Merida

teatro-de-merida

Bautizada bajo el nombre de Augusta Emérita y apodada como la «Pequeña Roma», Mérida es una ciudad milenaria cuyo origen se remonta al Imperio romano. Actualmente es la capital de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Su gran legado histórico y la excelente conservación de su patrimonio, la convierte en una de las ciudades más culturales de España.

Construcciones como el Teatro, el Anfiteatro, el Templo de Diana o el Acueducto de los Milagros demuestran que Mérida posee un rico conjunto monumental digno de ser visitado.

En relación a su gastronomía, destacan algunos platos típicos como las migas extremeñas, el cojondongo, el frite de cordero o la chanfaina.

En cuanto al clima, posee las temperaturas típicas de cualquier región del sur de España. Los meses más fríos son los de diciembre y enero, con un promedio de 3ºC. Los meses más calurosos son los de la etapa estival, alcanzando los 40ºC en julio y agosto.

Extremadura se encuentra haciendo de frontera con Portugal, por lo que es una opción muy interesante si deseáis conocer también el país luso. En concreto, Mérida está situada a solo una hora en coche de la ciudad portuguesa más cercana, Elvas. Para llegar, tenéis que tomar la autopista A-5.

jardín-teatro-romano

INTRODUCCIÓN

1. TRANSPORTE

El aeropuerto más cercano a Mérida es el de la ciudad extremeña de Badajoz, situado a 41 kilómetros. Otros aeropuertos cercanos y con más afluencia de vuelos comerciales son el de Sevilla o el de Madrid.

CÓMO IR A MÉRIDA DESDE LAS DISTINTAS CIUDADES:
  • Desde Badajoz: en bus opera la compañía ALSA, cuesta unos 5€ y tiene una duración de 1 hora. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 6€ y tiene una duración de 45 minutos.
  • Desde Sevilla: en bus opera la compañía LEDA, cuesta unos 9€ y tiene una duración de 3 horas. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 25€ y tiene una duración de 3 horas.
  • Desde Madrid: en bus opera la compañía Avanza, cuesta unos 27€ y tiene una duración de 5 horas. En tren opera la compañía RENFE, cuesta unos 30€ y tiene una duración de 4 horas y media.

Nosotros optamos por ir en tren desde Madrid y nos dejaron muy cerca del centro histórico.

acueducto-milagros-merida

2. ALOJAMIENTO

El hotel en el que nos alojamos fue el Hotel Vettonia. Tiene una puntuación de 9,2 en Booking y se trata de un hotel 2 estrellas. El alojamiento es muy nuevo, se nota el buen gusto de la decoración.

La ubicación es buena, muy cerca del centro y de todos los monumentos de interés. En los alrededores hay cafeterías, bares y el mercado gastronómico de la plaza de toros de San Albín. El personal nos atendió de maravilla todas las veces que nos lo cruzábamos, nos recomendaron zonas para poder comer y nos ofrecieron un mapa de la ciudad. También nos guardaron las maletas el último día para que pudiéramos disfrutar libremente de nuestras últimas horas en Mérida.

hotel-vettonia-merida hotel-vettonia-merida
El hotel dispone de varias zonas comunes. Tiene un comedor bastante amplio con varias mesas y una televisión. Para aquellas personas que prefieran desayunar o sentarse al aire libre, disponen de una terraza. Además, tienen una cocina con algunos dulces y una máquina de café.

El alojamiento también cuenta con una opción muy interesante para descansar, es decir, una sala de estar en la que hay algunos sofás y una televisión.

hotel-vettonia-merida hotel-vettonia-merida
Las habitaciones están muy bien, nada más entrar nos dieron la bienvenida con un detalle que por muy pequeño que fuera marcó la diferencia, una nota acompañada de unas golosinas. La cama y las almohadas son muy cómodas, el armario es bastante amplio y en general la habitación es grande.

hotel-vettonia-merida hotel-vettonia-merida
El cuarto de baño también era muy espacioso, con bañera estilo plato de ducha y mampara. Como hemos comentado, se notaba que las instalaciones eran muy nuevas

En general nuestra experiencia en el Hotel Vettonia ha sido muy buena. Si lo que queréis es visitar la ciudad de Mérida durante unos días, os recomendamos alojaros en este hotel ya que cumple todas las expectativas.

3. DÍA 1

TOUR DE LOS MISTERIOS Y LEYENDAS DE MÉRIDA

El mismo día que llegamos hicimos el Tour de los misterios y leyendas de Mérida para conocer los secretos mejor guardados de la ciudad. La guía era nada más y nada menos que Israel J. Espino, colaboradora del programa Cuarto Milenio, Fue leer esto y rápidamente quisimos hacer el tour.

Mérida son de esas ciudades que por la noche se crea un ambiente mágico. Si a esto le añades a una experta en mitología, el resultado es altamente positivo. El tour comenzó en el parque de las Méridas del Mundo, justo a los pies de la Alcazaba. Allí nos narró la historia de la reina Marida. Esta consorte era hija del rey Horosus y se le considera la fundadora de la ciudad.

alcazaba-de-merida

La historia dice que era tal su poder que hasta la comida llegaba flotando hasta ella mediante un sistema de canales y en platos de oro. Además, tenía un espejo situado en la Torre del Espejo en el que se podía contemplar su belleza desde otro palacio. Este espejo lo mandó construir basándose en el que tenía el emperador Alejandro Magno en el faro de Alejandría.

Continuamos a orillas del Guadiana hasta el puente romano para conocer la historia de la Dama Blanca. Y es que se rumorea que en estas aguas vive una mujer vestida de blanco que en las noches de luna llena entona una melodía y arrastra a los hombres hasta las profundidades del río.

puente-romano-de-merida

Pasamos por el Área arqueológica de Morería y nos dirigimos hacia la Concatedral de Santa María la Mayor. Allí la guía nos contó la historia que hay detrás de la piedra de luz y de la mesa extremeña. Al parecer eran dos objetos que fueron robados durante el saqueo de Jerusalén y que fueron pasando de manos a manos hasta llegar a la Concatedral de Mérida.

La piedra se llamaba La Alquila y desprendía tanta luz que no necesitaba lámparas ni luz artificial. La mesa extremeña estaba compuesta de piedras preciosas y en ella el Rey Salomón dejó un mensaje oculto que solo Dios podría descifrar para la creación del mundo. Hoy en día está desaparecida y cuenta la leyenda que el día que esta mesa se encuentre, significará que ha llegado el fin del mundo.

arco-de-trajano-merida

Después callejeamos por la Asamblea de Extremadura y el Arco de Trajano mientras nos contaba varias anécdotas de estos lugares. Llegamos al Parador y nos narró la leyenda de los fantasmas de la habitación encantada. Este lugar había sido anteriormente un convento y un hospital por lo que las historias que en él se aguardan son escalofriantes. Han sido muchas personas las que han sentido algún tipo de presencia mientras se alojaban aquí, concretamente voces, lloros e incluso alguien que les tocaba.

portico-foro-romano-merida

Continuamos por el convento de las Concepcionistas hasta llegar al Foro Romano, donde nos contó la historia de Santa Eulalia. Esta chica era la hija del senador romano Liberio y por tanto era cristiana. Cuando Eulalia tenía 12 años el emperador Diocleciano prohibió cualquier acto de fe provocando que la joven niña no pudiera practicar la religión. Se enfadó tanto que se presentó ante la sede del gobernador para protestar contra estas medidas. Tuvo tan mala suerte que la mandaron torturar y la pasearon desnuda por toda la ciudad hasta llegar al foro romano donde la condenaron a muerte. Finalmente murió crucificada y en honor a ella se levantó la Basílica de Santa Eulalia justo en el mismo lugar de su muerte.

El tour terminó en la joya de la ciudad, el Templo de Diana.

templo-de-diana-merida

SALA MARUJA LIMÓN

Para cenar decidimos ir a la zona del Arco de Trajano. Por aquí hay muchos bares y restaurantes en los que poder disfrutar de buena gastronomía y de buenas vistas.

Elegimos un lugar muy barriopinto llamado Maruja Limón. El local es muy curioso, tiene una decoración muy alternativa y el personal que nos atendió tiene un rollo que hace que el lugar sea especialmente acogedor.

Tiene un hilo musical estupendo y la comida nos gustó mucho. Después del viaje y de realizar un tour arrasamos con todos los platos que nos sirvieron.

maruja-limon-merida

Justo en el local de al lado se encuentra el Jazz Bar, un lugar ideal para tomar algo, alternativo y con muy buena música. Si queréis optar por un rollo diferente, sin duda la zona del Arco de Trajano os gustará.

4. DÍA 2

Desayunamos en un una cafetería justo al lado de hotel, Cafetería Pizarrín. Dispone de terraza, el café está muy bueno y sus tostadas también. Se encuentra situada en una plaza y en los alrededores hay una churrería y una confitería. Cualquiera de las tres opciones son válidas para un buen desayuno.

cafetería-pizarrín-merida

TOUR DE MÉRIDA AL COMPLETO CON ENTRADAS

Tras haber cogido fuerzas, nos dirigimos hacia la calle José Ramón Mélida, donde comenzaba nuestra primera actividad del día, el Tour de Mérida al completo con entradas. Antes de comenzar a desgranar lo que visitamos, nos gustaría deciros que es el tour más íntegro de todos, ya que os llevarán a los monumentos más emblemáticos de la ciudad, incluyendo las entradas a todos los recintos y una explicación detallada acerca de la historia de cada uno de ellos.

El primer lugar que visitamos fue la Concatedral de Santa María. Se le llama Concatedral porque comparte Diócesis con Badajoz, ciudad en la que se encuentra la Catedral. Justo encima de la puerta de entrada hay una talla en mármol gris de la Virgen de la Guía. Esta Virgen era venerada por los peregrinos que se dirigían al Camino de Santiago. En el interior hay varios capiteles visigodos y una réplica de la famosa Virgen de Guadalupe.

Casa-Mármoles-merida Casa-Mármoles-merida
El tour continuó por la zona arqueológica de Morerías. Aquí pudimos ver los restos de la antigua muralla romana y de las torres en las que se reforzaba. Continuando el recorrido de Morerías, llegamos a una zona en la que se podía ver perfectamente las viviendas romanas y la forma de organización que tenía esta civilización. Destaca por encima de las demás, la Casa de los Mármoles. Esta casa tenía una puerta que daba a la calle, para que todas las personas que pasearan por el lugar pudieran contemplar la riqueza y el status económico de sus propietarios.

Luego nos dirigimos hacia el Puente Romano. También considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se trata del puente milenario más largo de la antigüedad. Se construyó a finales del siglo I a.C, posee 60 arcos y tiene una longitud de 790 metros. Este puente cruzaba la Vía de la Plata y unía la ciudad con Lisboa, Córdoba, Toledo y Zaragoza. 

puente-romano-de-merida

Justo donde termina el puente se encuentra la Alcazaba Árabe de Mérida. Su origen procede de la época del Califato de los omeyas, es decir, un linaje árabe que ejerció el poder en al-Ándalus, con capital en Córdoba. Esta fortaleza se construyó en el año 835 y acogió a unas 2.000 personas incluyendo al gobernador, quien tuvo que fijar su residencia en la Alcazaba por motivos de seguridad.

Los muros están fabricados con sillares y material romano reutilizado. La muralla tuvo hasta 10 metros de altura y contenía dos puertas que comunicaban la fortaleza con el exterior. Para proteger la Alcazaba se distribuyeron 25 torres en sus muros. Además, la Alcazaba posee uno de los aljibes mejor conservados de la Península Ibérica.

alcazaba-de-merida alcazaba-de-merida
Luego visitamos la joya de la ciudad, el Templo de Diana. Aunque el pueblo emeritense llamaba a este templo «La Casa de los Milagros», fue el historiador Bernabé Moreno de Vargas quien bautizó a esta construcción con el nombre de Templo de Diana. Para ello se inspiró en el gran parecido a una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, el Templo de Artemisa en Éfeso.

El Templo de Diana fue construido alrededor del año 25 a.C. y presidía el recinto del Foro de la Colonia. Justo enfrente había una tribuna pública en la que las autoridades se dirigían a los ciudadanos. La plaza en la que se encontraba era el centro urbanístico y el principal lugar de encuentro. Aquí transcurría la vida política, se administraba justicia y se ofrecían sacrificios en honor a los dioses.

templo-de-diana-merida

Tras varias invasiones, en el siglo XVI llegó a pasar a manos privadas, concretamente a la familia de los Corbos. Aprovechando la estructura, esta familia decidió construir su casa en el interior, convirtiéndose en el Palacio de los Corbos. En el año 1972 el palacio se demolió tras su adquisición por el Estado, conservándose la estructura original de las columnas y rebautizando al palacio como el actual Templo de Diana.

A unas calles se encuentra el Pórtico del Foro. Fue construido en el siglo I y se construyó como réplica al foro de Augusto en Roma. Está formado por un edificio porticado de mármol y varias columnas corintias. Enfrente hay un muro con varias hornacinas en las que se hallan varias estatuas de dioses y mitos romanos. Impresiona bastante pasear por esta calle y encontrase con algo así.

portico-foro-romano-merida

El tour estaba llegando a su fin pero aún nos quedaba por conocer los monumentos más emblemáticos de la ciudad, el teatro y el anfiteatro. Antes de conocer estas increíbles construcciones visitamos la Casa del Anfiteatro. En ella se encuentra los restos de la muralla romana, una torre de decantación en la que se filtraba el agua que entraba en la ciudad desde el Acueducto y dos viviendas romanas: la Casa de la Torre del agua y la Casa del Anfiteatro. En ésta última se puede ver las salas y los pasillos decorados con magníficos mosaicos. Además, a solo unos pasos hay una necrópolis familiar, en la que tras las excavaciones, se encontraron un edificio funerario.

Casa-del-Anfiteatro-merida Casa-del-Anfiteatro-merida
Por último llegamos a las dos monumentos estrella. El primero que visitamos fue el Anfiteatro. En él se daban lugar las luchas de gladiadores y poseía un aforo de 15.000 personas. Tenía forma ovalada, 16 puertas de acceso y 3 niveles de gradas con toldo. La parte baja de las gradas estaba bordada de mármol para que los animales no pudieran subir. Además, esta parte estaba grabada con pinturas que representaban las escenas típicas de lo que sucedía en el Anfiteatro.

anfiteatro-romano-de-merida

Encima de la puerta de entrada se sentaban las autoridades. Justo en la grada de enfrente se encontraba la tribuna del editor. Esta persona era quien pagaba el evento, es decir, lo más parecido a nuestro patrocinio de hoy en día. El editor se sentaba con las mujeres de las autoridades y eran ellas quienes comprobaban que las armas con las que luchaban los gladiadores eran de verdad.

Los gladiadores eran pobres, esclavos o heridos de guerra. Estas personas eran libres una vez que ganaban 25 o 30 batallas. Si alguien lo conseguía, normalmente se dedicaba a dar clases a otros gladiadores, ya que después de tanto tiempo no sabían hacer otra cosa. En los cambios, es decir, entre combate y combate accedían al foso un espectáculo de acrobacias.

anfiteatro-romano-de-merida anfiteatro-romano-de-merida
Sin duda, conocer la historia de este lugar fue algo que nos conmocionó bastante. Pero sin ir más lejos, hoy en día tenemos la versión moderna, el boxeo.

El tour terminó por la puerta grande, con el Teatro Romano de Mérida. Está construido de «hormigón romano», es decir, bloques de arena, agua y piedra. Sobre este muro se recubría una capa de piedras acolchadas que hacían un juego de sol y sombra. En él se daban lugar las obras de tragedias griegas pero este estilo no gustaba demasiado así que se fue alternando por una Asamblea en la que se debatía la política.

teatro-romano-de-merida

Tenía 14 puertas llamadas vomitorium, 3 niveles de gradas y 7 partes bien diferenciadas, es decir, según status y posiciones sociales. Poseía un aforo de 6.000 personas y se repartía así: en el primer nivel, es decir, abajo del todo, se sentaban mujeres, niños, esclavos y prostitutas. En el medio, es decir, el segundo nivel, se sentaban los extranjeros y los gladiadores libertarios. Por último, arriba en el tercer nivel, se sentaban los hombres.

Justo en la parte más baja del teatro, en el sacrarium, se sentaban las autoridades en divanes adornados de almohadones y cuero. El escenario era de madera y en él solo actuaban los hombres. Las actrices estaban prohibidas en la época romana y como os hemos nombrado anteriormente, las tragedias no gustaban a los ciudadanos. Se decantaban más por las comedias costumbristas.

teatro-romano-de-merida jardin-teatro-romano-merida
En la parte trasera del teatro, hay un jardín en el que se reunían los asistentes antes de entrar. En ella se encuentra el aula sacra en el que rendían culto a Octavio Augusto, sacro emperador del Imperio Romano.

Probablemente el teatro junto al Templo de Diana, sean las dos construcciones más impresionantes de la ciudad de Mérida.

RESTAURANTE LA EXTREMEÑA

El lugar elegido para comer fue el Restaurante la Extremeña. Se trata de un local muy acogedor en el que se mezcla la receta extremeña tradicional con un toque innovador. La chef se llama Beatriz y es una apasionada de la cocina. El personal nos trató como auténticos comensales y el sabor de sus platos nos encantó.

restaurante-la-extremeña-merida

El restaurante tiene un lugar privilegiado, en todo el centro de Mérida, muy cerca del Pórtico del foro y del Templo de Diana. Tiene varias salas: una primera en la que se encuentra la barra y al fondo dos salas más con una decoración muy vanguardista. Además, dispone de un patio interior a modo de terraza en el que prima la tranquilidad.

El local está muy bien cuidado, tiene una ambientación muy alternativa y la música que ponen es toda una delicia. Nosotros elegimos sentarnos en la terraza y comer rodeados del mejor jazz fue uno de esos momentos que sumaron muchísimo a nuestro viaje.

restaurante-la-extremeña-merida restaurante-la-extremeña-merida
Como buena anfitriona de su tierra, todos los productos eran de Extremadura. Nos sirvieron un menú del día que constaba de varios platos. De primero elegimos dos salmorejos con jamón y estaba delicioso. De segundo pedimos un pisto extremeño y un solomillo con torta extremeña. En ambos casos se notaba que Beatriz cuidaba al detalle cada elemento de sus platos y el resultado fue exquisito.

restaurante-la-extremeña-merida restaurante-la-extremeña-merida restaurante-la-extremeña-merida
En general estuvo todo estupendamente y recomendamos enormemente comer en el Restaurante la Extremeña.

TOUR POR LA MÉRIDA CRISTIANA

La noche anterior nos quedamos con ganas de saber más acerca de la patrona de la ciudad, Santa Eulalia, por lo que decidimos hacer un tour en el que gran parte de su recorrido estuvo dedicado a esta joven mártir.

puerta-villa-merida-arqueologia

El Free tour por la Mérida cristiana comenzó en la Puerta de la Villa. Se trata de una plaza y en ella se encuentra la escultura de una mujer que representa a todos los arqueólogos de la ciudad. Justo desde este punto comienza la calle de Santa Eulalia, el centro neurálgico de Mérida.

Acto seguido nos dirigimos hacia la Plaza Joan Miró para visitar dos de las construcciones dedicadas a su patrona, el Monumento a Santa Eulalia y el Obelisco de Santa Eulalia.

monumento-santa-eulalia-merida obelisco-santa-eulalia-merida
Después visitamos el primer templo cristiano construido en Hispania tras la paz del Emperador Constantino, la Basílica de Santa Eulalia. Los estudios arqueológicos han permitido distinguir las distintas etapas por las que atravesó este lugar, que pasó de ser espacio doméstico a ser espacio sagrado:

  • Del siglo I al siglo III fueron casas romanas.
  • En el siglo IV fue una necrópolis formada por mausoleos y abundantes tumbas.
  • Del siglo V al siglo IX fue una Basílica dedicada a la mártir Santa Eulalia.
  • Desde el año 1230 presenta la imagen de la iglesia actual.

Cabe resaltar que en el año 875 bajo el dominio musulmán, la comunidad cristiana de Mérida tuvo que emigrar a Badajoz. Esta Basílica fue abandonada aunque no se perdió la memoria de su existencia. Tras la Reconquista cristiana, la iglesia se reconstruyó en estilo románico aprovechando parte de los muros. En este momento la iglesia fue de nuevo un lugar privilegiado de enterramiento.

cripta-basilica-eulalia-merida cripta-basilica-eulalia-merida
Cual fue nuestra sorpresa que visitamos las joyas que guardaba en su interior, la cripta y su impresionante recinto subterráneo. Hay restos romanos y visigodos pero lo que más llama la atención es el mausoleo dedicado a la joven Santa Eulalia que tras varias invasiones sigue allí intacto, solo deteriorado por el paso del tiempo.

El tour acabó en el Hornito de Santa Eulalia, un templete dedicado al culto en el que los peregrinos la veneran. En el hay restos de un entablamento corintio de un antiguo templo dedicado al dios Marte.

hornito-templete-eulalia-merida

OCIO

Tras el tour, decidimos seguir conociendo la ciudad por nuestra cuenta. El primer lugar que visitamos fue el Circo Romano. Data del siglo I y se trata de un antiguo circuito en el que se daban lugar las carreras de cuadrigas. Poseía un aforo de 30.000 personas y los protagonistas de las carreras, los aurigas, eran considerados como auténticos héroes.

circo-romano-merida

Los aurigas debían de dar 7 vueltas en torno a la spina, es decir, una barrera situada en el centro de la arena. Esto suponía recorrer una distancia de 5 kilómetros y el tiempo de duración era normalmente de 10 minutos. Fue el segundo circo más importante del mundo, detrás del de Roma y hoy en día está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Muy cerca se encuentra el Acueducto de San Lázaro. Al igual que el Circo Romano, también está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y data del siglo I. Tiene una longitud de casi 1000 metros y salvaba la depresión del río Albarregas.

acueducto-san-lazaro-merida

Continuando por el Parque del río Albarregas llegamos al otro acueducto de la ciudad, el Acueducto de los Milagros. Sirvió durante siglos para transportar el agua desde el embalse de Proserpina a la antigua ciudad de Emérita Augusta situada a 5 kilómetros. El Acueducto de los Milagros es otra de las señas de Mérida y aunque no esté incluido en ningún tour, bien merece una visita.

acueducto-milagros-merida

RESTAURANTE SAPORI D´ITALIA

Para cenar decidimos ir por la zona del teatro romano. En esta calle hay muchos bares y restaurantes para cenar y tomar algo. El lugar que elegimos fue Sapori D´Italia, un restaurante italiano donde tanto el personal como los productos proceden 100% del país mediterráneo.

La comida estaba muy buena, nosotros optamos por pedir pizza y la verdad que nos sorprendió bastante su sabor, ya que estaban hechas al horno de piedra. Justo en uno de las laterales hay una cristaleras en las que se pueden ver algunas ruinas romanas.

Si queréis cenar bien y sentiros como en la mismísima Italia, os recomendamos cenar en este lugar.

restaurante-Sapori-D´Italia-merida

5. DÍA 3

TOUR POR MÉRIDA

Tras un buen desayuno en nuestra cafetería por excelencia, la Cafetería Pizarrín, decidimos hacer un último tour para conocer la historia de la ciudad, el Free tour por Mérida. Comenzó en la Puerta de la Villa y allí nos situó en el contexto histórico de la ciudad. Mérida se fundó en el año 25 a.C. bajo el nombre de Augusta Emérita. El nombre de la ciudad radica por un lado del primer emperador romano Augusto y por los eméritos por otro lado. Los eméritos eran los jubilados que lucharon contra los astures y los cántabros.

Aunque todas las personas que se retiraban querían volver a Roma, antiguamente no existía el sistema de pensiones que tenemos hoy en día, por lo que en lugar de dinero se le pagaban con tierras. De esta forma se formó la ciudad de Mérida y para contentar a todas las personas que ayudaron a Augusto a conquistar Hispania, se construyó en la ciudad una pequeña Roma.

via-Decumanus-Maximus

El punto en el que nos encontrábamos se llama la Puerta de la Villa porque justo en ese lugar se situaba una de las puertas de entrada a la ciudad. Augusta Emérita tenía forma de cruz, de oeste a este se encontraba la gran calzada del Decumanus Maximus y de norte a sur la gran calzada de Cardus Maximus.

Justo al lado de la Puerta de la Villa se encuentra un fragmento de la Decumanus Maximus. Y es que esta calzada se encontraba totalmente techada, por toda la calzada había columnas en las que se sujetaban unos toldos para proteger a los viandantes de la lluvia en el invierno y del sol en el verano.

Cruzamos la Decumanus Maximus y nos paramos en uno de los símbolos de la ciudad grabados en el suelo. Augusta Emérita fue tan importante que tenía hasta su propia moneda. En una de las caras de la moneda aparecía la misma imagen que la del suelo. Se trataba de las dos puertas de acceso a la ciudad y se accedía desde el puente romano. Con la llegada de los árabes quitaron una de las puertas e integraron esta estructura en la Alcazaba. Aún así, las dos puertas han sabido mantenerse con el paso del tiempo y hoy en día es el símbolo más característico de Mérida.

augusta-emerita-merida

La siguiente parada fue el Mercado de Calatrava. Data del año 1887 y está construido mezclando elementos romanos, visigodos y árabes. Tras el desuso del mercado, se decidió remodelarlo y convertirlo en un mercado gastronómico como el de San Miguel en Madrid o la Boquería en Barcelona.

Luego nos dirigimos hacia el Parador Nacional de Turismo Vía de la Plata para ver las joyas que alberga en el interior. Aunque hoy en día sea un hotel, antiguamente se trataba de un hospital y de una iglesia. Tiene una sala con varios fragmentos romanos y visigodos, y es que cuando empezaron las obras de excavación, se encontraron tantas obras que tuvieron que apilarlas. Como muestra de agradecimiento, dejaron algunos vestigios en una de sus salas. Además, tiene en el interior un claustro rodeado de columnas visigodas y grabados en árabe.

parador-de-merida claustro-parador-de-merida
La siguiente parada fue el Arco de Trajano. Al igual que el nombre del Templo de Diana proviene de su parecido al Templo de Artemisa en Éfeso, el Arco de Trajano también tiene una historia parecida. El arqueólogo de Fernando VII le puso el nombre porque le recordó a uno de los arcos de Roma. Se trataba de la entrada al Foro Provincial y es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

arco-de-trajano-merida

Continuamos hasta el Convento de Santa Clara y hoy en día alberga el Museo de Arte Visigodo, considerado el más importante de la Península Ibérica. La siguiente parada fue la Plaza de España y en ella nos paramos para visitar varios edificios.

El primero de ellos fue la Casa de los Pacheco. Se trataba de una familia adinerada y destaca porque en su interior hay un patio neomudéjar. Justo al lado se encuentra el Palacio de los Mendoza, famoso por los azulejos de Talavera que alberga en su interior. En dichos azulejos están representadas varias escenas de la Reconquista cristiana.

La dueña del Palacio de los Mendoza protagoniza una de las historias más curiosas de la ciudad. Resulta que se compró en Lisboa una fuente tan grande  que no cabía dentro de la casa. ¿Qué hizo para remediarlo? La colocó en el medio de la plaza, eso sí, ella tenía el acceso del agua, por lo que encendía y apagaba la toma de agua cuando a ella le daba la gana.

Casa-Pacheco-merida Palacio-Mendoza-merida
Tras hablarnos de la Concatedral de Santa María, nos dirigimos hacia el Templo de Diana donde finalizó el tour. Los edificios que rodean al templo se hicieron a posteriori conservando la estética original. La idea de estar tomando algo disfrutando de semejantes vistas fue algo que nos encantó.

templo-de-diana-merida

OCIO

Después del tour decidimos visitar los lugares cercanos al hotel, ya que horas más tarde teníamos que recoger nuestras maletas. Primero visitamos el Museo Nacional de Arte Romano, muy recomendable si queréis llevaros una sorpresa. Se encuentran todos los vestigios de lo que fue la ciudad de Mérida en la época del Imperio romano. Lo que más nos llamó la atención fue la colección de monedas romanas que hay en el interior, algunas con la imagen de la ciudad de Augusta Emérita.

Museo-Arte-Romano-merida moneda-romana-augusta-emerita
Luego fuimos a la Casa del Mitreo. Se llama así por su proximidad a los restos de un posible templo dedicado a Mitra encontrados en la cercana plaza de toros. Se trata de una casa del siglo I cuyos dueños eran personas pudientes de la antigua Augusta Emérita. En el interior se encuentra un gran mosaico del Cosmos y un jardín rodeado de columnas.

Por último, visitamos el Centro de Interpretación de los Columbarios. Se trata de una exposición sobre el sistema funerario romano. Aquí se encuentran los distintos rituales, modos de incineración y formas de enterrarse que tenía esta civilización.

Casa-del-Mitreo-merida Centro-Interpretación-Columbario-meridas
Ya que nos encontrábamos por la zona, decidimos comer en el mercado gastronómico que hay en el interior de la plaza de toros, el mercado de San Albín.

plaza-toros-albin-merida

FIN DEL VIAJE

Después de comer nos dirigimos hacia el hotel para recoger nuestras maletas y posteriormente a la estación de tren para regresar de nuevo a Madrid. Como os hemos comentado al principio, podéis comprar vuestros billetes de forma online en la web de RENFE.

Mérida es una ciudad que sorprende. Su contexto envolvente y su patrimonio romano la sitúan entre las mejores ciudades culturales de España. El Anfiteatro, el Acueducto o la Alcazaba son solo algunos ejemplos de lo que ha significado Mérida con el paso de los siglos.

alcazaba-de-merida

6. MAPAS Y GUÍAS

Os dejamos los mejores mapas y guías para que no os perdáis nada:

7. RESUMEN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *