Los 9 lugares que ver en Jordania

Jordania es uno de los destinos turísticos emergentes. Posee playas, desiertos, montañas, varias ciudades Patrimonio de la Humanidad y hasta una Maravilla del Mundo.

A pesar de encontrarse rodeado de territorios conflictivos, se trata de un país muy seguro. Y es que, hace de frontera con Palestina, Israel, Siria, Irak y Arabia Saudí.

Dependiendo del tipo de viaje que queráis realizar y del número de días que tengáis disponibles, existen varias opciones que os resultarán muy interesantes. En este sentido, la mejor forma de recorrer Jordania es a través de uno de sus circuitos.

Seguramente lleguéis por avión a Jordania a través de su capital, Ammán. Desde allí parten la mayoría de las rutas para conocer el país. La mejor y la más completa es Jordania al completo en 8 días. En ella visitaréis sus lugares más importantes como Petra, el desierto de Wadi Rum, el Mar Muerto o Jerash.

Otra forma de recorrer el país es con el Circuito de 4 días por Jordania. ¿Quién no ha soñado con flotar en el punto más bajo del planeta o dormir en el desierto más bonito del mundo?

Por el contrario, si lo que queréis es visitar sólo la ciudad de Petra y el desierto de Wadi Rum, tenéis la opción Excursión de 3 días a Petra y Wadi Rum. En ella conoceréis sus dos tesoros más representativos.

No obstante, si lo que planeáis es visitarlo por libre, os dejamos un listado con los 9 lugares imprescindibles que ver en Jordania:

QUÉ VER EN JORDANIA

1. AMMÁN

2. PETRA

3. ÁQABA

4. WADI RUM

5. JERASH

6. MADABA

7. BETANIA

8. MONTE NEBO

9. MAR MUERTO

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Qué ver en el Monte Nebo

El Monte Nebo es un lugar sagrado para los cristianos. Se trata del punto exacto en el que según la Biblia una serpiente le indicó a Moisés la tierra prometida.

La entrada no está incluida con la Jordan Pass. Para poder acceder hay que pagar un importe de 2 JOD (unos 2,5€ aproximadamente). Si disponéis de poco tiempo y os encontráis en Áqaba, tenéis la posibilidad de hacer la Excursión a Mar Muerto, Madaba y Monte Nebo. Es la mejor forma de visitar los tres lugares en un mismo día.

QUÉ VER EN EL MONTE NEBO

En cuanto al lugar santo, os dejamos un listado con algunos de sus lugares más importantes:

1. MEMORIAL DE MOISÉS

El Memorial de Moisés es una tabla labrada en piedra e indica que el Monte Nebo es un lugar santo para el cristianismo.

2. TESORO ARQUEOLÓGICO DE TELL HESBAN

Tell Hesban hace referencia a unas ruinas por las que han pasado varias civilizaciones: edad de bronce, griegos, bizantinos, omeyas y otomanos.

3. IGLESIA DE MOISÉS

Se trata de un templo del siglo VI en el que según la tradición se cree que yacen los restos de Moisés. Llama especialmente la atención la cantidad de mosaicos bizantinos que contiene.

4. OLIVO DE JUAN PABLO II

El olivo lo plantó el Papa Juan Pablo II en una de sus visitas. Tiene como objetivo la paz entre cristianos, musulmanes y judíos.

5. SERPIENTE EN LA CRUZ

La serpiente en la cruz está hecha de bronce y se trata del punto exacto en el que según la Biblia una serpiente le habló a Moisés indicándole la tierra prometida.

6. TIERRA PROMETIDA

La tierra prometida hace referencia a Israel. Desde este punto se puede apreciar una panorámica del país hebreo, del Mar Muerto y del valle del Jordán.

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Qué ver en Madaba, la ciudad de los mosaicos

Madaba es una de las ciudades más cristianas de Jordania. Se sitúa a 30 kilómetros de Ammán y es conocida popularmente como la ciudad de los mosaicos.

Si disponéis de poco tiempo y os encontráis en Ammán, tenéis la posibilidad de hacer la Excursión privada a Madaba y Monte Nebo. Es la mejor forma de visitar ambos lugares en un mismo día. Si por el contrario os encontráis en Áqaba, podéis hacer la Excursión a Mar Muerto, Madaba y Monte Nebo, muy recomendable si tenéis pensado visitar estos tres lugares.

QUÉ VER EN MADABA

Si queréis visitarla por libre, os dejamos un listado con sus iglesias más importantes:

1. IGLESIA DE SAN JORGE

La Iglesia de San Jorge es una de las más fotografiadas. En su interior se haya un mosaico del siglo VI con un mapa de lo que en su día fue Palestina. Es la prueba más evidente hasta la fecha de este país que hoy en día está ocupado por Israel.

La entrada no está incluida con la Jordan Pass. Para poder acceder hay que pagar un importe de 1 JOD (1,25€ aproximadamente).

2. IGLESIA DE LOS MÁRTIRES

En la iglesia de los mártires se encuentran los restos de un levantamiento bizantino. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

3. PARQUE ARQUEOLÓGICO DE MADABA

También es conocido como la Iglesia de la Virgen María y presenta restos romanos y bizantinos. Entre sus principales monumentos se encuentran una calzada romana y varios mosaicos bizantinos. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

4. IGLESIA ROMANA DE SAN JUAN BAUTISTA

En la Iglesia Romana de San Juan Bautista yacen los restos San Juan el Bautista, quien según la biblia, bautizó a Jesús de Nazaret. En su interior se encuentran unas catacumbas romanas y un campanario con unas vistas muy bonitas de la ciudad.

La entrada no está incluida con la Jordan Pass. Para poder acceder hay que pagar un importe de 1 JOD (1,25€ aproximadamente).

5. MUSEO ARQUEOLÓGICO DE MADABA

En el Museo Arqueológico de Madaba se encuentran varios mosaicos bizantinos y restos arqueológicos. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

6. IGLESIA DE LOS APÓSTOLES

En la iglesia de los Apóstoles se haya el mosaico más grande de Jordania. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Qué ver en Betania, el lugar del bautismo de Jesucristo

Betania de Transjordania es uno de los lugares más misteriosos del país. Y es que se trata del lugar en el que según la Biblia fue bautizado Jesús de Nazaret. Está situada en Sweimeh, al oeste de Jordania y para llegar a ella se debe de tomar la carretera Baptism road.

Para poder acceder al recinto hay que pagar una entrada. El precio es de 12 JOD pero si lo reservas a la hora de adquirir la Jordan Pass te puede salir por 8 JOD (10€ aproximadamente). Una vez allí, tenéis que dejar el vehículo en un parking gratuito y montaros en un autobús que os llevará al lugar del bautismo de Jesús.

Si disponéis de poco tiempo y os encontráis en Ammán, tenéis la posibilidad de hacer la Excursión privada a Betania y Mar Muerto. Es la mejor forma de visitar ambos lugares en un mismo día.

QUÉ VER EN BETANIA

En cuanto al lugar santo, os dejamos un listado con algunos de sus lugares más importantes:

1. MUSEO

En el museo del bautismo se encuentran algunos de los objetos, trajes y cuadros que han protagonizado momentos importantes en la historia del cristianismo.

2. AL-MAGHTAS

Se trata del punto exacto en el que según los arqueólogos e historiadores tuvo lugar el bautismo de Jesús. Este lugar sagrado está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

3. IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA

Fue fundada en el siglo V por los visigodos y dado en el lugar en el que se ubica, está edificada en honor a San Juan el Bautista.

4. RÍO JORDAN

El río Jordan hace de frontera entre Israel y Palestina. La distancia entre ambos países es de apenas 5 metros y se trata del único punto en el que está permitido bañarse. Para rememorar el momento del bautismo de Jesús, se necesita un traje especial que sólo se puede comprar allí. Se trata de una túnica blanca y sin ella no podrás sumergirte.

5. TIENDA BAUTISMAL

En la tienda bautismal se puede comprar todo tipo de objetos relacionados con el cristianismo.

6. MAR MUERTO

Muy cerca de Betania se encuentra el Mar Muerto, el punto más profundo de la tierra situado a más de 400 metros bajo el nivel del mar. Es mundialmente conocido por ser el único punto de la tierra en el que se puede flotar debido a su densidad del agua y a su alto contenido en sal.

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Qué ver en Áqaba

Áqaba es una ciudad con muchas curiosidades. Está situada al suroeste de Jordania, haciendo de frontera con Israel y muy cerca de Arabia Saudí. Por esta razón ocupa una posición estratégica, albergando el segundo aeropuerto más importantes del país, sólo superado por el de la capital, Ammán.

Está bañada por el Mar Rojo, el área con mayor biodiversidad marina del mundo. Y es que desde sus aguas se pueden apreciar colores y especies únicas que no se ven en otras partes del mundo. Para comprobarlo, podéis hacer la actividad Snorkel en el mar Rojo en la que disfrutaréis de sus corales más bonitos además de su fauna y flora marina.

Desde Áqaba parten la mayoría de las excursiones para conocer la ciudad de Petra y el desierto de Wadi Rum. En este sentido los mejores tours son la Excursión de un día a Petra y la Excursión de un día a Wadi Rum. No obstante, si queréis conocer ambos lugares, existe una opción que os resultará más económica si la reserváis conjuntamente. Se llama Tour de un día por Petra + Jeep por Wadi Rum y es una de las actividades más populares.

QUÉ VER EN ÁQABA

En cuanto a la ciudad, os dejamos un listado con algunos de lugares más importantes:

1. BANDERA

En Áqaba se encuentra la bandera más grande de Oriente Medio y la quinta del mundo. Se sitúa en el paseo marítimo y hace referencia al levantamiento árabe contra el imperio otomano.

2. CIUDAD DE AYLA

La antigua ciudad islámica de Ayla fue fundada en el año 650 por el profeta Mahoma. Ayla sirvió como puerta de entrada a Palestina y como parada para los peregrinos que se dirigían hacia La Meca.

3. MEZQUITA SHARIF HUSSEIN BIN ALI

Es una de las mezquitas más importantes de la ciudad. Está situada en el paseo marítimo y fue edificada en honor a Hussein, el jerife de La Meca y descendiente de Mahoma.

4. PLAYA

La playa de Áqaba es pública aunque por motivos de seguridad la mayoría de las playas son de acceso privado.

5. LETRAS

Las letras se encuentran en el centro de Áqaba y se han convertido en uno de sus principales atractivos turísticos.

6. ATARDECER

Desde el puerto podréis disfrutar de uno de los atardeceres más bellos del mundo.

7. FRONTERA CON ISRAEL

Desde prácticamente toda la ciudad se apreciar el lado israelí del Mar Rojo. Se trata de Eilat, una de las ciudades más importantes de Israel.

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Los 11 lugares que ver en Jerash

También conocida como la Pompeya de Oriente, Jerash es tras la ciudad de Petra, el segundo destino más visitado de Jordania. Está situada en el norte del país, a unos 50 kilómetros de Ammán y se trata de la ciudad romana mejor conservada del Medio Oriente.

Aunque parezca surrealista, la ciudad romana de Jerash fue descubierta por un equipo de exploradores e investigadores en el año 1806. Anterior a esta fecha se encontraba totalmente sepultada bajo la tierra. Y es que Jerash formaba parte de la Decápolis, es decir, de las 10 ciudades más importantes de la frontera oriental romana, actualmente Jordania, Siria e Israel.

El precio de la entrada es de 10 JOD (12,5€ aproximadamente), pero podéis acceder totalmente gratis si tenéis la Jordan Pass. Justo en la misma puerta se encuentra un parking gratuito en el que podréis aparcar el vehículo sin problemas. Una vez en el interior, os encontraréis con un pequeño zoco en el que venden todo tipo de souvenirs.

Si disponéis de poco tiempo y os encontráis en Ammán, tenéis la posibilidad de hacer el Tour privado por Amán, Gerasa y castillo de Ajlun. Es la mejor forma de visitar los tres lugares en un mismo día.

QUÉ VER EN JERASH

En cuanto al recorrido, os dejamos un listado con los 11 lugares imprescindibles que ver en Jerash:

1. ARCO DE ADRIANO

2. HIPÓDROMO

3. PUERTA SUR

4. PLAZA OVAL

5. CARDO MAXIMUS SUR

6. CATEDRAL

7. NINFEO

8. TEATRO SUR

9. TEMPLO DE ARTEMISA

10. IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA

11. TEATRO NORTE

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Los 10 lugares que ver en Ammán

Ammán está situada en el norte de Jordania. Como capital, se trata de la ciudad con mayor número de habitantes y posee el aeropuerto más importante del país.

Aunque para muchos sea una ciudad de paso, lo cierto es que Ammán cuenta con un rico patrimonio, destacando la Ciudadela y el peculiar zoco. Mucho cuidado si disponéis de vehículo, ya que se trata de una ciudad muy caótica para el tráfico. Os recomendamos que en la medida de lo posible utilicéis el servicio de Uber, puesto que el precio entre cualquier recorrido de la ciudad suele oscilar entre 1 o 2 JOD.

Desde Ammán parten la mayoría de las excursiones para conocer la ciudad romana de Jerash y el misterioso Mar Muerto. En este sentido las mejores visitas guiadas son el Tour privado por Amán, Gerasa y castillo de Ajlun y la Excursión privada a Betania y Mar Muerto.

Si disponéis de poco tiempo y queréis conocer Petra, podéis hacer la Excursión privada de un día a Petra. También tenéis la posibilidad de realizar la Excursión de 3 días a Petra y Wadi Rum en la que además, conoceréis uno de los desiertos más bonitos del mundo.

QUÉ VER EN AMMÁN

En cuanto al recorrido, os dejamos un listado con los 10 lugares imprescindibles que ver en Ammán:

1. TEMPLO DE HÉRCULES

2. PALACIO UMAYYAD

3. RESIDENCIA DE UMAYYAD

4. MIRADOR DE LA CIUDADELA

5. TEATRO ROMANO

6. MUSEOS TRADICIONALES

7. TEATRO ODEON

8. MUSEO JORDANO

9.  RAINBOW STREET

10. MEZQUITA AL-HUSSEIN

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Los 12 lugares que ver en Wadi Rum

Wadi Rum está considerado como uno de los desiertos más bonitos del mundo y para visitarlo es necesario disponer de un permiso especial. Para ello deberéis de acercaros al Centro de Visitantes situado a pocos kilómetros de la entrada principal.

La entrada al Área protegida de Wadi Rum tiene un coste de 5 dinares, es decir, unos 6€ aproximadamente pero podréis acceder de forma gratuita si disponéis de la Jordan Pass.

La mejor forma de conocerlo es a través de una de sus visitas guiadas en un vehículo 4X4. De esta forma iréis acompañados de un guía que os explicará detalladamente cada uno de los lugares.

En este sentido, desde Ammán hay un tour llamado Excursión de 3 días a Petra y Wadi Rum en el que además, conoceréis una de las Siete Maravillas del Mundo, la ciudad de Petra. Si por el contrario entráis a Jordania desde la ciudad de Áqaba y queréis dedicarle sólo un día, tenéis la oportunidad de hacer la Excursión de un día a Wadi Rum o el Tour de un día por Petra + Jeep por Wadi Rum.

Desgraciadamente este área protegida solo se puede visitar a través de algún tipo de agencia, sin posibilidad alguna de poder visitarla por libre. No obstante, os dejamos un listado con los 12 lugares imprescindibles de Wadi Rum para que podáis echarle un vistazo:

QUÉ VER EN WADI RUM

1. CASCADA SPRING

2. DUNA DE LAWRENCE DE ARABIA

3. CAÑÓN DE LAS HUELLAS

4. ARCO DE PIEDRA

5. CASA DE LAWRENCE DE ARABIA

6. CHAMPIÑÓN

7. FRONTERA CON ARABIA SAUDÍ

8. SANDBOARD

9. THE BRIDGE

10. DUNAS

11. GALLO

12. ATARDECER

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Los 15 lugares que ver en Petra

Considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo, Petra es de esas ciudades a la que hay que ir al menos una vez en la vida. Está situada en el municipio jordano de Wadi Musa y se caracteriza por sus impresionantes fachadas talladas en la piedra.

Aunque no está muy clara la fecha de su fundación, las teorías más ciertas datan su construcción en el siglo VIII a.C por los edomitas, una antigua civilización que más tarde dio paso a los Nabateos.

La mejor forma de conocer Petra es a través de una de sus visitas guiadas. De esta forma os evitaréis cualquier tipo de cola y además, iréis acompañados de un guía que os explicará detalladamente cada una de las construcciones. Destacamos que Petra es inmensa, la mayoría de las personas le dedican 2 o 3 días para conocer esta imponente ciudad.

En este sentido, desde Ammán hay un tour llamado Excursión de 3 días a Petra y Wadi Rum en el que además, conoceréis uno de los desiertos más bonitos del mundo. Si por el contrario entráis a Jordania desde la ciudad de Áqaba y queréis dedicarle sólo un día a Petra, tenéis la oportunidad de hacer la Excursión de un día a Petra.

No obstante, si lo que queréis es visitarla por libre, os dejamos un listado con los 15 lugares imprescindibles de Petra:

QUÉ VER EN PETRA

1. TESORO

2. CAÑÓN DEL SIQ

3. MONASTERIO

4. TUMBAS REALES

5. GRAN TEMPLO

6. ANFITEATRO ROMANO

7. ALTAR DE LOS SACRIFICIOS

8. CALLE DE LAS FACHADAS

9. FUENTE DEL LEÓN

10. JARDÍN DEL TEMPLO

11. TUMBA DEL SOLDADO

12. MONUMENTO DE LA SERPIENTE

13. TUMBA DEL RENACIMIENTO

14. TEMPLO DE DHUSARES

15. TUMBA DE URN

Si estáis pensando hacer una ruta por todo el país, os recomendamos leer el artículo Road trip por Jordania, el país de los Nabateos. En él os contamos nuestro viaje en coche por Jordania: alojamiento, ciudades, desiertos, playas…

Road trip por Jordania, el país de los Nabateos

Jordania es uno de los destinos perfectos para hacer un road trip y recorrer todo el país, bien en coche o en autocaravana. Dada la orografía del terreno, presenta un carácter más verde en el norte y más desértico en el sur. Dependiendo del tipo de turismo que busquéis, seguramente accederéis desde la capital, Ammán.

Si estáis buscando un viaje organizado o algún tipo de visita localizada, os dejamos los mejores tours para hacer en Jordania. No obstante, os recomendamos reservar un vehículo en el mismo aeropuerto y conocer toda Jordania a vuestro aire:

RUTA EN COCHE POR JORDANIA

1. VUELOS

Jordania tiene dos aeropuertos principales:

  • el Aeropuerto Internacional de la Reina Alia (AMM). Está situado en la capital del país, Ammán.
  • el Aeropuerto Internacional Rey Husein (AQJ). Está situado en en la parte más meridional del país, concretamente en la ciudad de Áqaba, a 315 kilómetros de Ammán.

Ambos aeropuertos operan especialmente con la compañía nacional Royal Jordanian Airlines. También trabajan otras compañías de Oriente Próximo como Emirates o Gulf Air.

Nosotros volamos al aeropuerto de la Reina Alia y como siempre, nuestros vuelos los reservamos a través del buscador eLandFly. Se trata de un comparador de vuelos que os ofrece los precios más bajos en función de la fecha que deseéis. Una vez que eliges el mejor vuelo, os reedirige a la web de la aerolínea para terminar el proceso de reserva. Desde que lo conocimos se ha convertido en nuestro buscador por excelencia.

Para más información sobre eLandFly, visitad nuestro artículo.

2. ALQUILER VEHÍCULO

Como os comentábamos, Jordania está muy preparada para recorrerla en un vehículo por libre. En este sentido son varias empresas de alquiler las que prestan sus servicios en el país. Justo en el mismo aeropuerto, hay varios mostradores en los que las compañías ofrecen todo tipo de información.

En nuestro caso, siempre nos gusta reservar todos los servicios con empresas locales, ya que son las que van a prestar la mejor asistencia y las que ofrecen la mejor garantía. Al fin y al cabo son carreteras desconocidas para nosotros y lo más importante, se trata de nuestra seguridad. La compañía con la que alquilamos nuestro vehículo fue Reliable Rent A Car y el tipo de coche elegido fue un KIA Cerato automático.

Tras salir del avión, nos dirigimos hacia el Starbucks Café situado en la puerta del aeropuerto. Allí nos esperaba la persona de contacto de Reliable Rent A Car con un cartel que llevaba nuestro nombre. Nos llevó a su oficina, se encargó de darnos toda la información y de proporcionarnos las llaves del coche. El último día dejamos el vehículo justo en la misma oficina donde nos entregó el coche.

Se trata de una empresa de alquiler de vehículos especializada en rutas por Jordania. Presta sus servicios en los dos aeropuertos, es decir, las entregas y las devoluciones se realizan en los aeropuertos de Ammán y de Áqaba. Tiene servicio en carretera las 24 horas y todos los vehículos llevan integrados el seguro a todo riesgo.

Además, Reliable Rent A Car incluye la exención de daños por colisión (CDW), es decir, cubre las pérdidas por robo o los desperfectos del vehículo, algo que para nuestra tranquilidad agradecimos bastante. El kilometraje es ilimitado, la cancelación es gratuita, ofrece la mejor cobertura de todas las compañías y tiene los precios más bajos de todo el mercado. Como veis, son todo ventajas y nosotros no nos lo pensamos ni un segundo.

Destacar que Jordania está muy preparada para realizar un road trip y que las carreteras principales están en buen estado. Eso sí, ojo con los badenes situados en cualquier lugar de la carretera, si por algo se caracteriza el país es por tener cientos de vados colocados. Algunos están señalizados a escasos metros pero otros te los encuentras como por arte de magia. Por último, señalar que la velocidad máxima permitida en el país es de 110 kilómetros por hora y que todas las carreteras están provistas de multitud de gasolineras.

3. DÍA 1

WADI MUSA

Tras recoger nuestro vehículo, nos dirigimos hacia Wadi Musa, ciudad en la que comenzaría nuestro road trip por Jordania. Está situada a unos 200 kilómetros del aeropuerto y para ello tomamos la carretera Desert Highway (número 15). La carretera estaba en perfectas condiciones y la duración del trayecto fue de 2 horas y media aproximadamente.

Wadi Musa es la puerta de entrada hacia la ciudad nabatea de Petra y, ¿qué mejor manera de arrancar nuestro viaje que con el tesoro mejor guardado de Jordania? Para ello, decidimos permanecer en esta ciudad durante 3 días y así poder visitar cada rincón de Petra.

ALOJAMIENTO

Las tres primeras noches de nuestro viaje nos alojamos en Petra Sun Set Hotel. Se trata de un hotel 3 estrellas situado a unos pasos del emblemático Centro de Visitantes de Petra, lugar por el que se accede a la ciudad de piedra. El hotel cuenta con una zona de parking y un personal excelente dispuesto a ayudarte en todo momento.

Está muy bien ubicado, en las inmediaciones se encuentran cajeros automáticos (ATMs), supermercados, restaurantes, cafeterías y tiendas de souvenirs. El hotel cuenta con una terraza y una zona de descanso, desde la que se puede apreciar el principio de la ciudad de piedra.

El chico de recepción nos acompañó hasta la puerta de nuestra habitación y nada más llegar nos sorprendieron con sus habilidades, pues nos encontramos con  las toallas en forma de ocas y de corazones. La habitación era amplia, luminosa y estaba muy limpia. El colchón era confortable y las almohadas muy cómodas.

El baño también era muy grande, disponía de un gran espejo y de todos los amenities necesarios. En cuanto a la temperatura, la habitación contaba con aire acondicionado que funcionaba a las mil maravillas, en cuestión de 5 minutos teníamos la estancia a nuestro gusto.

Por último, el desayuno era muy completo. El hotel lo servía en una gran sala con vistas al Centro de Visitantes. Disponía de todo: comida caliente, comida fría, dulces, salado y hasta una sandwichera para que pudieras prepararte unas buenas tostadas.

Recomendamos alojaros en Petra Sun Set Hotel. Sus instalaciones, su ubicación y la amabilidad del personal hicieron que nos sintiéramos muy a gusto en nuestra visita a Wadi Musa.

4. DÍA 2

Este día madrugamos mucho y tras un desayuno muy completo en Petra Sun Set Hotel nos dirigimos hacia el Centro de Visitantes de Petra. Comenzaba la primera de nuestras excursiones: conocer una de las Siete Maravillas del Mundo.

PETRA (1)

Antes de nada queremos indicar que para poder acceder a Jordania es necesario disponer de un visado. Nosotros optamos por la Jordan Pass, ya que además del visado, incluye la entrada a numerosos monumentos del país. En este sentido el acceso a Petra con la Jordan Pass sale más barato que si lo haces por separado.

Como queríamos dedicarle dos días enteros, compramos la Jordan Pass con el acceso de dos días a Petra. Una vez allí, nos dirigimos hacia el Centro de Visitantes para validar nuestro ticket y por fin entramos a la majestuosa ciudad de piedra.

Lo primero con lo que nos encontramos fue con multitud de burros, caballos y camellos situados en la puerta de acceso. Por favor, pedimos enormemente que no os subáis a ninguno de estos animales. Debemos de erradicar esta práctica y es nuestra responsabilidad acabar con este tipo de turismo.

Seguimos el camino marcado mirando para todos lados y sorprendiéndonos con las construcciones que estábamos viendo. Solo era el aperitivo y no sabíamos con lo que nos encontraríamos después. Tras un breve paseo llegamos a la entrada secreta de Petra: el cañón del Siq.

El cañón del Siq es una obra de la naturaleza que llega a alcanzar los 76 metros de altura en algunos puntos. Su belleza es tal que hasta Indiana Jones quiso inmortalizarla con su cuarta película «Indiana Jones y la última Cruzada». Quizá lo más impresionante se encuentre al final del desfiladero: el sorprendente y majestuoso Tesoro de Petra.

Cuando llegamos y nos encontramos con semejante construcción no podíamos quitarnos la cara de asombro. Estábamos ni más ni menos que delante de una de las Siete Maravillas del Mundo. Nos sentamos justo en frente y estuvimos un buen rato observando cada detalle. La pregunta era clara: quién, cómo y por qué construyó esta joya.

Tras descansar disfrutando del Tesoro de Petra nos dirigimos hacia la parte más desconocida de la ciudad. Hay que señalar que Petra es inmensa y que es prácticamente imposible visitarla en un día. Incluso diríamos que en dos días tampoco da tiempo a verla entera. Os recomendamos que le dediquéis más o menos tiempo en función de los días que vayáis a estar en Jordania.

Conforme andábamos nos encontrábamos con todo tipo de construcciones en la roca y nuestro asombro iba en aumento. Este primer día hicimos dos rutas: las Tumbas Reales y el Monasterio.

La primera de ellas fue las Tumbas Reales. Están situadas en el margen derecho de la ciudad y son tantas que la capacidad analítica no da para comprender cómo hicieron ese tipo de construcciones. Seguimos por uno de los caminos y nos cruzamos con todo tipo de viviendas. Llegamos a uno de los restaurantes situados en el interior de Petra y nos dirigimos hacia el Monasterio.

El camino hacia el Monasterio es muy bonito pero también es muy sacrificado. Hay que subir nada más y nada menos que casi 800 escaleras, eso sí, sin duda merece la pena. Tras el Tesoro, se trata de la otra gran obra más visitada y fotografiada de la ciudad. En ese momento tuvimos suerte, nos encontrábamos completamente solos ante uno de los edificios más antiguos del mundo conocido.

Nos quedamos allí un buen rato descansando en el interior de una cueva y contemplando la belleza del lugar. Tras la vuelta, decidimos visitar la parte más romana de la ciudad, la calle de las columnas y el anfiteatro romano.

Al caer la tarde nos dirigimos hacia el único lugar que sirven cerveza de Wadi Musa. Se llama The Cave Bar y se encuentra justo a la entrada de Petra. Como su propio nombre indica se trata de un local situado literalmente en el interior de una cueva.

Antes de nada indicamos que Jordania es un país predominantemente musulmán y que por tanto el alcohol está prohibido. No obstante, existen varios locales enfocados al turismo en el que sirven este tipo de bebidas, eso sí a precios estratosféricos. Para cenar, decidimos quedarnos en The Cave Bar ya que la comida que servían tenía una pinta estupenda.

5. DÍA 3

Continuamos el roadtrip por Jordania con nuestro segundo día por Petra. Tras desayunar en Petra Sun Set Hotel, nos dirigimos hacia el Centro de Visitantes al igual que en la jornada anterior.

PETRA (2)

Este día decidimos hacer la ruta del Alter, o lo que es lo mismo la montaña del altar. La ruta partió desde la calle de las fachadas y nos dirigimos hacia la zona más alta de la ciudad.

Tras una subida bastante pronunciada por fin llegamos al Altar de los Sacrificios, una montaña con unas vistas impresionantes de Petra. Justo en la misma montaña hay un puesto en el que poder descansar y tomar algo. Nosotros nos quedamos allí un buen rato contemplando la ciudad y disfrutando de la melodía de un músico beduino.

Tras la parada, nuestra ruta continuó por la fuente del león, el jardín del templo y la tumba del renacimiento. La bajada hacia todos estos lugares fue impresionante, no dejábamos de ver construcciones en la roca por todos los lados. Mirásemos donde mirásemos había edificaciones imposibles.

Tras almorzar continuamos por el monumento de la serpiente y rodeamos la montaña Umm Al-Biyara. Por toda esta zona se encuentran las cuevas en las que viven la gente local de Petra.

Para despedirnos de Petra, nos sentamos frente al Tesoro y esperamos al atardecer para disfrutar del momento. De nuevo, terminamos el día en The Cave Bar, nos habíamos ganado un par de cervezas.

6. DÍA 4

Tras hacer el check out en Petra Sun Set Hotel nos dirigimos a primera hora de la mañana hacia el desierto de Wadi Rum. Para ello tomamos la carretera 47 y en cuestión de 90 minutos nos encontrábamos en el parking gratuito de Wadi Rum.

El camino es muy bonito, tendréis que pasar por el desierto. Nosotros incluso tuvimos que parar el coche varias veces para dejar pasar a los camellos.

WADI RUM

El acceso a la reserva natural de Wadi Rum es gratuito presentando la Jordan Pass. Deberéis de mostrar la Jordan Pass y las personas de seguridad os permitirán el acceso.

En el parking de Wadi Rum nos estaba esperando el guía de Wadi Rum Desert Dreams. Teníamos reservado un tour de día completo por esta reserva natural única en el mundo. Nuestro gruía se llamaba Mohamed y se comportó como un auténtico anfitrión, nos enseñó prácticamente todo el desierto y estuvo atento a nosotros en todo momento.

Nos subimos a un vehículo 4×4 y Mohamed se encargó de llevarnos a cada uno de los lugares más importantes del desierto. Lo primero que visitamos fue la cascada Spring, un lugar que da agua potable a todos los camellos del desierto. Continuamos hasta la duna más alta de Wadi Rum, bautizada con el nombre de Lawrence de Arabia.

El tour continuó por un cañón en el que hay vestigios de las civilizaciones nabatea y beduina. En el interior se encuentran varias huellas y pinturas de las culturas más importantes que han pasado por Jordania.

Proseguimos hasta una de las rocas con forma de arco. Wadi Rum está repleto de estas formaciones y es el lugar perfecto para echar a volar la imaginación. La siguiente parada fue la casa de Lawrence de Arabia que para quien no lo conozca fue un militar y arqueólogo británico. Lawrence desempeñó un papel muy importante a favor de Palestina contra el Imperio otomano.

Lo siguiente que visitamos fue la roca con forma de champiñón. Como os comentaba anteriormente, Wadi Rum está repleto de este tipo de formaciones. Por último, Mohamed nos llevó a uno de los lugares más sorprendentes para descansar y almorzar. Para ello, se dispuso a hacer fuego y a preparar una comida que estaba exquisita.

Mohamed se encargó de que estuviéramos cómodos, buscó un lugar con sombra para protegernos del sol y que a la vez tuviera unas vistas impresionantes. Preparó tres platos distintos para cada uno y nos proporcionó postre, agua, zumo, pan y café. Fue un almuerzo muy completo en uno de los lugares más bonitos del mundo.

Tras la comida continuamos hacia la frontera con Arabia Saudí. Nos dejó un rato para que pudiéramos inspeccionar la zona y nos dirigimos hacia otro cañón. En este camino nos encontramos con otra de las imágenes más bellas del desierto.

Tras atravesar a pie el cañón, realizamos la actividad más divertida del día: sandboard. Mohamed nos dió una tabla de snow y nos dispusimos a subir a una duna bastante pronunciada. Una vez que llegamos a la cima nos deslizamos por la arena roja del desierto. Fue una aventura que no olvidaremos jamás.

El tour continuó hacia el arco más famoso de Wadi Rum bautizado con el nombre de The Bridge (el puente en español). Como no podía ser de otra manera, nos subimos a él y contemplamos todas sus vistas.

Más tarde fuimos a la parte más arenosa del desierto. Nos sentamos sobre un mar de dunas en el que había una panorámica muy bonita. Tras juguetear con la arena visitamos otra de las formas rocosas del desierto. Esta vez era un gallo y aunque le faltaba la cabeza sí que se podía apreciar el resto del ave.

Por último llegó el momentazo del día: disfrutar del atardecer más bonito en el desierto más bello del mundo. Para ello Mohamed preparó una hoguera, calentó té y sacó unos pasteles típicos beduinos. Es indescriptible la sensación de estar allí con esa puesta de sol, la única palabra que nos salía era «magia».

Gracias, gracias y gracias a Mohamed y a Wadi Rum Desert Dreams por la experiencia y por habernos dado uno de los mejores días de nuestras vidas.

ALOJAMIENTO

Tras dejarnos de nuevo en el parking de Wadi Rum nos dirigimos hacia el alojamiento elegido para esa noche. Se trata de Zeina Desert Lodge y tiene una puntuación de 8,5 en Booking.

Queríamos vivir la experiencia de pasar una noche en una tienda burbuja y tuvimos la sensación de estar en el mismísimo Marte. El acceso es algo complicado pero una persona del hotel nos estaba esperando a pie de carretera y nos guío por los caminos hasta el alojamiento.

Se trata de un complejo en el que hay campas beduinas, tiendas burbuja y chalets. Nuestra tienda burbuja disponía de una terraza en la que nos pasamos toda la noche contemplando las estrellas. Además, esa noche había luna llena y las vistas que ofrecía eran únicas.

Aunque nos encontráramos en mitad del desierto, lo cierto es que la burbuja disponía de todo. La cama era extragrande y muy cómoda. La luminosidad era estupenda, la burbuja tenía una parte translúcida que permitía observar lo que sucedía en el exterior. Aún así, había cortinas para tener algo más de intimidad.

El baño era amplio, limpio y funcional. En cuanto a las comidas, tanto la cena como el desayuno se servían en un gran salón con una decoración muy moderna. No tenían gran cosa pero lo suficiente como para llenar bien el estómago, al fin y al cabo estábamos en mitad del desierto.

Para descansar, había una especie de carpa para sentarse y tomar té. Fue el lugar al que fuimos los huéspedes para pasar el rato antes de ir a dormir.

Para terminar, os indicamos que tengáis mucho cuidado si queréis alojaron en Wadi Rum. Existen muchas mafias que se aprovechan de los turistas. Los mejores alojamientos se encuentran fuera de la reserva natural. En el interior solo se ubican los campamentos y las tiendas beduinas. Si queréis alojaros en una tienda burbuja reservad un alojamiento que se encuentra fuera de la reserva natural.

7. DÍA 5

Tras desayunar y hacer el check out en Zeina Desert Lodge nos dirigimos hacia el Mar Rojo situado a 85 kilómetros. Para ello tomamos la carretera 47 y en 75 minutos nos encontrábamos allí.

MAR ROJO

Por la mañana teníamos nuestra otra gran aventura de Jordania, bucear en uno de los mares con mayor biodiversidad marina del mundo: el Mar Rojo. La empresa elegida fue Sinai Divers Aqaba y es una de las instructoras de buceo más prestigiosas del país. Nunca antes habíamos hecho inmersión y queríamos que nuestra primera vez fuese de la mano de un grupo especializado.

Primero nos proporcionaron el traje y las botas de neopreno. Luego, nos dieron las gafas y las aletas para poder bucear. Una vez que estábamos con toda la indumentaria necesaria, nos sentaron y nos dieron una formación sobre el funcionamiento del equipo de buceo.

Al contrario de lo que pensábamos, la bombona no solo contiene oxígeno sino también hidrógeno. Concretamente se llama Nitrox y está compuesta de 21% de oxígeno y de 79% de hidrógeno. Estas proporciones hacen posible que el ser humano pueda sumergirse en el fondo marino sin ningún tipo de problema.

El guía nos explicó qué señales de manos había que hacer para indicar si nos encontrábamos bien, si teníamos algún problema o si necesitábamos subir a la superficie. También nos mostró cuál era el botón que había que apretar en el caso de que tuviéramos que salir a respirar aire puro. Cuidado con este botón, ya que en el caso de subir unas cuantas veces ya no podréis volver a sumergiros más.

Una vez que nos dieron una clase magistral sobre buceo nos dirigimos hacia el mar para comenzar nuestra inmersión. Nos colocamos las gafas y nos pusimos las aletas. Luego, empezamos a respirar poco a poco en el agua para comprobar cómo respondía nuestro cuerpo. Indicar que para impulsarse todo lo posible, la manera correcta de bucear es únicamente con las piernas.

Teníamos un guía para cada uno y ambos estuvieron atentos a nosotros en todo momento. A pesar de ser una sensación extraña, lo cierto es que te acostumbras pronto a respirar en el agua. Cuánto más nos sumergíamos, más cómodos nos sentíamos. La sensación era de absoluta libertad.

Y allí estábamos, en las profundidades del Mar Rojo buceando junto a peces y disfrutando de toda la flora y fauna marina. No sabíamos que existían tantos colores y que había tanta vida bajo el mar. Nos ha parecido una de las actividades más bonitas y reconfortantes que hemos hecho hasta la fecha.

La actividad duró en total 2 horas aproximadamente y es algo que recomendamos enormemente. Para tener un bonito recuerdo, los guías se encargaron de hacernos fotos durante la inmersión y nos las enviaron al final del día. Gracias a Sinai Divers Aqaba por esta aventura única.

ÁQABA

Tras bucear nos dirigimos hacia la ciudad de Áqaba situada a 18 kilómetros. Para ello tomamos la carretera South Beach Highway y en 25 minutos nos encontrábamos allí.

Áqaba son de esas ciudades con multitud de curiosidades. Por un lado se encuentra muy próxima a Eilat, una de las ciudades más importantes de Israel. Desde prácticamente toda la ciudad se puede ver el lado israelí del Mar Rojo.

Por otro lado, en Áqaba se encuentra la bandera más grande de Oriente Medio y la quinta del mundo. Se sitúa en el paseo marítimo y hace referencia al levantamiento árabe contra el imperio otomano.

Áqaba es la séptima ciudad más habitada de Jordania pero es una de las más importantes. Tiene una geoposición muy estratégica y es, junto a Ammán, una ciudad que cuenta con aeropuerto.

Por la tarde, decidimos dar un paseo por la ciudad y nos topamos con unas ruinas árabes muy interesantes. Se trata de la antigua ciudad islámica de Ayla y fue fundada en el año 650 por el profeta Mahoma. Ayla sirvió como puerta de entrada a Palestina y como parada para los peregrinos que se dirigían hacia La Meca.

Tras un paseo fuimos a una de las mezquitas más importantes de la ciudad, la mezquita Sharif Hussein bin Ali. Está situada en el paseo marítimo de Áqaba y fue edificada en honor a Hussein, el jerife de La Meca y descendiente de Mahoma.

Ya que nos encontrábamos por la zona, accedimos a la playa. Tenemos que indicar que esta playa no es apta para el baño tal y como la conocemos nosotros. Hacemos un llamamiento para que ninguna mujer occidental vaya allí a bañarse sino quiere ser observada e intimidada. Es por eso que muchos complejos hoteleros se aprovechan de esta cierta inseguridad y cobran unos 30€ para poder bañarte en una playa privada.

Salimos de allí en cuanto nos percatamos de la situación y nos dirigimos hacia nuestro remanso de paz: un bar tipo pub con vistas al mar y en el que servían alcohol. Además, tenía una zona chill out muy auténtica con arena blanca y fina de la playa. Se llama Neptune Restaurant, Grill & Beer y está situado en el centro comercial Real Yacht Club.

Este lugar nos dio la vida porque nos pasamos el resto de la tarde disfrutando del buen tiempo, acompañados de música y de cerveza. Además tenía unas vistas privilegiadas, podíamos ver Jordania e Israel sin tener que mover la mirada. Pero lo mejor estuvo al final, pudimos disfrutar de un atardecer espectacular.

Ya que nos encontrábamos allí decidimos cenar en uno de los restaurantes contiguos. Se llamaba Mirwas y la comida estaba exquisita.

ALOJAMIENTO

Este día nos alojamos en el hotel Jordan Seasons Hotel, ubicado en Áqaba. Se trata de un hotel 4 estrellas con unas vistas espectaculares.  El personal del hotel fue muy atento y servicial, nos ofreció varios tours para conocer la ciudad.

En las inmediaciones había de todo: tiendas, cafeterías, supermercados, farmacias y restaurantes. Se encuentra a 10 minutos andando del centro y puedes aparcar el vehículo en la misma puerta.

Las instalaciones son muy nuevas. En la planta baja hay un acuario muy bonito y una sala con sillones para descansar. Además, en la última planta hay una piscina y una terraza enorme con vistas al mar, a Israel y a toda la ciudad.

En cuanto a la habitación era muy grande, limpia y luminosa. Disponía de un buen armario, un sillón, televisión y aire acondicionado entre otras cosas. Además, contaba con una gran terraza en la que había una mesa y varias sillas. La habitación era muy innovadora, los espejos tenían el sistema touch, es decir, se encendían las luces con solo tocar una parte del espejo.

El cuarto de baño también era amplio, funcional y disponía de todos los amenities necesarios. Al igual que la habitación, el espejo y el grifo del baño también llevaban incorporada la tecnología touch.

El desayuno se servía en la planta baja del hotel y contaba con una gran variedad de productos, tanto de dulce como de salado. Además, disponía de tostadora, ideal para empezar bien el día con unas buenas tostadas.

Recomendamos alojaros en Jordan Seasons Hotel. El trato del personal, sus innovadoras infraestructuras y sus servicios fueron excelentes.

8. DÍA 6

Nuestro road trip por Jordania continuó hasta el municipio de Sweimeh para disfrutar del Mar Muerto. Se encuentra a 285 kilómetros de Áqaba y el tiempo de llegada fue de 3 horas y media. Para ello tomamos la carretera 65.

BETANIA

Una vez en Sweimeh, el primer lugar que visitamos fue Betania, famosa mundialmente por ser un destino religioso. Y es que en este lugar se bautizó nada más y nada menos que Jesús de Nazaret. Al fin y al cabo es historia de la humanidad y nosotros no podíamos perdérnoslo.

Para llegar deberéis de dirigiros hacia el parking gratuito situado en el centro bautismal. Está situado al final de la carretera 65 y para llegar deberéis de tomar la carretera Baptism road. Destacamos que para poder visitar el lugar en el que Juan Bautista bautizó a Jesús deberéis de pagar una entrada. Os recomendamos que compréis la entrada a la hora de adquirir la Jordan Pass ya que el precio es inferior que si la compráis en taquilla.

Lamentablemente sólo se puede ir en autobús, es decir, deberéis de dejar vuestro vehículo en el parking y un autobús se encargará de llevaros al lugar santo. Para que os hagáis a la idea, los autobuses salen cada media hora: «a en punto y a y media». Por ejemplo, a las 12:00, a las 12:30, a las 13:00, a las 13:30…

Desde el autobús se puede ver que todo el lugar está repleto de iglesias. Una vez allí, el guía nos explicó cada uno de los lugares. El primer sitio que visitamos fue el museo del bautismo. En él hay objetos, trajes y cuadros que han marcado el rumbo de la cristiandad.

Después llegamos a Al-Maghtas, o lo que es lo mismo, el lugar en el que según los arqueólogos e historiadores se bautizó Jesús de Nazaret. Está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y aunque muchos se imaginen un gran río, lo cierto es que el caudal del río Jordan ha ido descendiendo considerablemente. La razón no es otra que la construcción de una presa en el lado israelí.

Esta situación junto a la poca lluvia provocada por el cambio climático ha hecho que el río Jordan ya no pase por este lugar sagrado. Aún así, aparece un manantial de agua como por arte de magia que, según la época del año, aumenta o disminuye su caudal. Este agua desemboca en el mar muerto.

El tour continuó por la iglesia de San Juan Bautista, un antiguo templo que según las santas escrituras la fundaron los visigodos en el siglo V. El templo ha sido varias veces reconstruido debido a la guerra entre israelíes y palestinos.

La siguiente parada fue el río Jordan. Llama la atención la proximidad de Jordania e Israel, ya que la distancia entre ambas es de apenas 5 metros. En el margen derecho del río se encuentra Jordania y en el lado izquierdo se sitúa Israel.

Para poder bañarte en el río Jordan se necesita un traje especial que por supuesto sólo venden allí. Se trata de una túnica blanca y sin ella no podrás sumergirte. Aún así no merece la pena, el río está muy sucio y nada más verlo te echa para atrás. Exceptuando dos personas de nuestro grupo que sí se bañaron, el resto solo tocamos el agua con la mano. Eso sí, nos sorprendió ver la cantidad de gente que se bañaba en el lado israelí.

Como no podía ser de otra manera el tour acabó en la tienda bautismal. Nos dio la sensación de que el lugar está muy rentabilizado pero qué se le va a hacer, al final acabamos comprando nosotros también. El autobús nos recogió y nos llevó de vuelta al parking donde teníamos aparcado el coche.

MAR MUERTO

Tras el bautismo decidimos buscar algún restaurante cercano para comer. Justo en la carretera 65 se encuentra el centro comercial Samarah Mall en el que hay tiendas, restaurantes y locales de ocio. El restaurante en el que comimos se llamaba Elite.

El restaurante era muy nuevo, el personal muy amable y la comida fue de la mejor de todo nuestro viaje. Se notaba que tenían el lugar muy bien cuidado y además, contaba con un gran ventanal con vistas al mar.

Lo mejor llegó al final cuando vimos el precio. Jordania es un país relativamente caro y en la medida de lo posible siempre se van a aprovechar del turista. Pues bien, fue el día que mejor comimos al mejor precio, nos resultó muy barato.

Por la tarde fuimos a darnos un baño al mar más misterioso del mundo: el Mar Muerto. Se trata del punto más profundo de la tierra, es curioso pero se encuentra a más de 400 metros bajo el nivel del mar.

A pesar de ser un lago, ¿por qué se le llama Mar Muerto? Por un lado, por su alto contenido en sal, de ahí que se le considere un mar. Por otro lado, porque no existe forma de vida, de ahí que se le llame muerto. Su salinidad es consecuencia de la salida de sus recursos, es decir, los minerales que desembocan en él se quedan allí para siempre.

Por todas estas razones el cuerpo humano puede flotar, porque la densidad del agua es menor que la densidad del agua salada del propio lago. Eso sí, mucho cuidado con la cabeza, meteros en el agua hasta el cuello sin que el agua llegue a tocar la cara.

Otra de las peculiaridades del Mar Muerto son sus propiedades. Es muy común que el visitante se embadurne de barro debido a su alto contenido en calcio, magnesio, potasio y bromo. Y nosotros no íbamos a ser menos, nos embadurnamos y nos hicimos la típica foto leyendo mientras flotábamos.

ALOJAMIENTO

Esa noche nos alojamos en el hotel Ramada Resort Dead Sea. Tiene un 7,9 en Booking y se trata de un Resort de 4 estrellas. El hotel cuenta con una zona de parking y con una seguridad extrema. Nada más llegar nos inspeccionaron los bajos del coche por si llevábamos algún tipo de bomba. Luego, tuvimos que pasar un control de equipajes, el típico que se pasa en un aeropuerto. Otra cosa no pero seguros nos sentimos.

Las instalaciones están bien, nos dio la sensación de ser el típico hotel familiar en el que quedarse varios días. Cuenta con bar, restaurante, tienda, spa, gimnasio, terraza y piscina. Además, disponen de un minibús con acceso privado que te lleva directamente a bañarte al Mar Muerto.

La habitación era muy grande, luminosa y disponía de terraza. Contaba con todo lo necesario para pasar varios días de vacaciones. En cuanto al baño, también era muy grande y funcional.

Tras darnos un baño en el Mar Muerto, decidimos relajarnos unas horas en el spa. Tenía un jacuzzi y varias saunas, una de vapor y otra finlandesa.

Ojo, a pesar de que habíamos leído que servían cerveza, lo cierto es que no hay nada de alcohol en todo el Resort. En cuanto al desayuno, es muy completo, servían absolutamente de todo.

Dependiendo del tipo de viaje que vayáis a hacer, os recomendamos que si estáis de paso os alojéis un día en el Ramada Resort Dead Sea.

9. DÍA 7

Nuestro road trip por Jordania estaba llegando a su fin pero aún nos tocaba la parte norte del país. La siguiente parada fue el Monte Nebo situado a 26 kilómetros. Para ello tomamos la carretera Al-Quds street y en media hora nos encontrábamos allí.

MONTE NEBO

El Monte Nebo es otro de los lugares sagrados en los que según la biblia Moisés contempló la tierra prometida. El acceso no está incluido con la Jordan Pass pero el precio de la entrada es relativamente barato.

Una de las cosas que aún no hemos mencionado es el café. Jordania no es país para cafeteros, de hecho te venden un café soluble a precio de oro. Pues bien, la cafetería del Monte Nebo fue el único lugar del viaje en el que nos tomamos café Illy al precio más bajo. Ya sabéis, si el Monte Nebo está entre vuestros destinos, reservaros el café para este lugar.

Una vez dentro, os encontraréis con varios monumentos cargados de simbología religiosa. Entre ellos se encuentra un olivo que Juan Pablo II plantó en una de sus visitas. Aunque no ha servido de mucho, este olivo tiene como objetivo la paz entre cristianos, musulmanes y judíos. Y más aún, entre israelíes y palestinos.

Otro de los lugares que se encuentran en el interior es la Iglesia de Moisés. Se trata de un templo del siglo VI situado en la cúspide del Monte Nebo. Llama especialmente la atención la cantidad de mosaicos bizantinos que contiene.

Para terminar, se sitúa la famosa serpiente en la cruz de bronce. Se trata del punto exacto en el que según la biblia una serpiente le habló a Moisés indicándole la tierra prometida y acto seguido éste murió. Hace referencia a Israel, y es que desde este punto se puede disfrutar de una panorámica espectacular del país hebreo.

MADABA

La siguiente parada de nuestra ruta en coche por Jordania fue Madaba, la ciudad de los mosaicos. Se encuentra muy cerca del Monte Nebo, a apenas 15 minutos. La distancia entre ambos lugares es de 9 kilómetros y para llegar deberéis de continuar por la carretera Al-Quds street.

Probablemente Madaba sea la ciudad más cristiana de todas, ya que sus atracciones turísticas son precisamente sus iglesias. Entre las más destacadas se encuentran las siguientes:

IGLESIA DE SAN JORGE

Se trata de la Iglesia más visitada de Jordania. La entrada no está incluida con la Jordan Pass pero sin duda merece la pena visitarla. En su interior se encuentra un mosaico con un mapa de lo que en su día fue Palestina. Dicho mosaico data del siglo VI y es la prueba evidente de que Israel nunca existió.

Con todo el conflicto entre Israel y Palestina, fue precisamente en Madaba donde nos encontramos con más sentimiento de libertad para el pueblo palestino. Por todas las calles nos encontramos con carteles de «Free Palestine».

IGLESIA DE LOS MÁRTIRES

Se trata de un palacio destruido por un terremoto en el siglo VIII. Ha sido descubierta recientemente y en ella se conservan los restos de un levantamiento bizantino. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

PARQUE ARQUEOLÓGICO DE MADABA

También es conocido como la Iglesia de la Virgen María y presenta restos romanos y bizantinos. Entre sus principales monumentos se encuentran una calzada romana y varios mosaicos bizantinos. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

IGLESIA ROMANA DE SAN JUAN BAUTISTA

El acceso a esta iglesia tampoco está incluido con la Jordan Pass pero el precio es simbólico ya que la entrada cuesta 1 dinar. En su interior se encuentra la tumba de San Juan Bautista, el tío de Jesús y la persona que según la biblia lo bautizó.

Además, hay unas catacumbas con objetos a modo de museo. Ojo, hay zonas en las que tendréis que tener cuidado sino queréis perder la cabeza ya que hay que agacharse para poder pasar.

Asimismo, tenéis la posibilidad de subir al campanario y disfrutar de la mejor panorámica de la ciudad.

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE MADABA

Contiene mosaicos y restos arqueológicos. Entre los descubrimientos se encuentran objetos bizantinos, trajes y joyas. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

IGLESIA DE LOS APÓSTOLES

En esta iglesia se encuentra el mosaico más grande y mejor conservado de Jordania. La entrada está incluida con la Jordan Pass.

ALOJAMIENTO

Tras visitar Madaba nos dirigimos hacia la capital de Jordania para alojarnos en el que sería nuestro hotel durante los dos últimos días. Ammán se encuentra a 38 kilómetros de Madaba y para ello tomamos la carretera 35. En cuestión de 40 minutos nos encontrábamos en la capital de Jordania.

Nuestro alojamiento fue Canary Boutique Hotel, se trata de un hotel 3 estrellas y está situado junto a una de las avenidas principales de la ciudad, la avenida Omayah Bent Abd Shams.

Está muy bien ubicado, en las inmediaciones se encuentran cajeros automáticos (ATMs), cafeterías, supermercados y restaurantes. La chica de recepción fue una gran sorpresa, nos ayudó en todo y siempre tenía una sonrisa en la cara.

La habitación era muy grande, moderna, luminosa y estaba muy limpia. El colchón era cómodo y las almohadas muy confortables. Las ventanas daban a la parte financiera de Ammán.

Disponía de aire acondicionado y de calefacción. En cuanto al baño también era muy grande, disponía de un gran espejo y de todos los amenities necesarios.

El hotel era muy completo, tenía 3 en 1, es decir, alojamiento, restaurante y pub. Contaba con un restaurante italiano llamado Su Casa y con un pub llamado Rustic Bar and Eatery.

Las dos noches cenamos en el restaurante y debemos de decir que la comida estaba deliciosa. Como buen restaurante italiano, las pizzas las hacían en un horno de piedra. El local en sí era vanguardista y contaba con dos salas, una interior y otra exterior.

En cuanto al pub, también nos pasamos por allí las dos noches. Fue el lugar más divertido de todo nuestro viaje y la música que se escuchaba era la actual. Para que os hagáis a la idea, se trata del pub al que iríamos a tomarnos algo si nos encontráramos en nuestra ciudad.

El desayuno lo servían en el restaurante italiano Su Casa y era muy completo. Disponía de todo, comida caliente, comida fría, dulces y salado.

Recomendamos enormemente alojaros en Canary Boutique Hotel. Es un complejo del que no hace falta moverse, allí mismo tienes el alojamiento, la buena comida y la diversión.

10. DÍA 8

Tras desayunar en Canary Boutique Hotel nos dirigimos hacia Jerash, la ciudad romana por excelencia de Jordania. Se encuentra a 50 kilómetros de Ammán y el tiempo de llegada fue de 50 minutos. Para ello tomamos la carretera 35.

JERASH

Jerash nos llevó toda la mañana ya que esta ciudad romana es inmensa. La entrada es gratuita si dispones de la Jordan Pass. En cuanto a sus principales atractivos se encuentran los siguientes:

ARCO DE ADRIANO

HIPÓDROMO

PUERTA SUR

PLAZA OVAL

CARDO MAXIMUS SUR

CATEDRAL

NINFEO

TEATRO SUR

TEMPLO DE ARTEMISA

IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA

TEATRO NORTE

Al mediodía pagamos la novatada. Justo en la puerta de entrada al complejo romano hay un restaurante con buffet libre llamado Old Roman. Desde que nos bajamos del coche hubo personas intentando que comiéramos allí pero realmente es que se trata del único restaurante cercano que hay por la zona.

Se trata del peor restaurante de Jordania. Nos intentaron engañar duplicándonos el precio del menú, la comida estaba seca, fría y sosa. Apenas había variedad y no merece la pena comer allí. Aunque veáis que no hay restaurantes cerca os recomendamos que toméis el coche y vayáis a a otro lugar. Seguro que a cinco o diez minutos hay otros restaurantes que merezcan más la pena, aquí vais a tirar el dinero.

Por la tarde fuimos a la oficina de Reliable Rent A Car a dejar el coche, justo al mismo lugar en el que lo recogimos. Lo que nos quedaba de viaje era visitar Ammán y ya no hacía falta movernos en coche. Os recomendamos que vosotros hagáis lo mismo, es decir, si vuestro primer destino es Ammán, alquilad el coche justo cuando os vayáis de la ciudad. Por el contrario, si Ammán es vuestro último destino, dejad el coche el día de antes.

Ammán es una ciudad caótica, con mucho tráfico y en la que no hay leyes. Para ir de un lugar otro hay que dar muchos rodeos y estarás más rato parado que conduciendo. Además, el servicio de Uber funciona muy bien, nosotros lo utilizamos durante toda nuestra estancia en la ciudad y el precio siempre fue de entre 1 y 2 dinares.

11. DÍA 9

Nuestro vuelo de vuelta salía por la noche por lo que aprovechamos el día para visitar la última ciudad que nos faltaba: la capital de Jordania, Ammán.

Hicimos el check out en el hotel y una vez más la chica de recepción se portó estupendamente con nosotros. Nos guardó las maletas hasta la tarde que pasamos a recogerlas.

AMMÁN

Tomamos un Uber y nos dirigimos hacia la Ciudadela. El precio del trayecto desde el hotel fue de 1 dinar y medio. Como os comentamos en el apartado anterior, el precio del Uber se encuentra entre 1 y 2 dinares.

En cuanto a la Ciudadela, las atracciones turísticas más importantes son:

TEMPLO DE HÉRCULES

PALACIO UMAYYAD

RESIDENCIA DE UMAYYAD

MIRADOR DE LA CIUDADELA

TEATRO ROMANO

MUSEOS TRADICIONALES

TEATRO ODEON

Tras visitar la ciudadela nos dirigimos hacia el Museo Jordano. La entrada no está incluida con la Jordan Pass y, aunque no sea un museo muy rico en cuanto a obras se refiere, lo que hay en el interior sí que es interesante.

Las salas van desde la prehistoria hasta el día de hoy. Es curioso ver la evolución de Jordania y sobre todo comprobar cómo se vivía en esta zona rodeada de conflictos. Recordad que Jordania se encuentra rodeada de Palestina, Israel, Siria, Arabia Saudí e Irak.

Tras una paseo por la historia decidimos comer cerca de la calle Rainbow, ya que ese sería el próximo lugar que visitaríamos. El restaurante al que fuimos se llamaba Sufra y fue todo un acierto. La comida estaba deliciosa y el precio fue muy asequible.

Tras la comida recorrimos la calle más alternativa y underground de la ciudad, Rainbow street. Aquí puedes encontrarte de todo, sería lo que nosotros conocemos como la calle hípster por excelencia. Todas las callejuelas colindantes están decoradas de una manera muy especial y colorida.

Tras la visita a este barrio fuimos a visitar una de las mezquitas más famosas de Jordania, la mezquita Al-Hussein. Se encuentra en la zona más comercial de la ciudad y ya que estábamos allí decidimos comprar algún que otro recuerdo.

Nos dirigimos de nuevo al hotel para recoger nuestras maletas. Allí nos estaba esperando el mismo conductor de Uber que nos llevó a la Ciudadela. Nos preguntó por el día que volvíamos a España y negociamos el precio del trayecto al aeropuerto.

12. SEGURO DE VIAJE

Obtén tu 5% de descuento en tu seguro de viaje Iati seguros haciendo click en el siguiente banner:

Si queréis más información sobre cómo funciona, que modalidad de seguros hay y cuáles son sus coberturas, visitad nuestro artículo Seguros de viaje IATI – 5% DESCUENTO, cobertura y recomendaciones.

13. RESUMEN