse a la Edad Media. Esta ciudad es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y tiene tantos rincones que cuesta decantarse por uno en concreto, eso sí, lo que siempre predomina es sus coloridas callejuelas. Las casas colgadas, sus famosos rascacielos medievales, la Catedral o sus curiosos museos demuestran que Cuenca merece su posición en el turismo nacional.

Debido a su orografía, el clima de la ciudad registra unas temperaturas un poco frías. Los meses más calurosos son los de julio y agosto, alcanzando los 31ºC. Por el contrario, los meses más fríos son los de enero y febrero, con un promedio de -1ºC.

En cuanto a la gastronomía, algunos de sus platos más típicos son el alajú, el atascaburras y el morteruelo.

QUE HACER EN CUENCA

1. TRANSPORTE

El aeropuerto más cercano a Cuenca es el de Madrid, situado a 170 kilómetros. Otro aeropuerto del que se puede acceder a esta ciudad manchega es el de Valencia, situado a 200 kilómetros.

CÓMO IR A CUENCA DESDE LAS DISTINTAS CIUDADES:
  • Desde Toledo: en bus opera la compañía Aisa, cuesta unos 13,5€ y tiene una duración de 2 horas. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 30€ y tiene una duración de 2 horas y media.
  • Desde Valencia: en tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 36€ y tiene una duración de 1 hora.
  • Desde Madrid: en bus opera la compañía Avanza, cuesta unos 13€ y tiene una duración de 2 horas. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 36€ y tiene una duración de 1 hora.

Si optáis por alquilar un coche, os recomendamos la empresa Sixt rent a car, ya que es la que mejor precio y garantía tiene. Además, por reservarlo a través de nosotros os ofrecen hasta un 10% de descuento en todos los alquileres, el cual veréis reflejado automáticamente en vuestro proceso de reserva.

2. ALOJAMIENTO

El hotel en el que nos alojamos fue el Hotel Alfonso VIII. Tiene una puntuación de 7,9 en Booking y se trata de un hotel 3 estrellas. La ubicación es excelente, justo en el Parque de San Julián, rodeado de bancos, cafeterías, restaurantes, tiendas y en general todo el comercio.

Como hemos mencionado, se encuentra es un sitio privilegiado. Las vistas desde la habitación del hotel son extraordinarias, a la izquierda se ven los famosos rascacielos medievales de Cuenca y todo el casco histórico. Enfrente, el cerro del Socorro con el monumento al Sagrado Corazón de Jesús y a la derecha, el Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha. Nosotros nos hospedamos en otoño y el color de las hojas de los árboles junto a la estampa de la ciudad situada enfrente, fue una de las imágenes que nos llevaremos para el recuerdo.

El personal fue muy atento y estuvo muy servicial en todo momento. El último día fueron tan amables que nos guardaron las maletas y nos llamaron a un taxi para que nos llevaran a la estación de tren. El hotel estaba muy limpio, el mobiliario muy cuidado y las instalaciones en general muy correctas. En todas las plantas había sillones para descansar o esperar al ascensor.

La habitación era enorme, mucho más grande que la media del resto de hoteles. Disponía de dos partes bien diferenciadas, por un lado un salón con sofá, mesa, mueble y televisión. Por otro lado, la habitación con dos camas bastante amplias, el armario y otra televisión. El colchón y las almohadas eran muy cómodas, nosotros descansamos formidablemente.

El baño también era muy grande, contenía dos lavabos y una bañera muy extensa. Para nuestra suerte, disponía de un dispensador de gel, todo un detalle que hace diferenciarse de la competencia. Algo que nos confirmó la buena calidad del hotel fue el bordado con su sello en las toallas, seguramente sea algo que pase desapercibido para la gran mayoría de personas pero la imagen es algo que hay que cuidar en el sector turístico.

Se trata por tanto de una especie de apartamento con todo lo necesario para disfrutar de la ciudad y descansar. Además, tenía un balcón equipado con una mesa y dos sillas, el lugar perfecto para disfrutar de las vistas de la ciudad.

Por si fuera poco, nuestra sorpresa llegó a la hora del desayuno. Si ya habíamos alucinado con las vistas desde el balcón de la habitación, desde el comedor fue rematador. El restaurante del hotel se llama La Terraza y probablemente cuente con uno de los miradores más bonitos de Cuenca. Desayunar con semejantes vistas fue algo que sumó muchísimo a nuestro viaje. La Terraza es un restaurante en el que podéis ir a comer o a cenar independientemente de si estáis alojados o no en el hotel, sin duda la experiencia merece la pena.

Además de la dimensión del local, el desayuno contenía de todo. Se trataba de un buffet con toda la variedad de productos, dulces o salados. Sus dos máquinas de café son un plus, que para dos expertos cafeteros como nosotros, tomar el café mañanero con los granos recién molidos fue algo que nos encantó.

Como no podía ser de otra forma, recomendamos enormemente alojaros en el Hotel Alfonso VIII. Nos sorprendió absolutamente todo, la amabilidad de su personal, la calidad de sus servicios, la habitación, el balcón, la terraza y el restaurante.

3. DÍA 1

FREE TOUR NOCTURNO POR CUENCA

El primer día que llegamos quisimos conocer la ciudad con todos los monumentos iluminados. Cuenca son de esas ciudades que tienen mucho encanto de noche y para ello reservamos el Free tour nocturno por Cuenca. La visita comenzó en la parte alta de la ciudad, en el mirador de la calle Larga y justo desde allí comenzamos a descender. Las vistas desde este lugar acompañadas de las explicaciones del guía acerca del origen de la ciudad fueron muy especiales.

Atravesamos el Arco de Bezudo y nos paramos en la antigua sede de la Santa Inquisición, hoy en día edificio del Archivo Histórico Provincia de Cuenca. Este lugar ha protagonizado muchos momentos de la historia, ya que se construyó originalmente como castillo y posteriormente reconstruido para albergar la sede y la cárcel de los inquisidores.

La siguiente parada fue el Convento de las Carmelitas. Actualmente alberga el Museo Fundación Antonio Pérez pero ya os hablaremos más adelante de este lugar, ya que nos habían hablado tanto de él que no nos podíamos irnos de Cuenca sin visitar todo lo que alberga en su interior.

Justo al lado se encuentra la iglesia de San Pedro. Es de planta octogonal y se erige sobre una circunferencia. Esta iglesia protagonizó uno de los momentos más crueles de la ciudad, una serie de tiroteos entre el bando del marqués de Cañete y virrey de Perú, Diego Hurtado de Mendoza y el bando del obispo Lope de Barrientos. Este acontecimiento tuvo lugar a mediados del siglo XV y desgraciadamente fue la iglesia de San Pedro la más perjudicada.

Bordeamos toda la hoz del Huécar y descendimos por la calle Julián Romero. Esta calle es todo un misterio, además de encontrarse literalmente «colgada», en ella se encuentra el Cristo del Pasadizo, varios pontidos y uno de los miradores más bonitos de la ciudad, el mirador de Florencio Cañas.

Los pontidos son una especie de pasadizos o construcciones de madera que unían unas casas con otras. Cuenca está repleta de ellos e incluso el Ayuntamiento de la ciudad posee varios. En cuanto al mirador de Florencio Cañas, desde él se puede contemplar el antiguo acueducto romano y la forma de la «Sagrada Familia de Barcelona» provocada por los árboles de la zona.

Al término de la calle Julián Romero se encuentra la Posada de San José. Al igual que con el Museo Fundación Antonio Pérez mencionado anteriormente, hablaremos más adelante de este lugar, ya que contiene una historia muy particular que merece ser contada.

El tour continuó por la Plaza Mayor, justo a los pies de la catedral de Santa María y San Julián. Se trata de la primera catedral gótica de España y cuenta la leyenda que hasta la mismísima Notre Dame de París se inspiró en ella.

Después visitamos las famosas Casas Colgadas y el puente de San Pablo. Aquí se encuentra la imagen más icónica de la ciudad. El tour terminó justo enfrente, en el antiguo monasterio de San Pablo, actual Parador de Cuenca.

4. DÍA 2

FREE TOUR POR CUENCA

Tras un desayuno completo en el restaurante del hotel La Terraza, nos dirigimos hacía la Catedral donde comenzaba nuestra primera visita del día, el Free tour por Cuenca. Allí el guía nos contó la historia de la ciudad y de esta impresionante construcción.

Después nos dirigimos hacia la iglesia de San Pantaleón. Hoy en día se encuentra en ruinas pero aún así, no deja de ser uno de esos rincones acogedores de la ciudad. Justo en los alrededores hay bares y terrazas.

El tour siguió por la plaza de San Nicolás, donde nos detuvimos para que el guía nos contara algunas anécdotas. Al declararse Cuenca Patrimonio de la Humanidad, todas las obras que se hacen en las viviendas deben de ser comunicadas. Se han dado casos en los que algunos propietarios han tenido que vivir un año en un hotel, eso sí, costeándoselo ellos mismos ya que no hay ningún organismo que lo respalde. Esto tiene un arma de doble filo, ya que hay muchas personas que no lo comunican.

Continuamos por la calle Severo Catalina, más conocida como calle Pilares. Se le llama así porque por ella atravesaba la antigua muralla y desde entonces es conocida popularmente así. Esta muralla pasa por la gran mayoría de las viviendas y retomando el párrafo anterior, se conserva en el interior de las casas sin poder hacer ninguna obra. Aún así, esta calle tiene un encanto especial, compuesta de empedrado y casas de colores.

Nos detuvimos en el Ayuntamiento y en su espectacular pontido. Algo muy curioso que nos contó el guía fue la historia del alcalde y de los Ojos de la Mora pintados sobre el Cerro de la Majestad. Lo que empezó siendo una gamberrada ha acabado convirtiéndose en un reclamo turístico. Al parecer los estudiantes de la escuela de Artes y Oficios pintaron unos ojos mirando para Cuenca al otro lado del Río Júcar, con lo que el alcalde respondió eliminando esta travesura. Con el tiempo aparecieron pintados los mismos ojos en el mismo lugar y una vez más el alcalde los borró.

Tal fue la repercusión que todas las personas que visitaban Cuenca preguntaban por aquellos ojos hasta el punto de que por tercera vez aparecieron los ojos pintados y ahora es el alcalde quien ha pedido a los estudiantes de esta escuela que todos los años pinten los ojos.

Luego nos dirigimos hacia la Plaza de la Merced. Todos los palacios, conventos y construcciones pertenecían a la misma persona, el marqués de Cañete y virrey de Perú, Diego Hurtado de Mendoza. Fue tal su poder que se iba construyendo pontidos para pasar de un palacio a otro sin tener que pasar por la calle.

El tour continuó por la torre Mangana. En este lugar convivieron tres culturas de forma totalmente pacífica: cristianos, judíos y musulmanes. Las vistas desde este lugar son muy bonitas, con el río Júcar de fondo y los edificios medievales colgados.

Luego bordeamos los restos de la muralla de Cuenca hasta llegar a la Puerta de Valencia. Todo este recorrido es muy interesante, ya que te haces a la idea de la dimensión de la fortaleza que fue en su momento y de cómo aprovecharon las piedras de las montañas para construir la muralla.

El tour finalizó en la calle Tintes, probablemente sea una de las más bonitas de la ciudad. Además de tener los restos de la muralla y de transcurrir el río Huécar, tiene todas las casas de colores creando un espectáculo visual. Cuenca ha tenido históricamente dos industrias principales, la madera y la textil.

Como su propio nombre indica, en esta calle se tintaban las prendas para que tomaran el color deseado, sin embargo con el paso del tiempo esta industria comenzó a decaer. Con esta situación las personas vertieron al río los tintes que les sobraron pero provocaron intoxicaciones y enfermedades. Para solucionar el problema de stock, decidieron pintar cada casa de un color y hoy en día tras el nombramiento de Cuenca como ciudad Patrimonio de la Humanidad, la UNESCO prohíbe pintar las casas de un color distinto al que ya tienen.

OCIO

CATEDRAL DE CUENCA

Tras finalizar el tour, nos dirigimos hacia la Catedral para conocer el interior y descubrir las joyas que alberga en su interior. Como hemos comentado, la Catedral de Cuenca fue la primera catedral gótica de España.

Aunque se construyó en el año 1257, la estructura ha tenido varias remodelaciones debido a los daños sufridos con paso del tiempo. En concreto, la fachada ha sido reconstruida dos veces y actualmente sigue la estética gótica original. Con un toque afrancesado, la fachada se encuentra hoy en día inacabada. Sin embargo, quizá sea ese el atractivo de este lugar y aunque le falten las torres, el encanto de su simbología brilla por sí sola.

Tuvimos tanta suerte, que acudimos en el Día de la Catedral y lucía preciosa. Se trataba de una jornada de puertas abiertas y durante todo el día se produjeron todo tipo de actividades culturales. Nuestra primera toma de contacto fue ver a una chica tocando el órgano con una delicadeza que nos quedamos paralizados observándola. La melodía junto a las vidrieras abstractas, las columnas, las esculturas y las luces crearon una atmósfera que fue una auténtica maravilla.

En el centro de la catedral se encuentran el coro y el altar Mayor. Con forma de cuadrado abierto, el coro está formado por una sillería completamente de madera. Justo enfrente está la capilla Mayor y entre medias los dos púlpitos.

Disfrutando del sonido, nos dispusimos a visitar cada una de sus capillas, destacando principalmente la sacristía. La catedral es una obra de arte en sí y en todas sus salas hay muestras de ello. Esculturas, pinturas, tallas, monumentos y reliquias rinden homenaje a casi mil años de historia.

Por si fuera poco, cruzando el Arco de Jamete en uno de los laterales, se llega a un precioso claustro en el que se encuentra una obra de arte, el Laberinto del Dictador. Tras observarlo y leer acerca del mensaje de su autor, Florencio Galindo, comprendimos que esta catedral es mucho más que un lugar de culto.

Continuando por un camino que parte desde el claustro, llegamos a un mirador con unas vistas impresionantes de la hoz del río Huécar, las casas colgadas y el cerro del Socorro. El lugar tiene un sitio privilegiado y contemplar esas vistas mereció la pena.

Para rematar, antes de la puerta de salida hay unas escaleras con forma de caracol por las que se puede subir al triforio. Sin esperarlo, nos encontrábamos en la parte alta de la fachada y ella pudimos disfrutar de la imagen de la plaza Mayor y de todas las casas de colores enfrente. Continuando por el triforio volvimos a acceder al interior de la catedral pero esta vez en la zona superior y con una hermosa panorámica de todo el templo.

Nuestra visita concluyó en el Museo Tesoro de la Catedral. Está ubicado en el Palacio Episcopal y si queréis seguir visitando más reliquias no os perdáis este lugar. En él se encuentran una réplica de la sábana santa, dos cuadros de El Greco, salas dedicadas al arte medieval, joyas renacentistas y el tesoro de la cámara acorazada.

Como hemos comentado anteriormente, la Catedral de Cuenca es mucho más que un lugar religioso. Es arte, cultura, música y lo más importante, un centro que brinda ayuda a las personas. Además, junto a las casas colgadas, se trata del principal atractivo de la ciudad y no podéis iros de Cuenca sin conocer este espectáculo eclesiástico.

Os dejamos toda la información sobre horarios, tarifas y compra de entradas.

MUSEO FUNDACIÓN ANTONIO PÉREZ

Unas calles más arriba de la catedral se encuentra el Museo Fundación de Antonio Pérez. Este lugar ha sido algo que sin duda nos ha dejado bastante sorprendidos. Se trata de un centro de arte contemporáneo con una colección de más de 4.000 obras repartidas en 35 salas. En ellas hay una serie de objetos que Antonio Pérez ha ido recopilando y encontrando por distintos rincones del mundo.

Pero, ¿quién es Antonio Pérez? Es un filósofo amante de la vida que compartió muchos momentos con el escritor Pío Baroja y el poeta Vicente Aleixandre. Este museo son de esos lugares acogedores en los que puedes encontrarte de todo, desde una taza de café gigante hasta un muñeco Michelín.

El edificio en el que se ubica es el antiguo convento de las Carmelitas descalzas y si queréis esperaros cualquier cosa, dejaros sorprender por la magia de este lugar. El primer objeto con el que este señor comenzó la colección fue su pantalón corto de pana y desde ese día no ha parado de reunir grandes obras que son visitadas cada año por miles de personas.

Cada sala tiene una temática distinta, sus coloridas y abrumadoras obras no dejan indiferente a nadie. Además, el museo dispone de un claustro y de unas vistas muy bonitas de la hoz del río Huécar. Que Cuenca tenga un museo de esta envergadura demuestra que la ciudad tiene algo especial que merece ser visitada por todos.

POSADA DE SAN JOSÉ

Otro de los secretos de la ciudad es la Posada de San José. Se trata de un hotel de dos estrellas y de un restaurante con unas vistas preciosas pero su atractivo es completamente distinto. Cuenta la leyenda que el mismísimo Velázquez pintó el cuadro de Las Meninas aquí. Y es que este edificio era propiedad de su discípulo y yerno Juan Bautista Martínez del Mazo.

El parecido entre la imagen que aparece en la pintura de Las Meninas y la sala que hay justo antes de acceder al restaurante es más que razonable. Tratándose de su familiar y de pasar la mayor parte de su tiempo en este edificio, puede que Velázquez se inspirara en la belleza del lugar.

Sea como fuere, no dejéis escapar la oportunidad de visitar este sitio y pisar la que durante muchos años fue la inspiración del gran pintor Diego Velázquez.

RESTAURANTE PARADOR DE CUENCA

Por la noche fuimos a cenar a uno de los lugares más especiales de la ciudad, el Parador de Cuenca. Ubicado frente al puente de San Pablo y a las casas colgadas, este lugar era el antiguo convento de San Pablo. Hoy en día está reconvertido en un emblema para el turismo nacional, un hotel de la cadena Paradores.

El restaurante se encuentra en la antigua capilla del convento y para acceder a él hay que pasar por uno de los laterales del claustro. El techo es de madera, en los laterales hay una galería de cuadros contemporáneos y en la pared del fondo hay ilustrada una imagen de Cuenca sobre azulejos blancos. Cabe resaltar el púlpito que aún se conserva de la antigua capilla, dotando al lugar de un encanto especial.

Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando al entrar, nos encontramos con una joven cantante deleitando a los comensales con su dulce voz. Fue una gozada poder cenar disfrutando de este espectáculo de música en vivo.

El personal fue muy amable, servicial y siempre sonriendo. Los entrantes que nos pusieron nos encantaron, le dieron un toque muy innovador. Por un lado, nos sirvieron un tarro con hummus de remolacha y alcaparras en el interior. Por otro lado, mejillones con una crema muy buena y macarons con aguacate. Nunca habíamos probado algo parecido y los sabores nos gustaron mucho.

Después nos trajeron una bandeja con dos platos, croquetas caseras y arroz meloso con láminas de atún. Las croquetas estaban suaves y muy sabrosas. En cuanto al arroz, el sabor es totalmente distinto a cualquier otro que habíamos probado antes. Se notaba la calidad del restaurante y la profesionalidad del chef.

Para el plato principal, elegimos una lasaña vegetal y unos solomillos. La lasaña estaba muy bien elaborada y el aroma que desprendía era excelente. Los solomillos estaban tiernos, con el punto exacto de cocinado.

Terminamos muy satisfechos y la sorpresa vino a la hora del postre, helado artesano de queso manchego, barquillo de chocolate y alajú. El helado nos sorprendió muy gratamente, ya que jamás nos habíamos imaginado que existiera uno de ese sabor y realmente sabía a queso manchego. El alajú nos gustó mucho, para los que no lo conozcan es un producto típico de Cuenca, se parece al turrón pero está mucho más bueno.

El lugar en el que se encuentra y la calidad de los platos hacen muy especial al restaurante Parador de Cuenca. El precio es muy asequible y os recomendamos que si visitáis Cuenca no dejéis pasar la oportunidad de cenar en uno de los lugares más singulares de la ciudad.

5. DÍA 3

EXCURSIÓN A LA CIUDAD ENCANTADA DESDE CUENCA

Por la mañana pasaron a recogernos por el hotel para hacer la Excursión a la Ciudad Encantada desde Cuenca. La Ciudad Encantada está situada a 30 kilómetros del centro de la ciudad, en pleno corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y es un lugar que sin duda os sorprenderá.

Una vez dentro del lugar, el guía nos dio la bienvenida con un plano e información del recorrido.

Escenario de numerosas películas, la Ciudad Encantada es un conjunto de formaciones kársticas provocadas por la erosión del mar hace 90 millones de años. Estas formaciones son consecuencia de la retirada del mar, es decir, el lecho marino compuesto de roca caliza emergió a la superficie y dio lugar a esta maravilla de la naturaleza.

Las formaciones, junto a las explicaciones del guía, hacen en su conjunto el lugar idóneo para echar a volar la imaginación. Durante el recorrido os podréis encontrar con “tortugas”, “osos”, “barcos”, “tornados” y hasta un “convento”.

Quizás el momento más impresionante fue cuando atravesamos el pasadizo de piedra apodado “el tobogán” y aparecimos en lo que se conoce como el “mar de piedra”. Además de las formaciones, el guía nos dio una clase magistral de la vegetación del lugar y nos hizo reflexionar sobre la vida en la tierra hace más de 90 millones de años.

Tenemos que añadir que el lugar es perfecto para ir en familia y además, aceptan mascotas, por lo que si tenéis algún animal podéis llevároslo sin problema.

Si disponéis de vehículo y queréis hacer la visita por vuestra cuenta, podéis hacer la Visita guiada a la Ciudad Encantada. Para aquellas personas que viajen en coche, hay un aparcamiento gratuito justo en la entrada.

NATURA RESTAURANTE Y BISTRÓ

El tour nos dejó en la puerta del hotel y para finalizar nuestro viaje, andamos hasta el Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha para comer en el Natura Restaurante y Bistró. Está situado junto al Museo y antes de entrar os encontraréis a varios dinosaurios dándoos la bienvenida.

En el escaparate tienen obras de varios artistas, con el que se pretende dar visibilidad al arte local. Además, el restaurante tiene un bar justo al lado siguiendo la misma estética y marcando su estilo moderno.

Las mesas estaban distribuidas frente a una enorme cristalera en la que se apreciaba un paisaje precioso de Cuenca. En el lateral izquierdo, hay una innovadora chimenea convirtiendo al restaurante en un lugar bastante acogedor.

La decoración era vanguardista, mezclando elegancia y gusto, el restaurante apuesta por una fusión de arte y gastronomía. El personal nos atendió estupendamente y estuvo atento a nosotros en todo momento.

Para comenzar, nos sirvieron tres platos. El primero de ellos fue hummus de berenjena, cebolla encurtida y chips vegetales. Desconocíamos el gran gusto que se tiene en Cuenca a la hora de elaborar el hummus y a raíz de este viaje nos hemos hecho auténticos fanáticos de este plato.

El siguiente plato fue carpaccio de ternera. Acompañando a este delicioso producto había una especie de yemas elaboradas con frutas de la pasión. La mezcla de sabor entre el carpaccio y el cítrico de la fruta fue algo que nos gustó muchísimo, la fusión de ambos sabores estuvo excepcional.

El último plato hacía honor a la tierra y al agua, gambas con setas. Acababa de entrar el otoño y no hay producto más adecuado para esta época que las setas. Estaba muy bueno y nos teletransportamos a la típica casa rural en medio de la naturaleza.

Luego llegó el plato principal. Solo por el nombre ya sabíamos que nos iba a encantar pero cuando lo probamos superó todas nuestras expectativas. De pescado pedimos merluza con pilpil de algas, puerros confitados y panceta. En cuanto a la carne, nos decantamos por secreto ibérico, alioli de membrillo y crujiente de queso.

El postre fue todo una sorpresa, pedimos tarta de manzana y nos trajeron una 2.0. Una torre con finas láminas de hojaldre rellenas de trocitos de manzana y una crema espectacular. Estaba tan bueno que nos hubiéramos comido cientos de ellos.

Salimos muy satisfechos con el buen servicio y con la buena comida. Natura Restaurante y Bistró nació con la idea de ser una escuela profesional de cocina y hoy en día cuenta con uno de los mejores restaurantes del panorama nacional. Con la notable ubicación y con el buen saber hacer de sus platos, solo podemos deciros que tenéis que venir a este restaurante y probar su fusión de cocina.

Además, podéis aprovechar para visitar el Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha y admirar la belleza de Cuenca desde este lado de la hoz del río Huécar.

FIN DEL VIAJE

Volvimos de nuevo al hotel para hacer el check out y recoger nuestras maletas. Como mencionamos anteriormente, el chico de recepción nos llamó a un taxi y en menos de 15 minutos estábamos en la estación de tren.

Cuenca es una ciudad envolvente y muy curiosa en la que se mezcla la tradición de estilos medievales con lo más moderno y vanguardista. Su posición geográfica la convierte en una de las ciudades más especiales de España. Aunque es la segunda vez que la visitamos, volveremos sin duda ya que siempre tiene algo nuevo que descubrir.

6. RESUMEN

Merida

Bautizada bajo el nombre de Augusta Emérita y apodada como la «Pequeña Roma», Mérida es una ciudad milenaria cuyo origen se remonta al Imperio romano. Actualmente es la capital de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Su gran legado histórico y la excelente conservación de su patrimonio, la convierte en una de las ciudades más culturales de España.

Construcciones como el Teatro, el Anfiteatro, el Templo de Diana o el Acueducto de los Milagros demuestran que Mérida posee un rico conjunto monumental digno de ser visitado.

En relación a su gastronomía, destacan algunos platos típicos como las migas extremeñas, el cojondongo, el frite de cordero o la chanfaina.

En cuanto al clima, posee las temperaturas típicas de cualquier región del sur de España. Los meses más fríos son los de diciembre y enero, con un promedio de 3ºC. Los meses más calurosos son los de la etapa estival, alcanzando los 40ºC en julio y agosto.

Extremadura se encuentra haciendo de frontera con Portugal, por lo que es una opción muy interesante si deseáis conocer también el país luso. En concreto, Mérida está situada a solo una hora en coche de la ciudad portuguesa más cercana, Elvas. Para llegar, tenéis que tomar la autopista A-5.

QUE HACER EN MÉRIDA

1. TRANSPORTE

El aeropuerto más cercano a Mérida es el de la ciudad extremeña de Badajoz, situado a 41 kilómetros. Otros aeropuertos cercanos y con más afluencia de vuelos comerciales son el de Sevilla o el de Madrid.

CÓMO IR A MÉRIDA DESDE LAS DISTINTAS CIUDADES:
  • Desde Badajoz: en bus opera la compañía ALSA, cuesta unos 5€ y tiene una duración de 1 hora. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 6€ y tiene una duración de 45 minutos.
  • Desde Sevilla: en bus opera la compañía LEDA, cuesta unos 9€ y tiene una duración de 3 horas. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 25€ y tiene una duración de 3 horas.
  • Desde Madrid: en bus opera la compañía Avanza, cuesta unos 27€ y tiene una duración de 5 horas. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 30€ y tiene una duración de 4 horas y media.

Nosotros optamos por ir en tren desde Madrid y nos dejaron muy cerca del centro histórico.

2. ALOJAMIENTO

El hotel en el que nos alojamos fue el Hotel Vettonia. Tiene una puntuación de 9,2 en Booking y se trata de un hotel 2 estrellas. El alojamiento es muy nuevo, se nota el buen gusto de la decoración.

La ubicación es buena, muy cerca del centro y de todos los monumentos de interés. En los alrededores hay cafeterías, bares y el mercado gastronómico de la plaza de toros de San Albín. El personal nos atendió de maravilla todas las veces que nos lo cruzábamos, nos recomendaron zonas para poder comer y nos ofrecieron un mapa de la ciudad. También nos guardaron las maletas el último día para que pudiéramos disfrutar libremente de nuestras últimas horas en Mérida.

El hotel dispone de varias zonas comunes. Tiene un comedor bastante amplio con varias mesas y una televisión. Para aquellas personas que prefieran desayunar o sentarse al aire libre, disponen de una terraza. Además, tienen una cocina con algunos dulces y una máquina de café.

El alojamiento también cuenta con una opción muy interesante para descansar, es decir, una sala de estar en la que hay algunos sofás y una televisión.

Las habitaciones están muy bien, nada más entrar nos dieron la bienvenida con un detalle que por muy pequeño que fuera marcó la diferencia, una nota acompañada de unas golosinas. La cama y las almohadas son muy cómodas, el armario es bastante amplio y en general la habitación es grande.

El cuarto de baño también era muy espacioso, con bañera estilo plato de ducha y mampara. Como hemos comentado, se notaba que las instalaciones eran muy nuevas

En general nuestra experiencia en el Hotel Vettonia ha sido muy buena. Si lo que queréis es visitar la ciudad de Mérida durante unos días, os recomendamos alojaros en este hotel ya que cumple todas las expectativas.

3. DÍA 1

TOUR DE LOS MISTERIOS Y LEYENDAS DE MÉRIDA

El mismo día que llegamos hicimos el Tour de los misterios y leyendas de Mérida para conocer los secretos mejor guardados de la ciudad. La guía era nada más y nada menos que Israel J. Espino, colaboradora del programa Cuarto Milenio, Fue leer esto y rápidamente quisimos hacer el tour.

Mérida son de esas ciudades que por la noche se crea un ambiente mágico. Si a esto le añades a una experta en mitología, el resultado es altamente positivo. El tour comenzó en el parque de las Méridas del Mundo, justo a los pies de la Alcazaba. Allí nos narró la historia de la reina Marida. Esta consorte era hija del rey Horosus y se le considera la fundadora de la ciudad.

La historia dice que era tal su poder que hasta la comida llegaba flotando hasta ella mediante un sistema de canales y en platos de oro. Además, tenía un espejo situado en la Torre del Espejo en el que se podía contemplar su belleza desde otro palacio. Este espejo lo mandó construir basándose en el que tenía el emperador Alejandro Magno en el faro de Alejandría.

Continuamos a orillas del Guadiana hasta el puente romano para conocer la historia de la Dama Blanca. Y es que se rumorea que en estas aguas vive una mujer vestida de blanco que en las noches de luna llena entona una melodía y arrastra a los hombres hasta las profundidades del río.

Pasamos por el Área arqueológica de Morería y nos dirigimos hacia la Concatedral de Santa María la Mayor. Allí la guía nos contó la historia que hay detrás de la piedra de luz y de la mesa extremeña. Al parecer eran dos objetos que fueron robados durante el saqueo de Jerusalén y que fueron pasando de manos a manos hasta llegar a la Concatedral de Mérida.

La piedra se llamaba La Alquila y desprendía tanta luz que no necesitaba lámparas ni luz artificial. La mesa extremeña estaba compuesta de piedras preciosas y en ella el Rey Salomón dejó un mensaje oculto que solo Dios podría descifrar para la creación del mundo. Hoy en día está desaparecida y cuenta la leyenda que el día que esta mesa se encuentre, significará que ha llegado el fin del mundo.

Después callejeamos por la Asamblea de Extremadura y el Arco de Trajano mientras nos contaba varias anécdotas de estos lugares. Llegamos al Parador y nos narró la leyenda de los fantasmas de la habitación encantada. Este lugar había sido anteriormente un convento y un hospital por lo que las historias que en él se aguardan son escalofriantes. Han sido muchas personas las que han sentido algún tipo de presencia mientras se alojaban aquí, concretamente voces, lloros e incluso alguien que les tocaba.

Continuamos por el convento de las Concepcionistas hasta llegar al Foro Romano, donde nos contó la historia de Santa Eulalia. Esta chica era la hija del senador romano Liberio y por tanto era cristiana. Cuando Eulalia tenía 12 años el emperador Diocleciano prohibió cualquier acto de fe provocando que la joven niña no pudiera practicar la religión. Se enfadó tanto que se presentó ante la sede del gobernador para protestar contra estas medidas. Tuvo tan mala suerte que la mandaron torturar y la pasearon desnuda por toda la ciudad hasta llegar al foro romano donde la condenaron a muerte. Finalmente murió crucificada y en honor a ella se levantó la Basílica de Santa Eulalia justo en el mismo lugar de su muerte.

El tour terminó en la joya de la ciudad, el Templo de Diana.

SALA MARUJA LIMÓN

Para cenar decidimos ir a la zona del Arco de Trajano. Por aquí hay muchos bares y restaurantes en los que poder disfrutar de buena gastronomía y de buenas vistas.

Elegimos un lugar muy barriopinto llamado Maruja Limón. El local es muy curioso, tiene una decoración muy alternativa y el personal que nos atendió tiene un rollo que hace que el lugar sea especialmente acogedor.

Tiene un hilo musical estupendo y la comida nos gustó mucho. Después del viaje y de realizar un tour arrasamos con todos los platos que nos sirvieron.

Justo en el local de al lado se encuentra el Jazz Bar, un lugar ideal para tomar algo, alternativo y con muy buena música. Si queréis optar por un rollo diferente, sin duda la zona del Arco de Trajano os gustará.

4. DÍA 2

Desayunamos en un una cafetería justo al lado de hotel, Cafetería Pizarrín. Dispone de terraza, el café está muy bueno y sus tostadas también. Se encuentra situada en una plaza y en los alrededores hay una churrería y una confitería. Cualquiera de las tres opciones son válidas para un buen desayuno.

TOUR DE MÉRIDA AL COMPLETO CON ENTRADAS

Tras haber cogido fuerzas, nos dirigimos hacia la calle José Ramón Mélida, donde comenzaba nuestra primera actividad del día, el Tour de Mérida al completo con entradas. Antes de comenzar a desgranar lo que visitamos, nos gustaría deciros que es el tour más íntegro de todos, ya que os llevarán a los monumentos más emblemáticos de la ciudad, incluyendo las entradas a todos los recintos y una explicación detallada acerca de la historia de cada uno de ellos.

El primer lugar que visitamos fue la Concatedral de Santa María. Se le llama Concatedral porque comparte Diócesis con Badajoz, ciudad en la que se encuentra la Catedral. Justo encima de la puerta de entrada hay una talla en mármol gris de la Virgen de la Guía. Esta Virgen era venerada por los peregrinos que se dirigían al Camino de Santiago. En el interior hay varios capiteles visigodos y una réplica de la famosa Virgen de Guadalupe.

El tour continuó por la zona arqueológica de Morerías. Aquí pudimos ver los restos de la antigua muralla romana y de las torres en las que se reforzaba. Continuando el recorrido de Morerías, llegamos a una zona en la que se podía ver perfectamente las viviendas romanas y la forma de organización que tenía esta civilización. Destaca por encima de las demás, la Casa de los Mármoles. Esta casa tenía una puerta que daba a la calle, para que todas las personas que pasearan por el lugar pudieran contemplar la riqueza y el status económico de sus propietarios.

Luego nos dirigimos hacia el Puente Romano. También considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se trata del puente milenario más largo de la antigüedad. Se construyó a finales del siglo I a.C, posee 60 arcos y tiene una longitud de 790 metros. Este puente cruzaba la Vía de la Plata y unía la ciudad con Lisboa, Córdoba, Toledo y Zaragoza. 

Justo donde termina el puente se encuentra la Alcazaba Árabe de Mérida. Su origen procede de la época del Califato de los omeyas, es decir, un linaje árabe que ejerció el poder en al-Ándalus, con capital en Córdoba. Esta fortaleza se construyó en el año 835 y acogió a unas 2.000 personas incluyendo al gobernador, quien tuvo que fijar su residencia en la Alcazaba por motivos de seguridad.

Los muros están fabricados con sillares y material romano reutilizado. La muralla tuvo hasta 10 metros de altura y contenía dos puertas que comunicaban la fortaleza con el exterior. Para proteger la Alcazaba se distribuyeron 25 torres en sus muros. Además, la Alcazaba posee uno de los aljibes mejor conservados de la Península Ibérica.

Luego visitamos la joya de la ciudad, el Templo de Diana. Aunque el pueblo emeritense llamaba a este templo «La Casa de los Milagros», fue el historiador Bernabé Moreno de Vargas quien bautizó a esta construcción con el nombre de Templo de Diana. Para ello se inspiró en el gran parecido a una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, el Templo de Artemisa en Éfeso.

El Templo de Diana fue construido alrededor del año 25 a.C. y presidía el recinto del Foro de la Colonia. Justo enfrente había una tribuna pública en la que las autoridades se dirigían a los ciudadanos. La plaza en la que se encontraba era el centro urbanístico y el principal lugar de encuentro. Aquí transcurría la vida política, se administraba justicia y se ofrecían sacrificios en honor a los dioses.

Tras varias invasiones, en el siglo XVI llegó a pasar a manos privadas, concretamente a la familia de los Corbos. Aprovechando la estructura, esta familia decidió construir su casa en el interior, convirtiéndose en el Palacio de los Corbos. En el año 1972 el palacio se demolió tras su adquisición por el Estado, conservándose la estructura original de las columnas y rebautizando al palacio como el actual Templo de Diana.

A unas calles se encuentra el Pórtico del Foro. Fue construido en el siglo I y se construyó como réplica al foro de Augusto en Roma. Está formado por un edificio porticado de mármol y varias columnas corintias. Enfrente hay un muro con varias hornacinas en las que se hallan varias estatuas de dioses y mitos romanos. Impresiona bastante pasear por esta calle y encontrase con algo así.

El tour estaba llegando a su fin pero aún nos quedaba por conocer los monumentos más emblemáticos de la ciudad, el teatro y el anfiteatro. Antes de conocer estas increíbles construcciones visitamos la Casa del Anfiteatro. En ella se encuentra los restos de la muralla romana, una torre de decantación en la que se filtraba el agua que entraba en la ciudad desde el Acueducto y dos viviendas romanas: la Casa de la Torre del agua y la Casa del Anfiteatro. En ésta última se puede ver las salas y los pasillos decorados con magníficos mosaicos. Además, a solo unos pasos hay una necrópolis familiar, en la que tras las excavaciones, se encontraron un edificio funerario.

Por último llegamos a las dos monumentos estrella. El primero que visitamos fue el Anfiteatro. En él se daban lugar las luchas de gladiadores y poseía un aforo de 15.000 personas. Tenía forma ovalada, 16 puertas de acceso y 3 niveles de gradas con toldo. La parte baja de las gradas estaba bordada de mármol para que los animales no pudieran subir. Además, esta parte estaba grabada con pinturas que representaban las escenas típicas de lo que sucedía en el Anfiteatro.

Encima de la puerta de entrada se sentaban las autoridades. Justo en la grada de enfrente se encontraba la tribuna del editor. Esta persona era quien pagaba el evento, es decir, lo más parecido a nuestro patrocinio de hoy en día. El editor se sentaba con las mujeres de las autoridades y eran ellas quienes comprobaban que las armas con las que luchaban los gladiadores eran de verdad.

Los gladiadores eran pobres, esclavos o heridos de guerra. Estas personas eran libres una vez que ganaban 25 o 30 batallas. Si alguien lo conseguía, normalmente se dedicaba a dar clases a otros gladiadores, ya que después de tanto tiempo no sabían hacer otra cosa. En los cambios, es decir, entre combate y combate accedían al foso un espectáculo de acrobacias.

Sin duda, conocer la historia de este lugar fue algo que nos conmocionó bastante. Pero sin ir más lejos, hoy en día tenemos la versión moderna, el boxeo.

El tour terminó por la puerta grande, con el Teatro Romano de Mérida. Está construido de «hormigón romano», es decir, bloques de arena, agua y piedra. Sobre este muro se recubría una capa de piedras acolchadas que hacían un juego de sol y sombra. En él se daban lugar las obras de tragedias griegas pero este estilo no gustaba demasiado así que se fue alternando por una Asamblea en la que se debatía la política.

Tenía 14 puertas llamadas vomitorium, 3 niveles de gradas y 7 partes bien diferenciadas, es decir, según status y posiciones sociales. Poseía un aforo de 6.000 personas y se repartía así: en el primer nivel, es decir, abajo del todo, se sentaban mujeres, niños, esclavos y prostitutas. En el medio, es decir, el segundo nivel, se sentaban los extranjeros y los gladiadores libertarios. Por último, arriba en el tercer nivel, se sentaban los hombres.

Justo en la parte más baja del teatro, en el sacrarium, se sentaban las autoridades en divanes adornados de almohadones y cuero. El escenario era de madera y en él solo actuaban los hombres. Las actrices estaban prohibidas en la época romana y como os hemos nombrado anteriormente, las tragedias no gustaban a los ciudadanos. Se decantaban más por las comedias costumbristas.

En la parte trasera del teatro, hay un jardín en el que se reunían los asistentes antes de entrar. En ella se encuentra el aula sacra en el que rendían culto a Octavio Augusto, sacro emperador del Imperio Romano.

Probablemente el teatro junto al Templo de Diana, sean las dos construcciones más impresionantes de la ciudad de Mérida.

RESTAURANTE LA EXTREMEÑA

El lugar elegido para comer fue el Restaurante la Extremeña. Se trata de un local muy acogedor en el que se mezcla la receta extremeña tradicional con un toque innovador. La chef se llama Beatriz y es una apasionada de la cocina. El personal nos trató como auténticos comensales y el sabor de sus platos nos encantó.

El restaurante tiene un lugar privilegiado, en todo el centro de Mérida, muy cerca del Pórtico del foro y del Templo de Diana. Tiene varias salas: una primera en la que se encuentra la barra y al fondo dos salas más con una decoración muy vanguardista. Además, dispone de un patio interior a modo de terraza en el que prima la tranquilidad.

El local está muy bien cuidado, tiene una ambientación muy alternativa y la música que ponen es toda una delicia. Nosotros elegimos sentarnos en la terraza y comer rodeados del mejor jazz fue uno de esos momentos que sumaron muchísimo a nuestro viaje.

Como buena anfitriona de su tierra, todos los productos eran de Extremadura. Nos sirvieron un menú del día que constaba de varios platos. De primero elegimos dos salmorejos con jamón y estaba delicioso. De segundo pedimos un pisto extremeño y un solomillo con torta extremeña. En ambos casos se notaba que Beatriz cuidaba al detalle cada elemento de sus platos y el resultado fue exquisito.

En general estuvo todo estupendamente y recomendamos enormemente comer en el Restaurante la Extremeña.

TOUR POR LA MÉRIDA CRISTIANA

La noche anterior nos quedamos con ganas de saber más acerca de la patrona de la ciudad, Santa Eulalia, por lo que decidimos hacer un tour en el que gran parte de su recorrido estuvo dedicado a esta joven mártir.

El Free tour por la Mérida cristiana comenzó en la Puerta de la Villa. Se trata de una plaza y en ella se encuentra la escultura de una mujer que representa a todos los arqueólogos de la ciudad. Justo desde este punto comienza la calle de Santa Eulalia, el centro neurálgico de Mérida.

Acto seguido nos dirigimos hacia la Plaza Joan Miró para visitar dos de las construcciones dedicadas a su patrona, el Monumento a Santa Eulalia y el Obelisco de Santa Eulalia.

Después visitamos el primer templo cristiano construido en Hispania tras la paz del Emperador Constantino, la Basílica de Santa Eulalia. Los estudios arqueológicos han permitido distinguir las distintas etapas por las que atravesó este lugar, que pasó de ser espacio doméstico a ser espacio sagrado:
  • Del siglo I al siglo III fueron casas romanas.
  • En el siglo IV fue una necrópolis formada por mausoleos y abundantes tumbas.
  • Del siglo V al siglo IX fue una Basílica dedicada a la mártir Santa Eulalia.
  • Desde el año 1230 presenta la imagen de la iglesia actual.

Cabe resaltar que en el año 875 bajo el dominio musulmán, la comunidad cristiana de Mérida tuvo que emigrar a Badajoz. Esta Basílica fue abandonada aunque no se perdió la memoria de su existencia. Tras la Reconquista cristiana, la iglesia se reconstruyó en estilo románico aprovechando parte de los muros. En este momento la iglesia fue de nuevo un lugar privilegiado de enterramiento.

Cual fue nuestra sorpresa que visitamos las joyas que guardaba en su interior, la cripta y su impresionante recinto subterráneo. Hay restos romanos y visigodos pero lo que más llama la atención es el mausoleo dedicado a la joven Santa Eulalia que tras varias invasiones sigue allí intacto, solo deteriorado por el paso del tiempo.

El tour acabó en el Hornito de Santa Eulalia, un templete dedicado al culto en el que los peregrinos la veneran. En el hay restos de un entablamento corintio de un antiguo templo dedicado al dios Marte.

OCIO

Tras el tour, decidimos seguir conociendo la ciudad por nuestra cuenta. El primer lugar que visitamos fue el Circo Romano. Data del siglo I y se trata de un antiguo circuito en el que se daban lugar las carreras de cuadrigas. Poseía un aforo de 30.000 personas y los protagonistas de las carreras, los aurigas, eran considerados como auténticos héroes.

Los aurigas debían de dar 7 vueltas en torno a la spina, es decir, una barrera situada en el centro de la arena. Esto suponía recorrer una distancia de 5 kilómetros y el tiempo de duración era normalmente de 10 minutos. Fue el segundo circo más importante del mundo, detrás del de Roma y hoy en día está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Muy cerca se encuentra el Acueducto de San Lázaro. Al igual que el Circo Romano, también está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y data del siglo I. Tiene una longitud de casi 1000 metros y salvaba la depresión del río Albarregas.

Continuando por el Parque del río Albarregas llegamos al otro acueducto de la ciudad, el Acueducto de los Milagros. Sirvió durante siglos para transportar el agua desde el embalse de Proserpina a la antigua ciudad de Emérita Augusta situada a 5 kilómetros. El Acueducto de los Milagros es otra de las señas de Mérida y aunque no esté incluido en ningún tour, bien merece una visita.

RESTAURANTE SAPORI D´ITALIA

Para cenar decidimos ir por la zona del teatro romano. En esta calle hay muchos bares y restaurantes para cenar y tomar algo. El lugar que elegimos fue Sapori D´Italia, un restaurante italiano donde tanto el personal como los productos proceden 100% del país mediterráneo.

La comida estaba muy buena, nosotros optamos por pedir pizza y la verdad que nos sorprendió bastante su sabor, ya que estaban hechas al horno de piedra. Justo en uno de las laterales hay una cristaleras en las que se pueden ver algunas ruinas romanas.

Si queréis cenar bien y sentiros como en la mismísima Italia, os recomendamos cenar en este lugar.

5. DÍA 3

TOUR POR MÉRIDA

Tras un buen desayuno en nuestra cafetería por excelencia, la Cafetería Pizarrín, decidimos hacer un último tour para conocer la historia de la ciudad, el Free tour por Mérida. Comenzó en la Puerta de la Villa y allí nos situó en el contexto histórico de la ciudad. Mérida se fundó en el año 25 a.C. bajo el nombre de Augusta Emérita. El nombre de la ciudad radica por un lado del primer emperador romano Augusto y por los eméritos por otro lado. Los eméritos eran los jubilados que lucharon contra los astures y los cántabros.

Aunque todas las personas que se retiraban querían volver a Roma, antiguamente no existía el sistema de pensiones que tenemos hoy en día, por lo que en lugar de dinero se le pagaban con tierras. De esta forma se formó la ciudad de Mérida y para contentar a todas las personas que ayudaron a Augusto a conquistar Hispania, se construyó en la ciudad una pequeña Roma.

El punto en el que nos encontrábamos se llama la Puerta de la Villa porque justo en ese lugar se situaba una de las puertas de entrada a la ciudad. Augusta Emérita tenía forma de cruz, de oeste a este se encontraba la gran calzada del Decumanus Maximus y de norte a sur la gran calzada de Cardus Maximus.

Justo al lado de la Puerta de la Villa se encuentra un fragmento de la Decumanus Maximus. Y es que esta calzada se encontraba totalmente techada, por toda la calzada había columnas en las que se sujetaban unos toldos para proteger a los viandantes de la lluvia en el invierno y del sol en el verano.

Cruzamos la Decumanus Maximus y nos paramos en uno de los símbolos de la ciudad grabados en el suelo. Augusta Emérita fue tan importante que tenía hasta su propia moneda. En una de las caras de la moneda aparecía la misma imagen que la del suelo. Se trataba de las dos puertas de acceso a la ciudad y se accedía desde el puente romano. Con la llegada de los árabes quitaron una de las puertas e integraron esta estructura en la Alcazaba. Aún así, las dos puertas han sabido mantenerse con el paso del tiempo y hoy en día es el símbolo más característico de Mérida.

La siguiente parada fue el Mercado de Calatrava. Data del año 1887 y está construido mezclando elementos romanos, visigodos y árabes. Tras el desuso del mercado, se decidió remodelarlo y convertirlo en un mercado gastronómico como el de San Miguel en Madrid o la Boquería en Barcelona.

Luego nos dirigimos hacia el Parador Nacional de Turismo Vía de la Plata para ver las joyas que alberga en el interior. Aunque hoy en día sea un hotel, antiguamente se trataba de un hospital y de una iglesia. Tiene una sala con varios fragmentos romanos y visigodos, y es que cuando empezaron las obras de excavación, se encontraron tantas obras que tuvieron que apilarlas. Como muestra de agradecimiento, dejaron algunos vestigios en una de sus salas. Además, tiene en el interior un claustro rodeado de columnas visigodas y grabados en árabe.

La siguiente parada fue el Arco de Trajano. Al igual que el nombre del Templo de Diana proviene de su parecido al Templo de Artemisa en Éfeso, el Arco de Trajano también tiene una historia parecida. El arqueólogo de Fernando VII le puso el nombre porque le recordó a uno de los arcos de Roma. Se trataba de la entrada al Foro Provincial y es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Continuamos hasta el Convento de Santa Clara y hoy en día alberga el Museo de Arte Visigodo, considerado el más importante de la Península Ibérica. La siguiente parada fue la Plaza de España y en ella nos paramos para visitar varios edificios.

El primero de ellos fue la Casa de los Pacheco. Se trataba de una familia adinerada y destaca porque en su interior hay un patio neomudéjar. Justo al lado se encuentra el Palacio de los Mendoza, famoso por los azulejos de Talavera que alberga en su interior. En dichos azulejos están representadas varias escenas de la Reconquista cristiana.

La dueña del Palacio de los Mendoza protagoniza una de las historias más curiosas de la ciudad. Resulta que se compró en Lisboa una fuente tan grande  que no cabía dentro de la casa. ¿Qué hizo para remediarlo? La colocó en el medio de la plaza, eso sí, ella tenía el acceso del agua, por lo que encendía y apagaba la toma de agua cuando a ella le daba la gana.

Tras hablarnos de la Concatedral de Santa María, nos dirigimos hacia el Templo de Diana donde finalizó el tour. Los edificios que rodean al templo se hicieron a posteriori conservando la estética original. La idea de estar tomando algo disfrutando de semejantes vistas fue algo que nos encantó.

OCIO

Después del tour decidimos visitar los lugares cercanos al hotel, ya que horas más tarde teníamos que recoger nuestras maletas. Primero visitamos el Museo Nacional de Arte Romano, muy recomendable si queréis llevaros una sorpresa. Se encuentran todos los vestigios de lo que fue la ciudad de Mérida en la época del Imperio romano. Lo que más nos llamó la atención fue la colección de monedas romanas que hay en el interior, algunas con la imagen de la ciudad de Augusta Emérita.

Luego fuimos a la Casa del Mitreo. Se llama así por su proximidad a los restos de un posible templo dedicado a Mitra encontrados en la cercana plaza de toros. Se trata de una casa del siglo I cuyos dueños eran personas pudientes de la antigua Augusta Emérita. En el interior se encuentra un gran mosaico del Cosmos y un jardín rodeado de columnas.

Por último, visitamos el Centro de Interpretación de los Columbarios. Se trata de una exposición sobre el sistema funerario romano. Aquí se encuentran los distintos rituales, modos de incineración y formas de enterrarse que tenía esta civilización.

Ya que nos encontrábamos por la zona, decidimos comer en el mercado gastronómico que hay en el interior de la plaza de toros, el mercado de San Albín.

FIN DEL VIAJE

Después de comer nos dirigimos hacia el hotel para recoger nuestras maletas y posteriormente a la estación de tren para regresar de nuevo a Madrid. Como os hemos comentado al principio, podéis comprar vuestros billetes de forma online en la web de RENFE.

Mérida es una ciudad que sorprende. Su contexto envolvente y su patrimonio romano la sitúan entre las mejores ciudades culturales de España. El Anfiteatro, el Acueducto o la Alcazaba son solo algunos ejemplos de lo que ha significado Mérida con el paso de los siglos.

6. MAPAS Y GUÍAS

Os dejamos los mejores mapas y guías para que no os perdáis nada:

7. RESUMEN

Segovia

Segovia es una ciudad castellano leonesa que atrae al turista. Su patrimonio, su gastronomía y su mezcla de culturas la convierten en una modelo a seguir para el turismo español. Además, está muy bien comunicada con Madrid, dada la cercanía a la capital de España.

Aunque los primeros pobladores de Segovia fueron los celtas, no fue hasta la llegada del Imperio Romano, su época de más esplendor. Los romanos construyeron un gran patrimonio arquitectónico y cultural que hoy en día perdura en la ciudad.

Otro de los fuertes de Segovia es la gastronomía. El cochinillo y el lechazo asado son sus platos estrella, por lo que no debéis iros de la ciudad sin daros un buen homenaje.

En cuanto al clima, es muy parecido al resto de ciudades españolas. Los meses de diciembre y enero son los más fríos, situándose incluso en 0ºC. Siguiendo el patrón nacional, los meses de julio y agosto son los más calurosos, con temperaturas entre 30ºC y 35ºC.

QUE HACER EN SEGOVIA

1. TRANSPORTE

Como hemos comentado anteriormente, la cercanía entre Segovia y Madrid hace que la ciudad esté muy buen comunicada. La distancia por carretera es de 90 kilómetros y en poco más de una hora en coche llegaréis a Segovia desde Madrid. Tenéis que tomar la autopista A-6 hasta el municipio de San Rafael y allí debéis de tomar la autopista AP-61.

La mejor opción y la que recomendamos es en bus. La compañía que opera es Avanza y se toma en la estación de Moncloa. El trayecto tiene una duración de 1 hora y cuarto aproximadamente y el precio es de 4€.

Otra opción es el tren, cuesta unos 14€ y el trayecto tiene una duración de media hora. También hay AVE, eso sí mucho más caro y tardaréis el mismo tiempo. Ambos trayectos son operados por RENFE.

2. ALOJAMIENTO

El hotel en el que nos alojamos fue el Hotel Corregidor. Tiene una puntuación de 8,2 en Booking y se trata de un hotel 2 estrellas. Está situado en la calle 3 de Abril, justo enfrente de la estación de autobuses y muy cerca del Acueducto. La ubicación es muy buena, está rodeado de bares, restaurantes, supermercados y bancos.

El personal es muy simpático, nos atendieron correctamente y fueron tan amables que el último día nos guardaron las maletas para que pudiéramos disfrutar de la ciudad. En la entrada, enfrente de la recepción, hay una sala con varios sofás para poder descansar.

La habitación nos sorprendió bastante, era muy amplia y muy luminosa. La decoración era de madera y el suelo de parqué. El baño era moderno, nuevo y también muy grande. Disponía de dos lavabos y un gran espejo que ocupaba toda la pared.

Las instalaciones en general están muy bien, son cómodas y disponen de todas las necesidades básicas. Os recomendamos alojaros en el Hotel Corregidor ya que cumplió nuestras expectativas.

3. DÍA 1

TOUR DE MISTERIOS Y LEYENDAS DE SEGOVIA

Puesto que llegamos por la tarde, aprovechamos para conocer un poco la ciudad y verla de noche con todos los monumentos iluminados. El primer tour que hicimos fue el Tour de misterios y leyendas de Segovia. No sabemos si fueron las ganas de hacer este recorrido o el empeño que nos puso el guía pero fue todo un acierto.

El tour comenzó a los pies del Acueducto. Allí nos relataron una de las historias más populares de la ciudad, el origen de los famosos agujeros de los arcos que sostienen el Acueducto. Y es que cuenta la leyenda que no fueron los romanos sino el mismísimo diablo. Al parecer una chica cansada de tener que portar el agua, le pidió al diablo que construyera un acueducto a cambio de su alma. Y así fue, el diablo se entregó tanto que quiso construirlo en solo una noche, antes de cantase el gallo debería de tenerlo acabado.

La chica se arrepintió de aquella hazaña así que rezó toda la noche para evitar que el diablo se empoderara de su alma. Tal fue el arrepentimiento, que el gallo cantó justo antes de que el diablo colocara la última piedra. La historia acaba con la teoría de que la ira del diablo propició que hincara sus garras en la piedra provocando los agujeros.

Después nos dirigimos hacia el barrio de las brujas, más conocido como el barrio de San Millán. Allí nos detuvimos frente a la casa de los Ayala-Berganza, hoy en día hotel Palacio Ayala Berganza. Justo aquí se produjo uno de los sucesos que más conmocionó a los segovianos, la muerte del dueño de la casa y de su criada a manos de tres bandidos que intentaban robarles. Como castigo, los tres asesinos fueron encerrados entre rejas y condenados a cadena perpetua.

La siguiente parada fue el Alcázar, en el que el guía nos contó varias anécdotas. Entre ellas lo que le sucedió a la niñera que estaba al cargo del bebé del príncipe Pedro (hijo del rey Enrique II). La niñera se encontraba en el balcón de la Sala de los Reyes sosteniendo al bebé en brazos, con tan mala fortuna que se le cayó provocando su muerte. Tal fue la tragedia que ella decidió tirarse también.

Seguimos callejeando por la ciudad y el guía nos iba contando todas las historias que rondaban por aquellas plazas e iglesias. Una muy curiosa fue la del Cristo de San Esteban. Al parecer un hidalgo le prometió matrimonio a una doncella delante de una imagen de Cristo. El joven vino de la guerra tras ganar contra los musulmanes pero nunca fue tras la doncella. La chica lo denunció y no tenía más testigos que aquella imagen de Jesucristo. Tal fue la sorpresa que cuando le preguntaron a Cristo que quien llevaba razón la señaló a ella, obligando al hidalgo a tener que casarse con la doncella.

El tour terminó en la Plaza Mayor, con una imagen muy bonita de la dama de las catedrales iluminada.

4. DÍA 2

FREE TOUR POR SEGOVIA

Qué mejor forma de conocer la historia de la ciudad que con un tour gratuito con un guía local, el Free tour por Segovia. Nuestro recorrido comenzó en el Acueducto, donde nos contaron el origen de la ciudad. Las primeras personas que se asentaron en la ciudad fueron los celtas, seguidos de los romanos, los visigodos, los árabes y por último los cristianos. Cabe señalar que cuando se asentaron los musulmanes, los habitantes de la ciudad huyeron hacia el norte de la península.

El Acueducto data del siglo II y aunque no esté muy claro si se construyó bajo el mandato del emperador Trajano o Adriano, la historia se decanta más por el segundo. Está compuesto por sillares, o lo que es lo mismo, bloques de granito. Tiene 167 arcos y mide 17 kilómetros de largo. En la piedra se pueden apreciar una serie de hendiduras o agujeros provocados por una especie de pinzas o tenazas metálicas. Aunque en la noche anterior nos contaron que estos agujeros los hizo el diablo, la historia oficial dice que fueron los romanos los que provocaron estos agujeros con el propósito de poder elevar los sillares.

El tour continuó por la calle Real hasta llegar al mirador de la Canaleta. Este mirador separaba la ciudad mediante una muralla, a intramuros vivían los reyes, los nobles y los sacerdotes. A extramuros vivían los pobres y las familias más humildes. Desde aquí se podía contemplar todo el barrio de San Millán y todas las calles más medievales.

Justo enfrente se encontraba la Casa de los Picos. Se trataba de una casa defensiva del siglo XV en la que vivía una familia pudiente. Esta casa se la alquilaron a un verdugo judío que se dedicaba a matar a asesinos y delincuentes. El verdugo era una persona muy querida y de esta forma la casa pasó a llamarse Casa del Verdugo.

Tras su muerte, la casa pasó a manos de una familia cristiana y dado que en aquella época eran muy dados a la religión, estas personas no querían ser recordadas como la familia que vivía en la Casa del Verdugo. ¿Qué hicieron para remediarlo? Colocaron 617 picos y desde entonces se le conoce como la Casa de los Picos. Cuenta la leyenda que en el interior de uno de los picos se encuentra un diamante. Con el tiempo la casa llegó a ser la Escuela Superior de diseño y hoy en día alberga el Teatro Cervantes.

La siguiente parada fue el Palacio de los Císcales o Condes de Alpuente. Data del siglo XVI y está construida en la antigua calle de la morería, es decir, la calle donde vivían los moros de la época. Es de estilo mudéjar y lo que más llama la atención es el letrero de «No se permite aparcar carruajes en esta plazuela. Bajo la multa de 5 pesetas«. Se trata del equivalente a nuestro «Prohibido aparcar». Después nos dirigimos hacia la calle Alhóndiga para visitar el antiguo almacén de cereales y granos construido por los Reyes Católicos.

Luego visitamos la Iglesia de San Martín. Data del siglo XII y tiene la puerta más grande del románico español. Justo aquí se encuentra la entrada a la judería, lo reconoceréis por los símbolos judíos que hay por las calles. En ella vivieron en comunidad desde el siglo XI hasta 1492, año en el que tuvieron que huir o reconvertirse al cristianismo.

Por estas mismas calles visitamos una de las puertas de entrada a la ciudad, la Puerta del Sol. Más abajo se encuentra la segunda puerta, la de la Luna. Seguimos andando hasta llegar a la plaza en la que coronaron a a Isabel la Católica, la Plaza Mayor. Justo en medio de la plaza hay una caseta pero originariamente se encontraba la iglesia en la que la nombraron reina, la Iglesia de San Miguel. Tras derrumbarse, decidieron trasladarla unos metros más abajo y construir presidiendo la plaza la dama de las catedrales, la Catedral de Segovia.

En la parte trasera de la catedral se encuentra la Puerta del Perdón. Está construida bajo una torre de 88 metros de altura, la cual tuvieron que reconstruir debido a que un rayó la partió. La estructura original medía 108 metros.

Enfrente se encuentra la calle de los desamparados. Es una calle especial, ya que en ella se ubica la Casa Museo de Antonio Machado. Originariamente se trataba de una pensión y entre los años 1919 y 1931 el poeta se hospedó allí. Cuando murió en la frontera con Francia tras ser exiliado durante la guerra civil, los amigos decidieron comprar la casa y hacer un museo.

Seguimos hacia la Iglesia de San Esteban. Es de origen bizantino y guarda un parecido razonable con la Iglesia de San Martín. Hoy en día está declarada como Monumento Nacional.

Después visitamos el Parque Pintor Lituano donde hay unas vistas muy bonitas del valle del río Eresma. En la derecha se encuentra el Monasterio de Santa María del Parral, data del siglo XV y es el único lugar de la ciudad en el que se produce el canto gregoriano. En el medio se encuentra la Casa de la Moneda, en la que se aprovechaba el agua del río para generar energía y producir el dinero.

Justo entre el monasterio y la casa de la moneda se encontraba la antigua catedral que se perdió. En la izquierda está la Iglesia de la Veracruz. Es de origen templario, data desligo XII y tiene forma dodecagonal. En la fachada hay varias cruces rojas típicas de los templarios.

El tour estaba llegando a su fin y la siguiente parada fue el barrio de los canónigos. Estas personas se encargaban del mantenimiento de la catedral. Las calles son típicas medievales y en una de ellas se encuentra la Puerta de Canonjías. Llama la atención la piedad que hay presidiendo el claustro. Como barrio cristiano que era, tenían totalmente prohibido a las mujeres el paso por aquella puerta.

Llegamos a una parte de la ciudad en la que se podía ver la extensión del acueducto. El canal es la anchura y se mantiene de forma subterránea.

El tour terminó en el Alcázar. Justo en la ladera de enfrente se encuentra el cementerio judío. Está situado sobre el río Clamores y para los judíos, enterrarse cerca de una fuente de agua significaba purificación.

RESTAURANTE EL FOGÓN SEFARDÍ

Durante el tour anterior paseamos por uno de los barrios que más nos gustó, la judería. Allí vimos un bar que nos llamó mucho la atención, tanto por la ubicación como por el nombre, El Fogón Sefardí. Pertenece al Hotel Spa La Casa Mudéjar y nos encantó todo lo que probamos.

Tiene comida variada, tanto judía y de Oriente Medio como española. Se trata de un lugar bohemio, alternativo y moderno que a su vez está mezclado con la tradición de la ciudad. Sin duda es un lugar que bien merece una parada.

VISITA GUIADA POR SEGOVIA + CATEDRAL Y ALCÁZAR

La visita guiada Por Segovia + Catedral y Alcázar nos llevó a algunos lugares en los que ya habíamos estado en el tour de la mañana, pero sólo por acceder al interior de la Catedral y del Alcázar mereció la pena. Además, con esta visita podréis acceder gratuitamente durante 48 horas al Museo de Segovia, Puerta de San Andrés, Colección de Títeres de Francisco Peralta y al Centro didáctico de la Judería.

Como el resto de tours, comenzó en el Acueducto, continuó por la calle Real y siguió callejeando hasta llegar a la Catedral de Segovia. Esta gran obra data del siglo XVI y fue financiada con el dinero de los segovianos. Cabe destacar que antes de la construcción de esta catedral, existía otra que fue destruída durante la Guerra de las Comunidades, de la cual se siguen manteniendo algunos vestigios, como el claustro.

Visitamos sus 23 capillas y todas sus obras, entre las que destacan los vitrales y el retablo mayor. No nos extraña que la llamen la dama de las catedrales, además de ser muy bonita, alberga auténticas joyas. A pesar de ser de estilo gótico, tiene matices renacentistas dada la época en la que se construyó.

La Catedral posee gárgolas, contrafuertes y las reliquias del patrón de la ciudad, San Frutos. Además, en el interior se encuentra el Sinodal de Aguilafuente, el primer libro impreso español y en español. Una de las peculiaridades de la Catedral es la imagen de San Frutos que preside la entrada. En ella se puede ver al santo con un libro en la mano. Pues bien, cuenta la leyenda que cada noche del 24 al 25 de octubre el libro ha pasado de página y el año que aparezca este ejemplar sin páginas significará que ha llegado el fin del mundo.

Tras una clase magistral de historia en la catedral, seguimos callejeando por la ciudad hasta llegar al Alcázar. Esta fortaleza ha sido castro romano, fortaleza medieval, palacio real, custodio del tesoro real, prisión de estado, Real Colegio de Artillería y Archivo General Militar.

Aunque se han encontrado indicios que podrían suponer que los romanos utilizaron este lugar como fortificación, no fue hasta la llegada de los musulmanes la época en la que se construyó el Alcázar. La primera documentación del lugar data del siglo XII, tras la Reconquista cristiana.

El Alcázar está situado sobre dos ríos, en la parte más baja de la ciudad pero también en la más defensiva. Desde que en el siglo XV Juan II de Castilla (padre de Isabel la Católica) construyera la torre rectangular, han pasado 22 reyes, siendo Felipe II el último que la habitó. Tras esta situación, el Alcázar pasó a ser una prisión para nobles, eso sí, con agua corriente y calefacción.

En el siglo XVI se convirtió en Real Colegio de Artillería. La fachada la emplazaron con un esgrafiado primitivo típico de Segovia, con escoria de fundición para decorar y llamar la atención desde lejos.

En el siglo XIX el Alcázar sufrió un incendio que duró tres días. Se reconstruyó intentando conservar la estructura original. Dice la leyenda que el mismísimo Walt Disney se inspiró en esta construcción para hacer el castillo de Blancanieves.

Tras visitar algunas de las salas, acabó el tour. Aprovechamos para seguir visitando el interior del Alcázar por nuestra cuenta.

5. DÍA 3

PASEO EN GLOBO

Una de las cosas por las que destaca Segovia es por sus paseos en globo al amanecer y nosotros no nos lo queríamos perder. Para ello reservamos nuestra experiencia con Globos Boreal, la primera empresa española autorizada por aviación civil para realizar vuelos en globo.

Tras desayunar, nos dirigimos a la zona de vuelo. Para nuestra suerte, se encontraba justo al lado del hotel, en la misma calle 3 de Abril, junto al campo de motocross. Para los que lleguéis en coche, enfrente se encuentra el Hospital General y allí podréis aparcar sin problema.

A las 7 de la mañana se procede a la preparación del globo. Os recomendamos estar allí para conocer de primera mano el procedimiento a seguir. Una vez que estuvo todo listo, el piloto nos dio una explicación acerca del ascenso y del aterrizaje.

El vuelo se produjo durante el amanecer por lo que las vistas a estas horas de la mañana fueron de una belleza fuera de lo común. A un lado podréis contemplar el Alcázar desde el aire, al otro lado el Acueducto en todo su esplendor y, en medio de los dos monumentos, la Catedral. Hay imágenes que valen mil palabras y para comprobarlo os animamos a que lo descubráis por vosotros mismos.

El paseo dejó atrás la ciudad y siguió su ascenso sobrevolando las llanuras de los campos segovianos. Seguramente se trate de una de las experiencias más bonitas y sorprendentes que hayamos vivido antes. Además, durante el trayecto vimos animales en libertad, como conejos y corzos.

El globo aterrizó en el municipio cercano de Hontanares de Eresma. Tras el vuelo, Globos Boreal nos prepararó un almuerzo y nos dieron un diploma acreditativo de nuestro ascenso en globo. Por último, nos llevaron en vehículo al lugar de origen, es decir, justo donde se produjo el ascenso. Os recomendamos enormemente realizar esta aventura en Segovia.

RESTAURANTE-BAR MESÓN MAYOR

Tras una mañana llena de aventuras, decidimos aprovechar el resto del día paseando por la ciudad. El lugar elegido para la comida fue uno de los tantos bares y restaurantes que se encuentran en la mítica Plaza Mayor, el Meson Mayor.

La terraza es muy amplia, la comida exquisita y el personal muy atento. Las vistas a la catedral, al teatro y al ayuntamiento no dejan indiferente a nadie. Recomendamos parar en este lugar para comer o cenar, ya que se encuentra en una zona privilegiada y probaréis los platos más típicos de la gastronomía segoviana.

FIN DEL VIAJE

Por la tarde, nos dirigimos hacia el hotel para recoger nuestras maletas y fuimos a la estación de autobuses para regresar de nuevo a Madrid. Como os hemos comentado al principio, podéis comprar vuestros billetes de forma online en la web de Avanza.

Segovia es una ciudad que nos ha sorprendido mucho. Posee un patrimonio conservado de forma impecable, unas rutas que recrean la etapa romana y medieval, y una gastronomía muy diversa.

6. MAPAS Y GUÍAS

Os dejamos los mejores mapas y guías de Segovia para que no os perdáis nada:

7. RESUMEN